ECC Ediciones lanza en formato integral una de las obras de terror más divertidas del maestro Junji Ito: “Las caprichosas maldiciones de Sôichi“. Es mejor que este chaval no nos tenga en su punto de mira, o nos podría caer una maldición de cuidado.

Sôichi es el escalofriante hijo de la familia Tsuji. Mientras juguetea con clavos en su boca, va provocando incidentes misteriosos con sus terroríficas maldiciones. En su espeluznante mundo, plagado de las crueldades más insospechadas y la obsesión por los muñecos vudú, hasta el gesto más pequeño puede tener terribles consecuencias. ¡Cualquier precaución es poca si Sôichi está cerca!

Las caprichosas maldiciones de Sôichi” es un seinen de horror de lo más particular. En una entrevista, Junji Ito afirma que Sôichi es un alter ego suyo. En un principio, el mangaka quería dibujar una serie que narrara las aventuras de unos niños de ciudad que van al campo durante las vacaciones de verano. Entre los episodios extraños y misteriosos que viven, aparecería Sôichi con un papel secundario. Sôichi debía molestarles durante su aventura haciéndoles pasar miedo y siendo un incordio constante. Al editor le encantó ese personaje y pidió a Ito que lo convirtiera en protagonista. El autor de “Tomie” y “Black Paradox” tenía previsto que la pieza central de la serie fuera su prima Michina, pero como podemos comprobar Sôichi es el amo absoluto de la función.

Sôichi es el alter ego del autor, ya que cuando era pequeño tenía alguna faceta suya. Seguro que también lo es de muchos aficionados al manga de terror. Un chaval solitario e introspectivo que se esconde en su cuarto planeando travesuras. Una habitación adornada de manera terrorífica. Una tremenda afinidad por el lado oscuro de las cosas… Su aspecto es de lo más particular. Su pelo despeinado, la sombra que cubre sus ojos, su enfurruñamiento constante… Y luego están esas particularidades que lo hacen especial. Pasa todo el tiempo masticando clavos que guarda en su boca… Según dicen por necesidad, debido a la falta de hierro. Y las caprichosas maldiciones que suelta cada dos por tres cuando alguien no le cae bien. Maldiciones que se pueden volver en su contra.

Sôichi vive con sus padres, sus hermanos y su abuelo en Fukazawa. Es el hijo menor de la familia Tsuji. Kôichi, el hijo mayor, tiene 15 años. Su hermana es Sayori. Los progenitores son muy tolerantes y pacientes con su hijo menor, soportando todas sus maldades con estoicismo. En el primer capítulo “Unas vacaciones divertidas de verano” Yusûke y Michina llegan a Fukazawa para pasar unos días de solaz con sus primos. Allí conocerán a Sôichi y comprobarán como se las gasta. Michina será testigo de primera mano de la afición del solitario niño a clavar muñecos embrujados en las vigas de madera del sótano. En la oscuridad se alumbra con unas velas encendidas encintadas a su cabeza.

Todas las maldiciones que profiere Sôichi tienden a cumplirse de una u otra manera. Ese don lo convierte en un muchacho peligroso. Pero hay una manera de contrarrestar sus efectos e incluso de lograr que le afecten a él. Michino será capaz de salir airosa del enfrentamiento con su primo. El fin de las vacaciones de verano llevarán a capítulos ambientados en el colegio. Sôichi consigue recrear muñecos de trapo con el que arrebatar la esencia vital de sus profesores. Un episodio clave es “El cumpleaños de Sôichi“, cuyo aniversario coincide con el de Michina. Allí se explica que la abuela, famosa por su excentricidad, también tenía un don sobrenatural. Era capaz de ver a Soji, hermano gemelo fantasmal de Sôichi.

Este manga se compone de catorce capítulos, publicados en Japón en “Ito Junji Collection Museum of Terror” (“Itō Junji kessaku-shū“, tomos 3, 6 y 11). También han tenido adaptación al anime, como todo buen manga de éxito. Entre estos episodios encontramos uno protagonizado por Fuchi, la tenebrosa modelo de revistas por la que se siente fascinado Sôichi. Junji Ito elabora demás una historia en dos capítulos ambientada en la edad adulta de Sôichi, que ha terminado casándose con Fuchi. Además, tiene un hijo que usa, junto al resto de su familia, como reclamo de una “casa del terror” itinerante, excusa para huir de su mal encarada esposa. El capítulo final es más “ligero”. La familia adopta un dulce gatito que no tardará en recibir una maldición del siniestro protagonista.

ECC Ediciones publica “Las caprichosas maldiciones de Sôichi” en formato flexibook de 148×210 mm en el que se reúnen los dos tomos que había publicado con anterioridad. El tomo, son sobrecubierta y sentido de lectura oriental, tiene 544 páginas. Es muy cómodo de leer. No contiene extras.

Junji Ito ha realizado uno de sus mejores y más divertidos trabajos, combinando horror, suspense y humor. Sôichi es un auténtico crack del que desearíamos ver más aventuras. Es un terremoto y su carácter es insufrible, pero por alguna razón nos cae bien. Todo un personaje. Excelente manga de terror para amantes del género. Yo lo he disfrutado muchísimo.

Las caprichosas maldiciones de Sôichi
Autor: Junji Ito
Edición original: “Soichi” vol. 1 y 2
Fecha de edición: marzo de 2022
Formato: Edición Flexibook. Rústica. Blanco y negro.
Páginas: 544
Precio: 26,95 euros