Drácula no está aniquilado y sigue haciendo de las suyas en la capital del Reino Unido, oculto entre las sombras. Alcanzamos el cuarto tomo de la recopilación «La tumba de Drácula» de Biblioteca Drácula. «¡Drácula desatado!» es el título escogido por Panini Cómics para este número.

La llegada de uno de los más carismáticos personajes de la serie: Hannibal King, detective privado, investigador de lo insólito, capaz de desentrañar espeluznantes misterios… ¡y vampiro! Además, la coalición humana que podría acabar con Drácula de una vez por todas.

Mientras las campanas del Big Ben resuenan en lo alto de la torre, Frank Drake y Rachel Van Helsing conversan, creyendo destruido al Príncipe de los Vampiros, sin saber que les vigila desde lo alto del campanario. Frank Drake ha pasado de ser un millonario a no tener ni un centavo por haberse gastado el dinero en su cruzada. En el castillo de Dunwick Shiela Whittier, arropada por el fuego de su chimenea, espera que Drácula regrese. De vuelta a Londres, Blade salva a Saf del ataque de un vampiro y seguidamente, Trudy, una chica que trabaja en un club de bailarina, le encarga una misión. Nos movemos de escenario a Jajpur, India, donde vemos a Taj en su hogar con sus propias preocupaciones. El número se cierra con la pareja de enamorados Frank y Rachel, cerrando el círculo de este capítulo que supone un preámbulo de las nuevas andanzas de Drácula. Y aquí será cuando el guionista Marv Wolfman coja carrerilla y cree las mejores historias del personaje.
Me perdonarán la síntesis del episodio vigésimocuarto americano, pero creo que sirve perfectamente como introducción para la montaña rusa que es este cuarto tomo. Aquí se recopilan los números 24 a 30 de «The Tomb of Dracula«, junto con el tercer «Giant-Size Dracula» que, al igual que el segundo, tiene guión de Chris Claremont y dibujos de Don Heck. Una de las novedades de este tomo es la introducción de un nuevo y carismático personaje, creado por Marv Wolfman y Gene Colan (con tintas de Tom Palmer). Se trata de Hannibal King, un detective privado en toda regla y que arranca en el número 25 a la manera clásica de los detectives de ficción. Recibiendo a una bella señorita en su revuelto y ajado despacho. Su aspecto, en actitud y las situaciones en las que se ven envuelto recuerdan sobremanera a John Constantine, creado años después por Alan Moore.
A continuación, explico más de este personaje, pero si no has leído «La Tumba de Drácula«, te imploro que no sigas, ya que incluye spoilers como una catedral: Hannibal fue un hábil investigador privado que se ganaba la vida dignamente. Mientras trabajaba en un caso en Londres, King fue mordido por Deacon Frost, un vampiro. Cuando se despertó y se dio cuenta de que se había convertido en vampiro, se sintió disgustado y horrorizado por la transformación. King juró no alimentarse nunca de un humano y en su lugar accedió a los bancos de sangre de un hospital para alimentarse. King también decidió no usar sus nuevos poderes en su vida laboral, decidiendo confiar en sus propias habilidades naturales que había desarrollado durante años de trabajo, pero ahora se vio obligado a trabajar solo por la noche.
Si has leído el párrafo anterior, te habrás destripado la sorpresa de la última viñeta de este capítulo. El desfile de nuevos personajes continúa con la aparición de David Eshcol y la posesión de la poderosa estatua mística llamada Quimera, que enfrentará a Drácula con un invisible enemigo que lo pone en jaque al final de este ejemplar. Como detalle curioso, el origen de la Quimera se remonta a los tiempos del reinado de Kull, rey de Valusia. Paralelamente vemos a Taj intentando ayudar a su hijo. Mientras, Eshcol, Shiela y Drácula continuarán una disputa que finalizará en el número 29 americano. Una gran historia que nos confirma que estamos en el mejor momento de la serie. El número que cierra el tomo será algo más reposado, con Drácula recordando sucesos pasados, pero importantes para comprender las motivaciones de otros personajes de la serie.
Sin dudarlo, esta serie se encuentra entre lo mejor que Panini Cómics publica en la actualidad. Muy recomendable.

La Tumba de Drácula #4: ¡Drácula desatado!
Autores: Chris Claremont, Marv Wolfman, Don Heck y Gene Colan
Edición original: «The Tomb of Dracula» núms. 24 a 30 y «Giant-Size Dracula» núm. 3
Fecha de publicación: Diciembre de 2020
ISBN: 9788413347134
Formato: 17x26cm. Tapa dura. Color
Páginas: 168
Precio: 15,00 euros