Salamandra Graphics continua sorprendiendo con obras de calado como este La Tierra de los Hijos, un nuevo trabajo del talento italiano Gipi.

“La tierra de los Hijos”  (Gipi, Salamandra)La tierra de los hijos    
Edición original: La terra dei figli ITA
Guión: Gipi
Dibujo: Gipi
Tinta: Gipi
Color: Blanco y negro
Formato: Libro rústica, 288 págs. blanco y negro
25€

Sobre las causas y los motivos que condujeron al fin habrían podido escribirse capítulos enteros en los libros de historia. Pero después del fin ya no se escribieron más libros.

Atención: el artículo que podéis leer a continuación contiene Spoilers.

Hacia la mitad de La tierra de los Hijos (Salamandra Graphics, 2018), último comic de Gian-Alfonso Pacinotti “Gippi”, entré en pánico.

Tal y como contaba en una reciente entrevista para El País, este comic surgió a partir de Gaia, un video  en el que uno de los gurús del Movimiento Cinco Estrellas  vaticinaba el mundo del futuro: primer spoiler,  y no es sobre el tebeo, la cosa pinta mal.

Se prevé una guerra mundial, apocalipsis y un resurgimiento de una nueva sociedad basada en internet.

Poco tiene que ver Gippi con el movimiento Cinco Estrellas o con este documental (confiesa vergüenza al hablar de como surgió la idea de este tebeo) pero sí que comparte un gran pesimismo por la importancia que las redes sociales han tomado en la actualidad.

Así que, cuando a mitad de una excelente historia postapocalíptica nos presenta a un grupo de  supervivientes, prácticamente salvajes, que rezan al dios “Wapo”, cuya moneda son los “laics” y tiene como oráculo una camada de gatitos,  me vine abajo creyendo que estaba ante la enésima crítica a la malvada internet.

“La tierra de los Hijos”  (Gipi, Salamandra)

Pero afortunadamente, a pesar de la importancia que según Gippi tiene esta reflexión para la creación de la historia, deja de lado este tema para centrarse en la trama principal: un padre educando a sus hijos en un nuevo mundo en ruinas.

Un padre sobrevive con sus 2 hijos e mitad de un lago, rodeado de otros pocos habitantes, alguna isla y casa flotante, viviendo del trueque y la caza ocasional. Cumpliendo con los tópicos del género Gippi no  nos cuenta como, cuando ni por qué tuvo lugar el apocalipsis.

Es un mundo duro y terrible, y así es el trato que el padre da a sus hijos creyendo que no le queda otra si quiere que éstos sobrevivan.  Una historia triste y violenta que tiene como eje, muy acertadamente, el amor infinito de un padre por sus hijos. Incuso cuando le dijeron, al nacer los 2 hermanos, que lo mejor era ahogarlos en el lago.

El comic fluye tremendamente bien, sin apenas darte cuenta lo has leído de un tirón. Repleto de escenas impactantemente tristes y crueles a la vez que tiernas, no trae ninguna novedad al género del apocalipsis pero no lo necesita. Queda una  sensación de agradable tristeza al descubrir, junto con los hermanos protagonistas, que lo que creíamos crueldad era amor y preocupación.

Una pena que la presencia de mujeres en libro esté prácticamente relegada al papel de victimas. Aquí mi único punto negativo,  no tiene sentido no dotar de más protagonismo a un personaje como la Bruja. Tal y como se  cuenta en el final de la historia, ha tenido un peso fundamental en la vida de los hermanos y su padre, no parece lógico dejarla en un segundo plano.

No hay concesiones en la historia de La tierra de los hijos, tampoco en el dibujo. Solo sería más duro si no hubiera optado por el acertado blanco y negro, dejando de lado las acuarelas que usaba en sus anteriores obras.  Según cuenta en esa entrevista de El Pais, Gippi decidió trabajar esta vez sujetándose a 10 reglas, no usar colores era una de ellas.

Un dibujo que necesita de poco texto para contar porque Gippi maneja una narrativa excelente que ni siquiera hace uso de textos de apoyo, únicamente diálogos. Abandonando el color en favor de un blanco y negro deslavazado, sucio y que casa perfectamente con un mundo tremendamente cruel.  Gippi es un enorme dibujante y excelente narrador,  solo así se explica que no nos sintamos estafados cuando elige  narrar el momento en que el hijo encuentra el diario de su padre mediante 10 páginas de garabatos.

La tierra de los hijos es otro enorme de acierto de Salamandra con una edición sin fallos, que está construyendo un catalogo imprescindible