linea_separadora

Hubo un tiempo, allá por los años noventa, que se pusieron de moda las novelas y las películas sobre abogados en apuros. La mayor parte de la responsabilidad hay que atribuírsela al escritor John Grisham, un autor de bestsellers que sintetizó la fórmula del éxito mezclando el género del thriller con abogados honestos que se ven metidos en asuntos turbios que salpican a personajes relevantes. Hollywood rápidamente vio el filón, y las películas basadas en sus obras, habitualmente con repartos de lujo para encabezar la función, se convirtieron en presencia habitual en la cartelera: «El informe Pelícano», «El cliente», «Cámara sellada», «Legítima defensa», «Tiempo de matar»,… per ninguna de ellas como la primera: «La Tapadera«, dirigida por Sydney Pollack y protagonizada por Tom Cruise.
La historia de «The Firm» nos contaba las tribulaciones de un joven y brillante recién licenciado en derecho por Harvard, Mitch McDeere, cuyo talento es codiciado por todos los bufetes de abogados del país. Mitch se decanta por la oferta de una pequeña firma de abogados de Memphis, y se deja seducir por las promesas, el elevado sueldo y los regalos de estos especialistas en gestión de impuestos que brinda tanto a él como a su esposa la oportunidad de convertir sus sueños en realidad. Tras la desaparición de dos colegas suyos en extrañas circunstancias, Mitch decide investigar los hechos con la ayuda de su secretaria y de su abnegada esposa Abby. Pronto descubrirá que la firma para la que trabaja en realidad es una fachada legal del crimen organizado, y se verá envuelto en una complicada trama en la que su vida y la de su familia dependerán de un profundo dilema moral.
Protagonizada por Tom Cruise, Gene Hackman, Jeanne Tripplehorn, Holly Hunter, Ed Harris, David Strathairn y Paul Sorvino, «La Tapadera» es la primera y la mejor adaptación de las novelas de Grisham, aunque hay algunos cambios en el guion respecto al libro. Hay que destacar la solvente actuación de Tom Cruise, la presencia de Gene Hackman como villano de la función y los flashes de Holly Hunter como secretaria apañada. Ella fue nominada al Oscar como actriz secundaria (una estatuilla dorada que se llevó la pequeña Anna Paquin por «El piano«), aunque su presencia en pantalla, sumando todas sus apariciones a lo largo del metraje, no superaba los cinco minutos.
La película consiguió un tremendo éxito comercial y desató la oleada de adaptaciones de las novelas de Grisham a la gran pantalla. «La Tapadera» se convirtió en 1991 en uno de los libros más vendidos del año y en 1993 en una de las películas más vistas del año. Con sus siguientes novelas de intriga y suspense ambientados en el sistema judicial americano, John Grisham rebasó la cifra de 250 millones de ejemplares vendidos en todo el mundo.

linea_separadora