linea_separadora

El cine de terror de los años ochenta no hubiese sido el mismo sin “Re-Animator“, una divertidísima película gore de serie B del director Stuart Gordon que adaptaba libremente el relato “Herbert West: Reanimador” del maestro del horror H. P. Lovecraft, con buenas ideas y poco presupuesto. Su éxito, tanto en las taquillas de todo el mundo como entre los aficionados al género, que la convirtieron en una película de culto, abrió las puertas a una inevitable secuela. De hecho, a dos secuelas oficiales (“La novia de Re-Animator” y “Beyond Re-Animator“), una secuela no oficial, titulada “Re-Sonator“, basada también en un relato de H. P. Lovecraft, y dos exploits italianos (“Re-animator 2 (Metamorphosis)” y “Herbert West: Re-Animator“).

El director y productor Brian Yuzna, amigo y alumno aventajado de Stuart Gordon, se encargó de las dos secuelas oficiales de “Re-Animator“. La primera de ellas, “La novia de Re-Animator” (“Bride of Re-Animator“), supuso el debut en la realización de Yuzna. Protagonizada por Bruce Abbott, David Gale, Kathleen Kinmont, Mel Stewart, Irene Forrest, Michael Strasser, Fabiana Udenio y Jeffrey Combs, la película pretendía ser al primer “Re-Animator” lo que “La novia de Frankenstein” fue a “Frankenstein“, pero no lo consiguió. Pero sí que consiguió crear el primer producto de la factoría Yuzna, una mezcla entre terror y comedia y una fiesta para los aficionados al cine gore sin prejuicios.

La novia de Re-Animator” nos trasladaba cinco años después de lo narrado en la primera película, cuando aquella terrible noche en el depósito de cadáveres del Hospital Miskatonic University, en Massachussets, donde los muertos resucitaron desencadenando su espeluznante furor contra los vivos y contra ellos mismos, ya solamente es un mal recuerdo. Ahora, un lustro después, el demente doctor Herbert Wells continúa perfeccionando su misteriosa fórmula, un suero capaz de devolver la vida a los muertos. En esta ocasión West pretende crear un nuevo ser utilizando las distintas partes de varios cadáveres. Su objetivo es resucitar a Gloria, la ex-novia de su compañero Dan Cain, colocando su cerebro en un nuevo cuerpo que ha construido con miembros de varios cadáveres que ambos han recolectado en la morgue de un hospital.

La novia de Re-Animator” queda lejos de “Re-Animator“, pues el novel Brian Yuzna no es Stuart Gordon ni de cerca aunque el director filipino se lo crea, pero es una película aceptable, con buenos efectos especiales aunque menos divertida y sorprendente que la primera entrega.

linea_separadora