La Magia de las estaciones es un cuento de Tamara Chubarosky y Mercé Tous que nos hace conectar con las estaciones del año a través de sus rimas características siempre siguiendo la pedagogía Waldorf.

La Magia de las estacionesLa Magia de las estaciones
Autora: Tamara Chubarosky
Ilustradora: Mercé Tous
Nº de páginas:32
Editorial: B DE BLOK
Tapa dura
ISBN:9788419522290
25.5 cm x 28.5 cm x 1 cm
Precio: 16, 95 €

Un cuento con rimas para conectar con las estaciones inspirado en la pedagogía Waldorf.

En un árbol al lado del camino habitan cinco duendecillos.

Con la llegada de las estaciones, viven nuevas experiencias y emociones.

Haga sol, viento o frío, buscan gotas de rocío disfrutan de los olores, recogen frutos y cuidan de las flores.

El otoño significa inicio de muchas cosas en mi familia. Para nosotros, al ser docentes, el año empieza con el inicio del cole. Donde nos ponemos propósitos que queremos conseguir en el año escolar. Además a mitad de septiembre nació nuestro peque así que él y nosotros empezamos un nuevo año de aventuras con una edad nueva y por último, es volver a la rutina de la ciudad dejando la naturaleza atrás. Por lo que quería encontrar un libro que todo ello estuviera en él. Yo creía que iba a ser tarea difícil pero me encontré con esta joya que nos ayuda a seguir conectadas con la naturaleza, nos marca qué podemos hacer en cada estación y nos ayuda a que nuestro peque se adentre en su año escolar… un acercamiento a las vocales….NADA MÁS LE PUEDO PEDIR, ES PERFECTO.

Descubrí a Tamara Chubarosky mucho antes de tener un peque a mi lado. Yo normalmente estoy en departamentos de orientación trabajando pero un año para poder venirme a mi ciudad tuve que coger una plaza dando clase en el grado superior de educación infantil. Más concretamente dí Expresión y Comunicación y Autonomía y Salud Infantil. Pues bien en las dos materias una de las autoras clave era Tamara Chubarosky, música y movimiento, ella, siguiendo la pedagogía Waldorf va enseñando a niños y a niñas, a través de las rimas, a ir aprendiendo en autonomía y les enseña a expresarse a través del conocimiento de su alrededor de una forma tan sencilla y divertida, tanto para la educadora como para la infancia que cautiva desde el primer momento.

La magia de las estaciones

Actualmente la sigo, principalmente, porque tengo un niño pero además, tiene un “problemilla” con algunos fonemas por lo que hacemos muchos ejercicios de Tamara para ejercitar la legua y que vaya poniéndola en una posición correcta. Esto ayuda a las más pequeñas y pequeños a poder leer, cuando corresponda, sin ninguna o con menos dificultades ya que utiliza todo su cuerpo para la percepción de las letras.

La Magia de las estaciones hace un repaso por las cuatros estaciones del año y además nos va enseñando a cómo afecta el paso del tiempo a la naturaleza. Las ilustraciones y las rimas van muy bien compaginadas con colores que identificamos con cada estación. Además de colores nos van enseñando que acciones o actividades se pueden y deben de hacer en cada estación (que no se puede hacer en otra) y cómo nos podemos divertir la familia dependiendo en la estación que estemos. Tamara lo sencillo lo hace aún más sencillo y además le pone un toque de cariño tan especial que la ilustradora lo ha sabido captar en todas las imágenes, que casi me puedo ir imaginando la supervisión y aprobación de Tamara en cada una de las páginas.

No se han inventado nada extraordinario con La Magia de las estaciones pero hay una belleza y un cuidado desde la portada que te atrae y cautiva sin darte cuenta, el mismo efecto que tiene todo lo que hace Tamara Chubarosky.

Todo lo que hace, la autora, siempre tienen doble sentido ya que quiere que los peques de todos los hogares además de divertirse aprendan sin darse cuenta, por ello para pasar de una estación a otra se basa en cinco duendecillos que además, representan las cinco vocales del vocabulario que sin ellas o más bien ellos, no hay estaciones y por consiguiente no hay palabras para poder expresarnos. Cada duende es una vocal y cada vocal tiene una rima y un gesto para aprenderla tanto visual como verbalmente.

Al final del libro hay una guía o recomendaciones muy completa de cómo utilizar el libro y nos va llevando de la mano (otra característica de Tamara que me encanta, te acompaña y te va guiando para que tú luego puedas guiar). Además, te da acceso a través de una QR a más contendidos educativos para hacer actividades adecuadas, tanto para las familias como para los centros educativos, referentes a este libro y luego también hay más textos y videos completos de las rimas con sus gestos con cuentos y para sacarle más partido hay otras rimas adicionales e indicaciones. Por lo que la autora nos brinda en nuestras manos, de familias y profesionales, un gran abanico de actividades para hacer, aprender y divertirnos con peques.

Por poner una pega al libro, que realmente no tiene ninguna, es que está escrito en minúsculas, en formato grande pero mi peque, que empieza a identificar algunas palabras al hacerlo en mayúsculas no le es posible. Así que me tendré que esperar un poco a que sea más autónomo en su lectura para que lo aproveche más. Yo creo que esto es porque Tamara quiere que el adulto esté acompañando y guiando en las rimas.

El texto, como he comentado, está rimado y esto ayuda al entendimiento de lo que se dice en el texto a la vez que pueden ir viendo las bonitas ilustraciones que acompañan de una forma muy suave a todo lo que esté diciendo la persona que narre. Así que es un libro para que lo tengan en sus pequeñas manos y lo vayan descubriendo sin prisa. También ayuda a que el texto sea recordado y lo vayan repitiendo sin necesidad de que se lo repitamos muchas veces.

Las ilustraciones dan mucha tranquilidad, con los colores que van predominando en cada estación: en invierno hay más azul y blanco, en primavera hay una explosión de colores y luz, en verano los colores son más llamativos y vivos y en otoño predominan los amarillo, anaranjados y marrones. Los duendes son queridos desde el primer momento además nos van expresando muchas emociones que se pueden ir trabajando a través de la observación. Por lo que, aunque no le quitan protagonismo al texto, las ilustraciones están acompañando de una forma muy bonita.

En definitiva, la esencia de Tamara Chubarosky está en todas las páginas de La Magia de las estaciones y en todas las actividades que brinda tanto a educadores como a las familias para disfrutar y aprender junto con nuestros y nuestras peques. Un libro ideal