Me gusta el cine frikie, ese que sabe reirse de sí mismo y que nos ofrece escenas molonas y conceptos algo rídiculos. “Iron Sky” cumple con esas categorías sin intentar engañar al espectador: es puro cine serie B, del clásico. Y si sabes meterte en canción vas a disfrutar con la película.

"Iron Sky" (Timo Vuorensola, 2012)Iron Sky (2012)
Director:  Timo Vuorensola  
Guión: Johanna Sinisalo, Jarmo Puskala, Michael Kalesniko, Timo Vuorensola
Cast: 
Julia Dietze Renate Richter
Peta Sergeant Vivian Wagner
Udo Kier Wolfgang Kortzfleisch
Götz Otto Klaus Adler
Kym Jackson McLennan
Stephanie Paul President of the United States
Christopher Kirby James Washington
Monika Gossmann Designer

Película de humor negro que plantea un futuro en el que los descendientes de los nazis regresan del espacio para atacar el planeta Tierra. Creada por el equipo que realizó “Star Wreck: In the Pirkinning“. (resumen de Filmaffinity).

Imaginad que Estados Unidos decide regresar a la Luna 50 años después para que Sarah Palin sea reelegida con el lema “Yes we can!” (y como mandan a un astronauta negro también con el lema “Black to the Moon”, ¿veis el sentido del humor?). Desgraciadamente una vez que llegan allí se encuentran con que los nazis han establecido allí su Cuarto Reich tras la derrota de la Segunda Guerra Mundial. Se han convertido en los propietarios de la Luna y del Helium 3, elemento del que se volverá a hablar hacia el final de la película en la que puede ser la escena más hilarante con la plana mayor de la ONU negociando.

El nuevo fürher se llama Kortzfleisch, aunque todos sigan saludando con el convencional “Heil Hitler!”, por mucho que algunos sabiondos cuadriculados se empeñen en adaptar el saludo a los nuevos tiempos. Pero divago, el caso es que los nazis, al comprobar que los móviles de los astronautas son miles de veces más avanzados que sus “potentes” ordenadores (por cierto, impresionante ese científico nazi  a lo Albert Einstein sádico) deciden enviar una misión a Tierra para hacerse con algunos de estos ordenadores y comenzar la invasión del planeta que abandonaron décadas atrás y llevar la “paz” nazi (o al menos eso creen algunos personajes de la película que han visto, por ejemplo, El Dictador de Charles Chaplin un “pelín” censurada y que creen en toda la propaganda de paz y bla bla bla que propugna el nazismo). A partir de ahí la cosa se desmadra con una Sarah Palin más preocupada de la reelección y de la moda que de la inminente invasión nazi que se acerca (y aquí la película divaga que es cosa mala), mientras un astronauta James Washington albinizado por el científico nazi (sí, lo convierten en ario) intenta dar a conocer al mundo la verdad como sólo los yankies saben hacer, es decir, como un vagabundo con su cartelico a cuestas… Y a partir de aquí, sino antes, los guionistas consiguieron mierda de la buena y la cosa divaga aún más con unas espectaculares batallas en las que tiene mucho que ver la jefa de campaña de Sarah Palin, y es que no hay odio como el de una mujer despechada.

Lo cierto es que el guión avanza a tumbos, con una cierta inseguridad sobre si hacer que los nazis sean un peligro a derrotar o si son, sencillamente, incompetentes. Francamente me decanto más por la segunda opción porque la premisa de la película es “maldición, sus móviles son ordenadores miles de veces más potentes que los nuestros, ¡vamos a invadirlos!”

¿Qué os puedo decir? Yo la vi anoche y me cuesta resumirla con coherencia, lo que no quita que el momento de ver a la Sputnik sea de lo mejorcito de la película en la que, por cierto, hay un “poquito” de mensaje antiyankie, algo que me encanta, jejejeje. Pero en líneas generales, y aunque me encontré preguntándome a mí mismo “¿qué haces viendo esto?”, tengo que reconocer que acabé entrando en el juego de la película y disfrutándola tanto o más que la película que vi anteriormente y que resumiré dentro de un rato: Battleship.

Pero sigamos hablando de Iron Sky, antes de continuar hay que decir que esta película se ha ido haciendo poco a poco, con aportaciones de los fans y mirando de sacar un eurillo aquí, otro allí… es un proyecto que tiene una factura y un diseño francamente espectaculares, no hay más que echar un vistazo al trailer para enamorarte de la película y eso es lo que hace que sea una lástima que el guión no esté a la altura, por no hablar de unos actores que no acaban de encontrar su sitio, especialmente un Christopher Kirby que, siendo honestos, lo tiene complicado porque pasa de “negrata”, a negro albinizado (como Michael Jackson, para que os hagáis una idea), a vagabundo y… en fin, una locura.

Así que no creo que pueda recomendaros Iron Sky, y eso que ya digo que he disfrutado viéndola, pero ha sido porque me lo he tomado como uno de aquellos festivales de cine frikie que Mañik y yo veíamos hace 10 años (en realidad eran festivales de cine cutre, qué gran “película” es Yo compré una moto vampiro) pero hay que reconocer que la película es mala en cuanto a guión y que aún así tiene golpes que hacen que merezca la pena verla.

{youtube}l-Lo1mL7M2M{/youtube}