«He-Man y los Masters del Universo» alcanzan su segundo volumen de la mano de ECC recopilando aquellos añejos cuadernillos que venían incrustados dentro del blíster, justo detrás del muñeco. Muchos de ellos nos acompañaron en nuestra infancia como guía para saber de qué manera interactuar con nuestros juguetes.

He-Man y los Masters del Universo: Colección de minicómics 2 (de 3)
Edición original: He-Man and The Masters of the Universe Collection USA
Guión: Christy Marx, Gayle Gilbard, Jim Mitchell
Dibujo: Bruce Timm, varios artistas, Larry Houston
Color: A color
Precio: 27€

Los legendarios Masters del Universo hicieron historia en las industrias del juguete y del entretenimiento. Sus exitosas líneas de figuras de acción se vendían acompañadas de unos trepidantes minicómics que desataban la imaginación y potenciaban la diversión de niños de todo el mundo. El presente volumen da continuidad a la recopilación de dichas historietas, abarcando otros 16 minicómics procedentes de la línea Masters del Universo, comercializada durante la década de los ochenta del pasado siglo.

Esta edición también incluye entrevistas con los creadores originales de los cómics, que proporcionan contexto histórico, detalles sobre el proceso creativo y anécdotas relacionadas con este fenómeno de la cultura popular. ¡Incluye historias de Bruce Timm (Batman: Amor Loco y otras historias, Batman: Harley y Hiedra)!

Y es que estos mini cómics sólo nos sirven para eso y como ejercicio de nostalgia, ya que son simplones a más no poder. Muchas de estas aventuras no tienen ni pies ni cabeza, repiten esquemas, y mueven a la risa, vistas con la perspectiva del tiempo. En cuanto Alfredo Alcalá abandona su realización gráfica, una ristra de dibujantes no muy dotados (con la excepción de Bruce Timm), hacen que los defectos antes citados sean más visibles.

Pero bueno, el objetivo de estos mini cómics nunca fue entrar en los museos de Arte, si no como señalé al principio, ayudar al niño a conocer mejor a los personajes. Y actualmente, sirven para conocer mejor el mundo de He-man y los Masters del Universo y darse cuenta de muchos detalles que en su día nos pasaron desapercibidos.

Los artistas implicados tiraban de bocetos preliminares para crear estas historias, por lo que podemos ver muchas variaciones en cada personaje en liza. El bigote de Man-at-arms es uno de los detalles que aparecen y desaparecen, así como el color de pelo del rey Randor, que en algunos números aparece morado. La mano de Fisto también es inquieta cambiando de derecha a izquierda según viñetas. Y las huestes de Hordak, que en algunos números obedecen a Skeletor y en otros al líder de la Horda del terror. También me llama la atención que He-man tenga una identidad secreta como Príncipe Adam, con un traje morado, y que use la espada para quedarse casi en cueros, gritando lo de “Yo tengo el poder”. El universo de los Masters va degenerando número a número, y fue la serie de Filmation la que le dio la puntilla.

Con todo, es una auténtica delicia ver el desfile de creaciones, que parece no tener fin. El equipo artístico de Mattel ha tirado de creatividad y nos presenta a un bienhechor que es mitad abejorro, Buzz-off, u otro de los buenos amante de la naturaleza (y que como muñeco es el mismo Beastman con un verdoso pelo flocado), Mossman. Stinkor es como una mofeta y está del lado de los malos, al igual que el simpar Two-bad, un dos en uno siempre peleándose consigo mismo. Grizzlor, una especie de mono peludo, pondrá en jaque a nuestros héroes, al igual que Modulok, que como juguete venía en una caja llena de piezas desmontables. El episodio “Mantenna y la Horda del terror” ostenta el récord de más personajes por metro cuadrado en un mini-cómic. También se presentan naves y armas diversas, y variantes de los protagonistas, como ese Skeletor Dragon Blaster, que lanzaba agua a sus enemigos (en el juguete) o el ridículo combatesaurus, que no es más que huesos, o Spydor, la nave con forma de araña de Skeletor.

Uno de mis favoritos es “El Obelisco”, aunque la escena en la que los malvados cargan contra esa estructura es un tanto ridícula. Alfredo Alcalá se encarga de ilustrar este y el precedente “El asedio de Avion”. Larry Houston se encarga de ilustrar unos 8 mini cómics a partir de entonces, con clara influencia de las revistas Marvel en el dibujo, con algunas viñetas fusiladas a Sal Buscema. Una entrevista a este autor dentro de este libro aclara su estatus en la realización de estos cuadernillos. Christy Marx, guionista de otros, también es entrevistada para esta publicación. Solo ella y Michael Halperin están acreditados en la escritura de las historias, siendo otras aventuras de guionista desconocido. Hasta cuatro dibujantes se alternan con Houston en la realización de las historias: Peter ledger, Jim Shull, Charles Simpson, Mike Sekowsky y el más talentoso de todos, Bruce Timm, en los inicios de su carrera aplicando su arte a la aventura “Grizzlor… ¡la leyenda cobra vida!”.

Llenas de fantasía y color, las aventuras de He-man y los Masters del Universo siempre nos acompañarán en el recuerdo. “Armas en lid” es la que yo tuve y disfruté de pequeño, y solo por eso ha merecido la pena releer estas historias ingenuas, algunas de ellas con moralina incluida, casi todas pasadas de rosca, pero qué diablos, muy bien presentadas en una edición en tapa dura para el coleccionista que es un auténtico tesoro.

Y ahora a esperar al tercer y definitivo tomo.