«Wild’s End: Fin del Viaje«, editado por Dolmen Editorial, cierra esta gran trilogía de libros cuyos protagonistas son animales antropomórficos embarcados en una misión de supervivencia inspirada en la novela de H. G. Wells «La Guerra de los Mundos«. Un fin de viaje que no defraudará al lector.

A pesar de todos los esfuerzos militares, los invasores alienígenas se están apoderando del mundo. Las ciudades han sido invadidas y el campo, infestado. Quedan pocas esperanzas para que la Humanidad resista.
Clive, Susan y los demás se han visto separados, luchando por encontrar un lugar seguro a salvo de los alienígenas. Con pocas opciones, los supervivientes necesitarán recurrir a la misma gente que una vez temieron, para hacer un último esfuerzo con el que invertir el curso de la guerra.

Al finalizar esta historia queda claro por qué usaron «Wild’s End» como título. En tiendas y pubs del Reino Unido cuelga un rótulo que reza «World’s End» (aquí deberíamos sustituir “world” por “wild” debido a los animales antropomórficos) y se usa desde hace tiempo, en referencia a la Batalla de Inglaterra y Escocia en 1573. Ese nombre es como si se nos quiseran decir: “hasta aquí se llega”, “el punto final”, y sirve para que los usuarios no vayan recorran más camino para ir a la competencia. Siempre ha existido el marketing, como vemos.
En el número anterior asistimos a la invasión en todo su apogeo: cientos de farolas alienígenas alineadas en la ciudad, aguardando el momento de atacar. Mientras en el campo, el ejército era diezmado por el enemigo, en una refriega llena de fuego y muerte. Con Fawkes, representado como un zorro, fulminado por una de esas farolas, el resto de protagonistas conformaban dos grupos, uno compuesto por Upton, Slipaway y Alph, y el otro por Susan Peardew y Peter Minks recién llegados a la urbe.
En «Fin del Viaje» seguiremos las andanzas de ambos grupos hasta que converjan en la resolución de la historia. Como es tradicional en este tipo de aventuras apocalípticas, asistiremos a la evidencia de que a veces el enemigo exterior es igual de peligroso que el interior, como demuestran las figuras de Laidlaw o Barker, con una mentalidad cerrada al más puro estilo militar.
Por el contrario, el profesor Plimpton, que posiblemente tenga la solución para acabar con la invasión alienígena, supone el rayo de esperanza, apoyado en la investigación y la ciencia. La misión de Upton y Slipaway será llegar hasta donde se encuentra el profesor, un lugar llamado Ambledon House.
En el otro extremo, Susan y Peter regresarán al campo y lo harán con la compañía de Jakes, otro zorro incordiante que viene a sustituir en cierto sentido a Fawkes, y un grupo de niños rescatados.
En cinco de los seis números contenidos en esta recopilación volveremos a disfrutar de una serie de documentos que dan más profundidad a todo lo acontecido. Puesto que el cómic en sí contiene mucha acción y todo se sustenta con diálogos (no hay voz en off), estos “frenazos en la lectura” se agradecen, para mayor duración del disfrute de la obra.
Dan Abnett al guion y I.N.J. Culbard al dibujo realizan un buen trabajo. A Culbart se le podría tildar de esquemático en algunos momentos o de sintetizar demasiado el dibujo, pero solo es una primera impresión, ya que, si se observa detenidamente cada viñeta, contiene todos los elementos narrativos necesarios para una perfecta comprensión de todo lo que sucede en cada momento.
La marcada personalidad de los protagonistas e incluso de los secundarios es uno de los logros más rotundos de este cómic, devolviéndonos personajes de los que deseamos saber más si se diera una continuación. Ojalá sea así.
Presentado en una bonita edición en tapa dura, «Wild’s End: Fin del viaje«, al igual que los dos tomos anteriores, es muy recomendable para todos los públicos.

Wild’s End: Fin del Viaje
Autores: Dan Abnett y I.N.J. Culbard
Fecha de publicación: Diciembre de 2020
ISBN: 978-84-18510-24-3
Formato: 18x27cm. Tapa dura. Color.
Páginas: 160
Precio: 24,90 euros