Cuarto volumen de las aventuras de Harley Quinn vistas desde el prisma del matrimonio compuesto por Jimmy Palmiotti y Amanda Conner, es de nuevo una locura en todos los aspectos,… ¡pero muy divertida!

harley_quinn_num4Harley Quinn 4
Edición original: Harley Quinn núms. 14 a 16 USA, Harley Quinn Valentine’s Day Special núm. 1 USA
Guión: Jimmy Palmiotti, Amanda Conner
Dibujo: Chad Hardin, John Timms, Tony Silas
Color: Paul Mounts, Alex Sinclair
Formato: Libro rústica, 112 págs. a color.
11,5€
¡Regresa la colección más disparatada del Universo DC! Si en el tomo anterior asistimos al entrañable especial navideño de Harley, este no le irá a la zaga con el de San Valentín, coprotagonizado por… ¿¡Batman!?

Jimmy Palmiotti y Amanda Conner se lo están pasando de maravilla con Harley Quinn, no hay más que ver la cantidad de personajes que rodean, ahora, a Quinn en este tomo. Tan sólo estamos en el decimocuarto a decimosexto números de la serie regular y Harley tiene tanto secundarios alrededor que los propios autores bromean sobre la imposibilidad de ésta para cuadrar su agenda y cumplir con sus compromisos sociales, sentimentales y laborales. Y además Hiedra Venenosa regresa a la ciudad… justo cuando Quinn decide que es el momento adecuado para conseguir una docena de ayudantes… un hilarante proceso de selección y…

Y, justo a continuación, se nos narra la cita de San Valentín de Harley con Bruce Wayne, un acontecimiento totalmente surrealista que os encantará y sobre el que prefiero no desvelaros nada más.

Lo repito, Conner y Palmiotti están disfrutando muchísimo con esta serie en la que no dudan a la hora de incluir todo tipo de bromas, referencias a la posible bisexualidad de Harley, pullas a la propia editorial (y a las otras)… es una auténtica locura, pero es tan divertido que no habrá lectores que no lo aprecien, siempre y cuando tengan un sentido del humor tan alocado como el del matrimonio de guionistas.

En cuanto al dibujo, bien, sí, vale, Chad Hardin, John Timms y Tony Silas no rinden a mal nivel y aunque Amanda Conner sigue dibujando las portadas su estilo parece “calar” en los “autores regulares” de la serie, pero, de verdad, un único dibujante sería algo mucho más interesante. Aún así, lo dicho, buen dibujo, aunque no a la altura de la maestra Conner.

Sobre la edición de ECC poco hay que decir que no continúe con el trabajo que vienen realizando desde hace años, aunque en este volumen no hay espacio para los artículos.

En definitiva, Harley Quinn es una auténtica locura, pero es que es tan divertida y acabas por cogerle tanto-tanto cariño a Quinn (por cierto, me encanta que sea amante de los animales, hasta el nivel de maltratar a humanos con tan de defender a los animales, quizás por eso se lleva tan bien con Hiedra Venenosa) que cada tomo es un regalo.