El mundo puede cambiar en cualquier momento. Un asteroide errante cuyo rumbo le lleva directo a colisionar con nuestro planeta azul, una llamarada solar que engulle Mercurio y Venus antes de abrasarnos, un cambio repentino en la órbita de la Luna que modifica el equilibrio precario, un virus que muta y termina con toda la vida de la Tierra en menos de veinticuatro horas, un dictador enloquecido que lanza cientos de misiles nucleares para arrasar a sus enemigos,… La escritora Karen Thompson Walker es más sutil y delicada en “La edad de los milagros” para narrarnos la vida de una niña en un planeta sin futuro: la rotación de la Tierra se está deteniendo.

image1La edad de los milagros.
Julia tiene once años y lleva una vida tranquila en California junto a su familia, hasta que el mundo se despierta con la noticia de un pequeño cambio, casi imperceptible, en la rotación de la tierra: el amanecer llega con seis minutos de retraso. El proceso, desde entonces conocido como «ralentización», irá aumentando con el paso de los días, alargando las horas de luz y de oscuridad. Con el tiempo, los relojes se convierten en objetos inútiles y el fenómeno desconcierta a la población.
Julia vive la extraña situación con el mismo asombro que los demás, pero consigue adaptarse a las nuevas circunstancias, por desconcertantes que puedan ser las clases nocturnas o las noches blancas. Su padre, trata de infundirle confi anza, mientras su madre se va hundiendo en la desesperación. Pero Julia también tiene otras preocupaciones propias de su edad, tratar de atraer la atención de Seth, el chico que le gusta, o lidiar con la ausencia de su mejor amiga, cuya familia ha decidido unirse a un grupo religioso para esperar el día del Juicio Final.
El fenómeno no tarda en provocar desastrosos efectos, como la muerte de los pájaros o el suicidio de las ballenas. Las largas horas de sol y de oscuridad arruinan las cosechas y la población se ve obligada a instalar invernaderos para cultivar sus propios alimentos. La humanidad trata de adaptarse a los cambios, condenando y aislando a quienes escogen opciones distintas para sobrevivir.
Inmersa en un mundo que agoniza lentamente y en la crisis de su propia familia, Julia alberga la esperanza de que alguien, algún día, sepa que la Tierra fue en otro tiempo un lugar hermoso, con mares, selvas y bosques, con animales y humanos. Y que Seth y ella estuvieron allí.

¿Cómo vivir en un mundo que parece condenado y seguir viviendo el día a día en un planeta que no tiene futuro, un mundo condendado a extinguirse? Al margen de la verosimilitud de una historia que se sostiene sobre un proceso astronómico imposible, un sistema al que nos tiene muy acostumbrados el cine cuando pide al espectador que se crea historias que no tienen ninguna base científica (“El día de mañana”, “El núcleo”, “Armageddon”,…), la escritora norteamericana Karen Thompson Walker ha construido su primera novela, todo un éxito, sobre sus personajes y en como afrontan estos un acontecimiento catastrófico (original pero poco plausible) que les supera y frente al que no pueden oponerse. Una novela con grandes ideas y escrita con claridad y ritmo sobre una adolescente en el marco de un mundo cambiante, una chica que se aferra a la vida que no disfrutará como única manera de sobrevivir al ocaso de la vida en nuestro planeta.
Karen Thompson Walker consigue sumergirnos en ese presente sin futuro, inquietante y extrañamente cotidiano, y nos hace cómplices de sus anhelos y de sus miedos, de sus preguntas y de sus esperanzas.

La edad de los milagros.
Autora: Karen Thompson Walker
Traducción: Miguel Temprano García
Colección: Narrativa Grijalbo
ISBN 978-84-253-4781-8
Formato: Tapa blanda con solapa
Páginas: 304
Precio: 17,90 euros (11,99 euros en formato electrónico ePub)

Más información en www.megustaleer.com