El pasado fin de semana, como se han encargado de recordarme, se entregaron los premios Ictineu en su cuarta edición, que reconoce las novelas de fantasía, terror y ciencia-ficción publicadas en lengua catalana.

image1Las Ter-Cat (Tertúlies Catalanes de ciència ficció, fantasia i terror), la asociación catalana que promociona la publicación y lectura de libros del género fantástico en los Países Catalanes, entregó la semana pasada los Premis Ictineu de fantasía, terror y ciencia-ficción, que en el año 2012 han alcanzado su cuarta edición. Son cuatro premios entregados en cuatro categorías (mejor novela fantástica escrita en catalán, mejor novela fantástica traducida al catalán, mejor cuento fantástico escrito en catalán y mejor cuento fantástico traducido al catalán), entre las veinte novelas y treinta y cinco cuentos publicados durante el año 2012. Los ganadores, a continuación:

• Mejor novela fantástica escrita en catalán: “La febre del vapor“, de Jordi Font-Agustí
• Mejor novela fantástica traducida al catalán: “1Q84“, de Haruki Murakami
• Mejor cuento fantástico escrito en catalán: “Entropia minvant“, de Joaquim Casal
• Mejor cuento fantástico traducido al catalán: “Reunió de la comunitat de veïns“, de Néstor Darío Figueiras

Merece la pena destacar que la novela fantásica vencedora, “1Q84” de Murakami, se ha impuesto a otras obras de la talla de “Allà on canten els arbres” de Laura Gallego, “El nom del vent” de Patrick Rothfuss, “Joc de trons” de George R.R. Martin, “L’Àngel perdut” de Javier Sierra o “Llegat” de Christopher Paolini.

El premio, Ictineu, rinde homenaje al submarino ideado por el inventor catalán Narcís Monturiol hace ciento cincuenta años.