Dolmen Editorial sigue a toda pastilla en su ritmo de publicación de las tiras de prensa del aventurero espacial Flash Gordon. El sugerente título “¡La invasión de los Skorpi!” nos conducirá a una serie de hazañas en los más dispares planetas de la galaxia, firmadas por Dan Barry.

Las historias que Dan Barry y Harry Harrison ofrecen en este número anticipan las que configurarán gran parte de la ciencia ficción por venir. Ahí tenemos a los Skorpi, la raza de alienígenas insectoides capaces de cambiar de forma, infiltrados en nuestra sociedad como lo serían en la tele, pocos años después, los alienígenas de la serie Los Invasores, y empeñados en una conquista de imperios y galaxias como lo harían sus más claros descendientes, cuyo nombre incluso imitan, los marvelianos skrull. Ahí tenemos la guerra de miles de años entre el imperio Skorpi y lo que suponemos son democracias estelares con su puntito de paranoia anti-comunista al estilo de La invasión de los ultracuerpos, y la aparición de la bella extraterrestre Ellta, que tanto recuerda a la actriz Ann Margret. Es un mundo que vive en la ciencia y la ciencia produce asombro y sorpresa: la mejor definición de lo que la ciencia ficción puede ser y puede dar.

¡La invasión de los Skorpi!” contiene las tiras diarias de Flash Gordon publicadas entre los años 1958 y 1960. Dan Barry se hace acompañar en los guiones por Harry Harrison, un experto escritor de ciencia ficción. Además, el historietista cuenta con la ayuda de otros nombres clave en la faceta del dibujo, como son Frank Giacoia, Ric Strada, Mike Sekowski o Sy Barry. En la parte final del libro los editores nos han incluido una esclarecedora página en la que nos detallan todos los integrantes del equipo de guionistas y ayudantes con los que contó Dan Barry, todos ellos trabajando de manera anónima. La labor de investigación del divulgador Alberto Beccatini ha hecho posible especificar quién es quién en cada una de las historias contenidas en este libro.

En “Flash Gordon: ¡La invasión de los Skorpi!” contamos con diez episodios diferenciados, aunque las tramas se solapan en algún punto. La fantasía espacial tan característica de este serial va dando paso a la ciencia ficción más “realista”, si es posible denominarla así. Esto se debe gracias a la llegada de Harry Harrison (1925-2012), un escritor que empezó a despuntar en el mundo del cómic como dibujante para los cómics de EC como “Weird Fantasy” y “Weird Science“, colaborando en estas revistas con Wally Wood hasta 1950.  Su primera gran obra fue la novela Bill, héroe galáctico, que contaría con seis secuelas. La rata de acero inoxidable (1961) y sus once secuelas tendrían gran importancia para el género. Ambas son una refrescante mezcla de sátira, humor y ciencia ficción.

Si por algo es conocido Harry Harrison es porque su novela “¡Hagan sitio, hagan sitio!” (1966) sirvió como base para la película protagonizada por Charlton Heston y Edgard G. RobinsonSoylent Green: Cuando el destino nos alcance” (1973), todo un clásico. Durante una década este escritor proporcionó los guiones de la tira diaria de Flash Gordon junto a los bocetos, ya que como se ha dicho, también le daba al lápiz. Elabora una serie de historias interesantes, con conceptos innovadores para el personaje. Por ejemplo, esa civilización extraterrestre de robots que fabrican humanos con protoplasma, a la inversa qué sucede en nuestro planeta.

En los primeros episodios del libro aparece una raza alienígena llamada Skorpi. Todo un precedente de los skrulls de Marvel Comics. Los Skorpi pueden cambiar de forma y se infiltran en nuestra sociedad. Se inspiran en los invasores de Marte de la película de 1953, con personas que se comportan de manera sospechosa por la razón que ya sabemos. Luego vendría la teleserie “Los invasores” o la película de “La invasión de los ladrones de cuerpos” (1956). Los Skorpi también están en guerra desde hace milenios con sus enemigos, lo que nos vuelve a recordar el eterno enfrentamiento entre los imperios kree y skrull.

Aunque Flash Gordon plantee temas ficticios, no aparta la mirada de la sociedad americana de finales de los cincuenta. Los beatniks, la generación beat surgida meses después de que se publicara “En el Camino“, la novela de Jack Kerouak, aparecen aquí como “espacioniks“. Son jóvenes ociosos y algo pendencieros a los Flash logrará convencer para convertirse en gente útil, reclutándolos para trabajar en la terraformación de otros planetas. Si de jóvenes hablamos, no podía faltar el regreso de “Los chicos del espacio”, que para algo esta tira de prensa era un éxito entre la muchachada,

También me han sorprendido un par de capítulos muy interesantes.  El del primer hombre que pisó Marte y que ahora vive como un ermitaño; y el de la tripulación que se infecta con un virus extraterrestre y debe permanecer confinada. Dale, en los primeros compases de este tomo, ha roto con Flash y ahora está prometida con Steve, uno de los viajeros contaminados. Dale estaba cansada de ser la novia de un aventurero que no paraba quieto ni un instante. Como no podía ser de otra forma, se arrepiente de haberlo dejado. ¡Flash Gordon solo hay uno!

En resumidas cuentas, este tomo de Flash Gordon que Dolmen Editorial publica con su habitual buen hacer en la colección Sin Fronteras, nos trae una serie de aventuras ambientadas en el espacio que son gloria pura.

Flash Gordon (1958-1960): ¡La invasión de los Skorpi!
Autores: Dan Barry, Harry Harrison y otros
Fecha de publicación: Febrero de 2022
Formato: Cartoné. Blanco y negro.
Páginas: 184
Precio: 31,90 euros