Como suele ser habitual, Ficomic ha publicado una nota de prensa tras la celebración del XVIII Salón del Manga de Barcelona donde se congratula y se aplaude por, entre otras cosas, la masiva asistencia de visitantes o el éxito de las exposiciones, los talleres o las conferencias. Y como siempre, nosotros nos preguntamos, ¿qué tal algo de autocrítica, propuestas de mejora, reconocimiento de errores y propósito de enmienda?

image1Vaya por delante que compartimos la visión optimista de la valoración de los organizadores, y no podemos negar que el XVIII Salón del Manga que se ha celebrado del 1 al 4 de Noviembre del 2012 ha batido todos los récords que podía batir. Más de cien mil visitantes en cuatro días son una cifra récord, una barbaridad, y una prueba más que suficiente para aplaudir la decisión de Ficomic de trasladar el evento desde La Farga de L’Hospitalet hasta los 17.000 metros cuadrados de La Fira de Barcelona. Quienes dudaron del cambio de sede ya no tienen argumentos para rebatirlo.
Pese a eso, y como suele ser habitual, las notas de prensa de Ficomic pecan de parciales. Se regodean del éxito del certamen, revelan los datos crecientes de visitantes, se comenta la reacción entusiasta del público con la variada oferta de actividades,… Y, como cada año, se echa de menos algo de autocrítica. ¿De verdad nada ha salido mal? ¿en serio que no hay nada para mejorar? ¿no se han recibido quejas ni críticas? ¿todo es tan irrealmente perfecto? No esperamos, por supuesto, que Ficomic se eche piedras sobre su propio tejado y se dedique a desgranar cada uno de los errores que deben subsanar para futuras ediciones, o todos aquellos problemas que han surgido durante estos cuatro días y no han sabido (o no han querido) solucionar, pero un ejercicio sano de ponderar los resultados objetivos más allá de los triunfos y los éxitos de este Salón no sería mala idea. 
A continuación, la nota de prensa que ha publicado Ficomic en su página web:

El XVIII Salón del Manga de Barcelona, organizado por FICOMIC, cerró esta tarde sus puertas habiendo recibido 112.000 visitantes, cifra que marca un nuevo hito en su historia. El certamen cumplía este año su mayoría de edad con el traslado al Palacio nº2 de Fira Barcelona Montjuïc. Con un 60% más de espacio, ha tenido una multitudinaria respuesta por parte del público, otakus, llegados de toda España que ya han convertido el Salón en su gran cita anual, y también de visitantes atraídos por la cultura japonesa en general.
La cifra final supone un incremento de un 70% respecto al año pasado, cuando asistieron al certamen 65.000 personas. En palabras de Carles Santamaria, director del Salón del Manga y de FICOMIC, “el éxito de público ha superado todas las expectativas y hemos constatado que al disponer de un mayor espacio se han podido desarrollar nuevas actividades y ampliar otras para mayor comodidad de los asistentes”. Por otra parte, Santamaria explicó que “cada vez más el Salón es una gran fiesta en torno al manga y a la cultura japonesa en general. El éxito del espacio gastronómico, por ejemplo, nos llevará a ampliarlo y a diversificar sus actividades de cara a la próxima edición”. 
La cocina japonesa fue objeto de la exposición Manga a la carta y de numerosos talleres, entre los que brilló el impartido el sábado por la tarde por Ferran Adrià y el prestigioso chef nipón Hiroyoshi Ishida, al frente del exclusivo restaurante Mibu de Tokio (de cuya amistad e intercambio culinario surgió el manga Mibu-ElBulli). Además, a lo largo de los cuatro días realizaron multitudinarios talleres maestros de la cocina como Hideki Matsuhisa, el Maestro Tan, Takashi Ochiai, Kenji Ueno, Nobutada Kawagoe, Naoyuki Haginoya, Atsushi Takata, Kazutoshi Komuta, Mutsuo Kowaki, Hiroki Yoshiyuki, Keisuke Ohtani, Shoko Nakanishi y Natàlia Mazarredo. Además, la zona de gastronomía japonesa, con diez establecimientos de restauración, resultó todo un éxito. 
Entre los invitados destacó la presencia de Hiro Mashima, autor de Fairy Tail, la de Nozomu Tamaki, creador del llamado True Blood japonés Bailando con vampiros, el matrimonio Ishida, propietarios del mencionado Mibu, el exclusivo restaurante japonés objeto de un manga; el director de anime Toshiyuki Kubooka; y el discípulo de Osamu Tezuka y creador del estudio Madhouse Masao Murayama. Todos ellos protagonizaron multitudinarios talleres, mesas redondas y sesiones de firmas. 
Un año más, las exposiciones, los encuentros con los fans, como los masivos actos con los actores de doblaje de Dragon Ball y One Piece, y los concursos de karaoke y cosplay fueron seguidos con entusiasmo por un gran número de otakus. El escenario, epicentro del programa musical y los concursos, acogió la actuación de la última revelación del pop japonés, la banda Loverin Tamburin. Y una vez más, el Salón del Manga celebró una nueva edición de la selección de la pareja finalista española que participará en el World Cosplay Summit que tendrá lugar el próximo verano en Japón. 
El espacio de videojuegos también figuró entre los más concurridos, gracias a la presentación en primicia de la nueva Wii U de Nintendo y la cuarta entrega de la saga Halo, Halo 4, para Xbox 360. Además, durante los cuatro días se pudo aprender a dibujar manga con el videojuego New Art Academy de Nintendo 3DS con la colaboración de la Escuela Joso. Y, por su parte, Xbox 360 dispuso de un doble espacio diferenciado en el que se podía jugar tanto a los videojuegos de la consola de Microsoft, como a los del dispositivo Kinect. En ese sentido cabe destacar la presencia de Hiroshi Matsuyama, presidente y CEO de Cyberconect2, responsable de la saga Naruto Ultimate Ninja, que protagonizó un animadísimo encuentro con sus seguidores. 
Como novedad, el Matsuri, una reproducción de los festivales populares que se celebran en la calle festival en Japón, resultó todo un éxito. En él se podía desde pescar globos hasta recibir predicciones de buena suerte y participar en talleres de kimono. Por otra parte, el espacio Showroom se ocupó una vez más de las actuaciones de pequeño formato y concursos, entre los que destacó el de aprender a bailar el Gangnam Style. El Taller de Manga nuevamente mostró el arte de los autores japoneses y españoles a la hora de dibujar.

Más información en www.ficomic.com