Edge Entertainment publicará a finales de este 2011 el juego de tablero para pistoleros de gatillo fácil «Deadwood» de Loïc Lamy, ambientado en el salvaje Far West. ¡Desenfunda, forastero!

image1Deadwood.
Perdido en los yermos páramos de Dakota del Sur, el ruinoso poblado de Deadwood es el último rincón del mundo por el que valdría la pena luchar. Pero resulta que el tren se dirige hacia allá y sobre sus vías ya se oye llegar el tintineo del vil metal. Los vaqueros de la región aprovecharán la ocasión para amenazar a los lugareños y matar a sus rivales en la lucha por controlar el pueblo. Y tendrán que hacerlo antes de que la Caballería se presente para establecer la ley y el orden; cuanto más revuelo se forme, antes aparecerá, así que los forajidos tendrán que buscar algo mejor que el viejo tiroteo al sol. Una cosa está clara: cuando el tren llegue, el hombre más rico de Deadwood será quien lo controle todo.

En «Deadwood» los jugadores, de dos a cinco, se convertirán en los líderes de una banda de forajidos, intentando tomar el control de los edificios del pueblo para adueñarse de los negocios y conseguir la mayor cantidad de dinero posible. Los jugadores deberán usan su ingenio y sus pistolas para controlar los negocios del pueblo y conseguir tanto dinero como puedan… Si no mueren antes, claro.
El tablero de juego representa el pueblo de Deadwood, dividido en parcelas cuadradas, donde se irán colocando los nuevos edificios que se van construyendo conforme avanza la construcción del ferrocarril. Una larga época de crímenes está a punto de saldarse y, en el momento en que llegue el ferrocarril, controlar Deadwood será un negocio increíblemente rentable.
Al principio del juego, el humilde pueblo sin civilizar de Deadwood solamente tiene un ayuntamiento, una oficina del sheriff para mantener el orden, el indispensable saloon, una iglesia y poco más. El tablero también incluye dos zonas de las afueras del pueblo, el Cementerio, lugar destinado a los más osados pistoleros que no sobrevivan a los duelos por los edificios, y la Mina abandonada, donde los que antes de dar con sus huesos en el cementerio, se escabullen una temporada para esconderse.
Cada jugador comenzará la partida con un grupo de tres vaqueros (un novato, un pistolero y un cabecilla) y serán los encargados de adueñarse de los negocios locales.

El hedor de Jim Teaspoon apesta la Colina Bota, enterrado boca abajo, sus botas besando el cielo. Sally Read, su ejecutor, esta sacando brillo a su pistola al otro lado de la habitación. Gracias a su duelo de esta mañana, tus vaqueros poseen más de la mitad del pueblo, incluyendo el Ayuntamiento. Muerdes tu puro mientras un sonrisa malvada cruza tu cara. Siempre deseaste un trozo de tierra que llamar hogar. Nadie dijo que no pudiera ser todo el pueblo de Deadwood.

Más información en www.edgeent.com