Con motivo de su presencia en la Feria del Libro de Madrid hemos entrevistado a uno de los escritores más en el candelero, Paul Kearney, autor de una de las sagas de fantasía más interesantes y frescas del momento nos pone los dientes largos con los tres libros siguientes de la saga y con el resto de sus obras.

image1Tenemos entendido que ha viajado a España para documentarse en diferentes ocasiones. ¿Qué es lo que busca en nuestro país para inspirarse? ¿Qué es lo que más le ha impactado?

Me encanta España. Las capas de historia que tenéis aquí son increíbles, y las encuentro casi todas fascinantes, desde los cartagineses hasta la Guerra Civil. Y hay algo en el carácter español que creo que, como irlandés, me resulta muy familiar. Quizá sea tan sólo el trasfondo de catolicismo, pero me parece que la visión del mundo y la psique de los irlandeses y los españoles tienen mucho en común: un pasado de atrocidades, una historia de conflicto, un amor por la familia, una visión de la vida ligeramente relajada, y una determinación de disfrutar el momento mientras dure. El viejo dicho español “Que no haya novedad” es un concepto que los irlandeses podemos entender perfectamente.

Sus primeros libros no vendieron del todo bien y se le indicó que debería escribir fantasía más convencional, y escribió Las Monarquías de Dios… ¿cómo se lo tomó su editor? porque no es que hablemos de fantasía muy tradicional en Las Monarquías de Dios… 😉

Mis primeros tres libros trataban sobre mundos de fantasía que de alguna manera influían en e interactuaban con nuestro mundo; mi segunda novela, A Different Kingdom, es lo mejor que he escrito nunca. A mi editor le encantaron estos libros; si no, no los habría publicado. Eran un poco excéntricos para la época en que se publicaron, supongo, y aunque recibieron buenas reseñas, no consiguieron ventas. ¡Dios bendiga a los editores que tienen la integridad y el valor de apostar una y otra vez por sus autores! Richard Evans, de Gollancz, sabía que yo podía escribir, y quería verme triunfar, así que me dio un emupjón en una dirección más comercial para que siguiera en este negocio.

Ahora en serio, Las Monarquías de Dios tiene una fuerte inspiración medieval/renacentista, muchos de los sucesos históricos más destacables que se vivieron en Europa, África, Asia y América están reflejados en sus novelas. Personalmente me parece brillante, pero, ¿no se le ha acusado de falta de originalidad (acusación que para nada comparto)?

Si lo han hecho, no lo recuerdo. No creo que nadie haya acusado a Tolkien de falta de originalidad, aunque saqueó la mitología, la historia y la filología para obtener sus ideas. Lo mismo sucede con Guy Gavriel Kay, cuyos libros transparentan aún más que los míos su inspiración histórica. Por no hablar de George R.R. Martin, que tomó como punto de partida la Guerra de las Dos Rosas. En definitiva, ¿qué es original? Creo que fue Campbell quien dijo que sólo hay trece historias en el mundo, y que todos los relatos son una variación de una de ellas. En principio, estoy de acuerdo. En cuanto a mí, los ecos históricos de mi obra me sirven para hacerla más resonante, para que se activen pequeños resortes subconscientes que añadan algo al relato y que los lectores pueden percibir, espero.

¿Por qué esa mezcla entre historia y fantasía? ¿Y por qué cree que funciona tan bien?

Siempre me ha gustado la historia, y prefiero leer libros de historia a ficción. Hay tantos acontecimientos en la historia que casi podrían ser ficción, hechos que condensan tanto dramatismo y aventura. La expedición de los Diez Mil es uno de ellos, y lo he usado recientemente. Si funciona, es porque remite a algún tipo de juicio en nuestro interior que reconoce la plausibilidad, y percibe cuándo algo suena cierto. Como escritor, uno puede aprovechar ese pozo de imaginería y conocimiento y memoria que todos poseemos, y usarlo para facilitar el trabajo de la imaginación, despertando asociaciones que enriquecen la escritura.

image2Hay un fuerte componente antirreligioso en sus libros. ¿Qué opinión tiene sobre la religión y, especialmente la religión católica?

Crecí en tiempos turbulentos y en un lugar en el que la religión era parte integral de la identidad, algo de lo que no se podía escapar. Hay un chiste que va de un hombre que es asaltado por una banda de borrachos en un barrio malo de Belfast en los años setenta. Lo ponen contra la pared y le exigen que diga si es católico o protestante. Él responde que es ateo. Y, con toda seriedad, le preguntan: ¿pero ateo católico, o ateo protestante?

En el colegio fui castigado por tener amigos protestantes. Mientras esperábamos el autobús, librábamos peleas a puñetazos entre bandas de religiones distintas. Era ridículo, y trágico, y cuando me fui de Irlanda del Norte, me llevé conmigo un gran odio por todo aquello. Dicho lo cual, me criaron como católico, en una familia de fuerte tradición católica, y eso me inculcó un sentido de lo que era bueno y justo en la vida, así que hoy en día conservo un afecto residual por el catolicismo. Soy un ateo esperanzado que todavia va a misa en Navidad y Pascua… ¡o quizá sólo sea un hipócrita!

¿Qué le parecen las ediciones españolas? Y, especialmente, lo “horriblemente” que dibuja el portadista, Alejandro Colucci? 😉

En una palabra: magníficas.

Luis Prado ha hecho un trabajo estupendo en las ediciones de Las Monarquías de Dios, y las cubiertas son las mejores que he tenido para ninguna edición de mis libros. Estuve en Madrid justo después de la publicación de El viaje de Hawkwood, vi el libro en una librería y me lo compré porque no pude esperar a recibir los ejemplares de cortesía. Me hace muy feliz que estos libros hayan sido publicados en España. No es fácil explicarlo, pero siento que España es, en cierta forma, su hogar espiritual.

¿Qué relación hay entre los países de Las Monarquías de Dios y los países reales europeos del medievo?

Bueno, en términos muy abstractos, Hebrion es España, con algunos elementos de Portugal. Almark es Alemania. Fimbria está, por supuesto, basada hasta cierto punto en el Imperio romano, pero está inspirada sobre todo en Suiza, con sus temibles piqueros. Torunna es una mezcla. Hay en ella algo de Polonia y de Hungría, de esos países en la frontera oriental de la cristiandad que estaban siempre en guerra con el turco. Por supuesto, todo esto son amplias generalizaciones, pero debo decir que los “catedralistas” de Corfe se inspiraron directamente en los húsares alados polacos.

Roma, el descubrimiento de América, la expansión musulmana, los cismas de la Iglesia Católica, hombres-lobo… ¿Qué nuevas sorpresas nos esperan en los últimos tres libros?

¡Todavía no habéis visto nada! Los combates de los primeros dos libros son sólo un anticipo de las titánicas batallas por venir, tanto en tierra como en el mar, y hay revelaciones que esperan su momento para sacudir los cimientos de las religiones ramusiana y merduk. Además, se averiguará mucho más sobre el misterioso Continente Occidental y sus habitantes.

image3¿Qué opina de la lucha de su editor por publicar su obra completa en España?

Creo que es heroica, como poco. Muchos editores se habrían limitado a encogerse de hombros y pasar a otra cosa, pero Luis Prado realmente ha ido más allá del deber. Cree en estos libros, y le agradezco profundamente su fe en mi trabajo.

¿Cuál es el trabajo del que se siente más orgullos?

La novela A Different Kingdom. La escribí hace casi veinte años, y es mi obra más autobiográfica. Describe en detalle la granja en la que crecí, y la gente que formaba parte de mi familia extensa en aquella época: la reflejé fielmente, e incluso dejé algunos de los nombres reales. Es un homenaje a la tierra que conocí, y a una forma de vida que ha desaparecido. Crecí con amplios campos y profundos bosques justo al otro lado de mi puerta. Crecí montando a caballo, nadando en ríos limpios, trabajando la tierra junto con mis abuelos, mis tías, tíos y primos. Era un mundo más tranquilo; al menos, la parte donde vivíamos. Hasta el día de hoy, no conozco mejor manera de relajarme que sentarme junto a un fuego en un bosque tranquilo. Así que ese libro fue escrito, en cierta forma, para conservar mis recuerdos de esa época, de ese mundo desvanecido.

¿Cuál de sus libros le gustaría ver publicado en España? ¿En cuál hay más influencia de la historia española?

Mi respuesta sería la misma que para la pregunta anterior. En cuanto a la historia española, la serie de Las Monarquías de Dios incluye elementos de ella. Cuando visité Córdoba, me recordó a Aekir. Cuando estuve en Toledo, pensé en Torunn.

¿The Sea Beggars o The Ten Thousand? ¿Cuál cree que debería publicarse a continuación de Las Monarquías de Dios en España?

Una pregunta difícil. The Sea Beggars no está terminada todavía, aunque lo estaré pronto. Supongo que The Ten Thousand es más comercial, aunque The Sea Beggars es mi favorita.  ¡Es una decisión que dejaré para el editor!

image4¿Por qué no se actualiza su página web!!? 😛

Mea culpa. No soy muy fan de internet, y soy un gruñón atrasado que todavía no ha acabado de entrar en la era de la información. Sólo quiero escribir libros, enviarlos al editor, y seguir con mi vida; no quiero tener que contar en la red lo que he desayunado esta mañana. Pero mi página sí que necesita una renovación; tarde o temprano me pondré con ello.

Y, para rematar, ¿puede decirnos, en pocas palabras, por qué nuestros lectores DEBEN leer sus libros?

Escribo historias. No las escribiría si, como escritor, no estuviera interesado en cómo terminan. La curiosidad me mantiene activo, y espero que atrape a mis lectores también. No presumo de excelencia literaria, pero me gusta pensar que puedo narrar un buen relato.

Finalmente quiero decir que es un placer leer sus libros, espero, sinceramente, que la iniciativa de Luis prospere porque me parece que Las Monarquías de Dios atesora gran calidad y, por lo que el propio Luis me ha comentado, los siguientes libros son aún mejores. Lamento mucho no haber podido hacerle la entrevista en vivo, hubiese sido un placer. Muchas gracias y siga escribiendo así de bien… ¡o mejor!