Nueva sesión de nueve carteles de películas de próximo estreno, donde nos esforzamos por incluir cualquier película que haya acaparado elogios de la crítica, los premios más importantes y grandes recaudaciones en la taquilla… aunque no nos olvidamos de las que se han ganado, de forma justa y merecida, todo lo contrario: Blancanieves y la leyenda del cazador, El gran año, El pacto, Moonrise Kingdom, Project X, Prometheus y El Asombroso Spider-Man.

Como recordábamos cuando presentábamos la «Blancanieves» de Tarsem Singh, no era la primera vez que dos películas con argumentos muy similares llegaban a la vez a las salas de cine. Ya pasó con «Robin Hood: Príncipe de los ladrones» de Kevin Reynolds con Kevin Costner o el «Robin Hood» de John Irvin con Patrick Bergin en el año 1991, y con el Cristobal Colón de «1492: La conquista del Paraíso» de Ridley Scott o «Cristóbal Colón: El Descubrimiento» de John Glenn: las comparaciones entre ambas cintas serán inevitables, se encumbrará a una y fracasará la otra.
En el caso de Blancanieves tenemos la revisión amable y colorista del cuento de los hermanos Jacob y Wilhelm Grimm protagonizada por Lily Collins, en la que la verdadera estrella es la madrastra interpretada por Julia Roberts, y la versión oscura y épica protagonizada por Kristen Stewart, con Charlize Theron como madrastra. ¿Cuál se llevará la victoria en este estúpido enfrentamiento que las productoras podrían haberse ahorrado si hubiesen modificado sus agendas y calendarios?
En la segunda película en llegar a los cines, titulada «Blancanieves y la leyenda del cazador» («Snow White and the Huntsman»), existe una sola mujer que supera en belleza a una reina tan malvada, que está dispuesta a acabar con ella. Pero la pérfida soberana ignora que el cazador que debía haberla matado, no sólo le ha salvado la vida, sino que le ha enseñado a defenderse. Poco después, aparecerá en escena el príncipe azul que queda hechizado por la belleza y el poder de Blancanieves.
Dirigida por el debutante Rupert Sanders, un reputado realizador publicitario que salta a la gran pantalla, esta película con un presupuesto propio de una superproducción de 200 millones de dólares se enfoca desde un aspecto más oscuro, violento, épico y fantástico que la propuesta de Singh, y tiene como protagonistas a la delicada Kristen Stewart de la saga «Crepúsculo» en el papel de Blancanieves, al poderoso australiano Chris Hemsworth de «Thor» y «Los Vengadores» en el papel de cazador y a la actriz sudafricana Charlize Theron, ganadora de un Óscar por su papel en «Monster», como de la perversa reina Ravenna. Junto a ellos, Sam Claflin, Ray Winstone, Ian McShane, Eddie Izzard, Bob Hoskins, Toby Jones, Eddie Marsan, Stephen Graham, Nick Frost y Joey Ansah, entre otros. Entre estos nombres, por supuesto, se encuentran los indispensables siete enanitos, muy alejados de la película animada de Disny y también de la decepcionante producción infantil de Singh.
«Blancanieves y la leyenda del cazador» está pensada como la primera parte de una ambiciosa trilogía que ya tiene a David Koepp, el guionista de «Parque Jurásico», escribiendo la segunda entrega. (www.quieneslamashermosa.es)

En la comedia «El gran año«, película basada en el libro homónimo de Mark Obmascik, convergen un actor de comedia como Jack Black («Escuela de rock», «Kung Fu Panda», «Los viajes de Gulliver», «Año Uno»,…) especializado en dar rostro a brutos insensibles con alma de John Belushi, un actor poco clasificable en un género en concreto como Owen Wilson («Carta blanca», «Midnight in Paris», «Viaje a Darjeeling», «Ahora los padres son ellos», «De boda en boda»,…) experto en encarnar a soñadores con un punto de ingenuidad y una figura destacadadísima del mundo de la comedia americana que nunca ha alcanzado el éxito que merecía como Steve Martin («No es tan fácil», «Grand Canyon», «La Pantera Rosa, «El padre de la novia», «Doce en casa», «Dulce hogar… ¡a veces!», «Bowfinger»,…), un comediante de canas inconfundibles curtido en el clásico «Saturday Night Live» y que en los años setenta saltó al estrellato gracias a sus giras de monólogos que se ha quedado siempre a las puertas de la gloria.
En «El gran año» («The big year»), dirigida por David Frankel («Una pareja de tres», «El diablo viste de Prada», «Miami»), los tres protagonistas encarnan a Brad, Stu y Kenny, tres tipos en crisis personales (uno atraviesa una crisis de mediana edad, otro pasa por una crisis de tercera edad y el último, por una «crisis existencial») que rivalizan por ser los mejores avistadores de pájaros del mundo. Los tres, cansados de estar sometidos al yugo de las obligaciones y responsabilidades, dedican un año entero de sus vidas a perseguir sus sueños. Su gran año les lleva a un viaje por regiones salvajes de todo el país, lleno de aventuras y que cambiará sus vidas.
Junto a ellos, el reparto se completa con Rosamund Pike, Rashida Jones, Anjelica Huston, Anthony Anderson, Kevin Pollak, Tim Blake Nelson y Jim Parsons, entre otros actores acreditados. (www.thebigyear.es)

Todo parece señalar que «El Pacto» («Justice») del director australiano Roger Donaldson («La prueba», «Species», «Un pueblo llamado Dante’s Peak») con Nicholas Cage («Ghost Rider», «La búsqueda», «Leaving Las Vegas», «Kick-Ass», «Furia Ciega», «Bajo amenaza»…), en el papel de un humilde profesor de escuela que decide tomarse la justicia por su mano, sigue el mismo sendero, la misma carretera hacia el infierno que todas las últimas películas del actor norteamericano: sigue haciendo muchísimas películas cada año pese a que todas ellas, sin excepción, son un fracaso y la crítica las clasifica con un suspenso.
«El Pacto» es un thriller lleno de suspense y acción, con guión de Robert Tannen, que narra como Will Gerard, un profesor de Nueva Orleans, decide tomarse la justicia por su mano cuando su esposa es brutalmente asaltada. Para ello se ayuda de un misterioso tipo llamado Simon que le ofrece sus servicios a cambio de un pequeño favor que se cobrará en un futuro cercano…
Junto a Cage el reparto cuenta con Guy Pearce («Prometheus», «El discurso del Rey», «En tierra hostil», «Memento») como un solvente secundario que empieza a cometer el error de elegir malos papeles en películas malas, la bellísima y en ascenso January Jones (la serie de televisión «Mad Men», «Sin identidad», «X-Men: Primera generación»,…), Jennifer Carpenter, Harold Perrineau, Monica Acosta y Xander Berkeley, entre otros, para una película con pocas posibilidades de pasar por nuestra cartelera con algo más de gloria que de pena.
Y es que el sobrino de Francis Ford Coppola es, quizás, el actor más prolífico de Hollywood, pero la mayoría de ellas son mediocres,… y el resto infumables. No hace mucho decíamos lo mismo de «Bajo amenaza», una película de Joel Schumacher donde Cage tenía a Nicole Kidman como compañera de reparto, y no nos equivocábamos. Pero, pese a ello, Nicholas Cage es eterno y sigue haciendo decenas de películas cada año. Del actor que en los años ochenta se atrevió con «El beso del vampiro», «Hechizo de Luna», «Arizona Baby», «Corazón Salvaje» o «Birdy» ya no queda nada. Incomprensible.

«Moonrise Kingdom» tuvo el privilegio de abrir la última edición del Festival de Cannes, la 65a, un honor reservado para las películas más esperadas de la temporada y sobre las que se suelen depositar las esperanzas más grandes. Su director, el tejano Wesley Mortimer Wales ‘Wes’ Anderson (Houston, 1969), se ha labrado un gran prestigio mediante una carrera coherente sostenida sobre una filmografía sólida y singular, una lista muy corta de títulos minoritários (éste es solamente su séptimo largometraje) como «Los Tenenbaums: Una familia de genios», «The Life Aquatic with Steve Zissou», «The Darjeeling Limited» o «Fantastic Mr. Fox». Y siempre rodeado de un elenco de actores de primer nivel que, como suele suceder con el neoyorkino Woody Allen, estan deseando trabajar a sus órdenes.
En «Moonrise Kingdom» Wes Anderson ha contado con Bruce Willis, Edward Norton, su actor fetiche Bill Murray, Harvey Keitel, Frances McDormand, Tilda Swinton y Jason Schwartzman, entre otras estrellas de relumbrón de Hollywood, para contar una historia guionizada por Roman Coppola (hijo de Francis Ford Coppola) y Anderson, y ambientada en una isla de la costa de Nueva Inglaterra en el verano de 1965, cuando una chica y un chico de doce años que se enamoran, hacen un pacto secreto y se escapan a terrenos selváticos e inexplorados. Cuando varias autoridades intentan perseguirlos, se forma una violenta tormenta en la costa… y la comunidad de la pacífica isla se verá trastornada irremediablemente.
No, el cine de Wes Anderson no es recomendable para todos los públicos, y su particular sentido del humor no es apto para todos los paladares. Este director, un constructor de mundos fugaces, poeta de historias abstractas y personajes heridos, nunca conseguirá levantar un castillo en el reino del establishment hollywoodiense como Steven Spielberg o Jerry Bruckheimer,… pero es que tampoco tiene la menor intención de hacerlo. Esta comedia con viejos rencores y ocultas relaciones románticas de reparto coral es una prueba más que Anderson navega por mares diferentes.
«Moonrise Kingdom» llegará a los cines de nuestro país dentro de menos de un mes, el 15 de Junio. (www.moonrisekingdom.com)

«Project X» de Nima Nourizadeh sigue a tres anónimos estudiantes del último curso de un instituto de Pasadena, Thomas, Costa y J.B., que quieren darse a conocer y para ello piensan montar una fiesta que nadie pueda olvidar. Pero la fiesta queda completamente fuera de control y todo queda grabado por las cámaras de los protagonistas. Las noticias corren como la pólvora y arruinan sueños, manchan el historial de las personas y nacen leyendas.
El director de esta película de fiestas desenfrenadas y gamberros desatados, con abundantes dosis de sexo, alcohol y drogas, el londinense de origen hindú Nima Nourizadeh, debuta en el cine con esta película pero no es un desconocido en el mundo de la música y la televisión: es productor y director de videoclips y spots publicitarios, y ha trabajado con Sophie Ellis-Bextor, Lily Allen o Jamie T, entre muchos otros. La producción corre a cargo de Todd Phillips, responsable de «Resacón en Las Vegas» y de su secuela «Resacón 2, ¡ahora en Tailandia!», el guión es obra de Matt Drake y Michael Bacall que recogieron anécdotas y recuerdos reales de los productores y de algunos colaboradores, y el reparto cuenta con Thomas Mann, Oliver Cooper, Jonathan Daniel Brown en los papeles de los tres protagonistas, elegidos en un casting abierto y público. Junto a ellos, Dax Flame, Nichole Bloom, Martin Klebba, Miles Teller, Sam Lant, Alexis Knapp, Brendan Miller, Alex Rose Wiesel, Eddie Hassell, Kirby Bliss Blanton, Peter Mackenzie y Caitlin Dulany, entre muchos otros.
«Project X» se aupó al segundo lugar del box-office norteamericano en el fin de semana de su estreno y, desde entonces, ha recaudado cerca de 80 millones de dólares en las taquillas. Si la campaña de promoción y publicidad en nuestro país es acertada, y convence al público juvenil y adolescente, sin la menor duda seguirá aumentando sus ingresos con la taquilla de nuestro país a partir de su estreno, a mediados de Junio.
«Project X» es un aviso a los padres y a la policía de todos los rincones del mundo,… y un ejemplo de la fiesta ideal de donde sacar ideas para los adolescentes descerebrados de cualquier país. (www.projectx-es.com)

«Prometheus» es la última película dirigida por el norteamericano Ridley Scott, un cineasta único y visionario, infravalorado e injustamente tratado por Hollywood, que es responsable de dos obras maestras del cine contemporáneo como «Alien» y «Blade Runner», que dieron forma a un nuevo género y son merecidas películas de culto imitadas y homenajeadas hasta la saciedad. En su curriculum se mezclan de forma desordenada e incomprensible los éxitos y los fracasos, las joyas y los detritus, donde destacan títulos como «Los duelistas», «Legend», «Black rain», «Gladiator» o «Black Hawk Down» que cualquier director hubiera soñado con incorporar a su carrera cinematográfica. Ninguno de ellos, lamentablemente, a la altura de «Alien» y «Blade Runner», pero con «Prometheus» parece que, por fin, ha vuelto el mejor Ridley Scott.
Y es que con esta película Ridley Scott regresa al género que ayudó a definir, al universo oscuro y peligroso de «Alien», creando un original y épico título de ciencia-ficción situado en los lugares más remotos y peligrosos del universo. La expectación que ha levantado la película es mayúscula, los actores que ha contratado son de altísimo nivel, y los trailer que han salido a la luz han dejado a los espectadores sin aliento.
La película nos traslada hasta el año 2058, cuando unas excavaciones arqueológicas en África revelan los restos que demuestran que los humanos fueron creados genéticamente por una raza alienígena avanzada. Estos «dioses» también modificaron el terreno de nuestro planeta para hacerlo habitable a sus creaciones humanas. Además, entre los hallazagos se encontrarban también las coordenadas del planeta de nuestros creadores.
Meses más tarde la Weyland Corp. lanza su nave espacial Prometheus al espacio para hacer un primer contacto. Gracias a la posibilidad de viajar a la velocidad de la luz llegan años después al sistema solar Zeta Riticuli. Los humanos están agrecidos a sus creadores y los alienígenas orgullos de sus «hijos», su primera creación con tal nivel de inteligencia.
Como recompensa comparten parte de su asombrosa biotecnología con los humanos. Sin embargo, para un miembro de la tripulación del Prometheus esto no es suficiente, y en un acto traicionero les roba el biocódigo fuente de la terraformación, una tecnología que podría dar a los humanos poderes similares a los dioses. Los creadores, además de científicos, son también seres despiadados y destructores de mundos que no aceptan a los humanos como iguales, y por ello liberan su arma biológica favorita, un ser que usan para «limpiar» los mundos antes de colonizarlos. Pero algo sale mal en el proceso y los humanos consiguen utilizar este arma biológica contra sus creadores, dando lugar al nacimiento de una criaturas más inteligente, desagradable, grandes y devastadora… y que provocará el fin del paraíso alienígena.
Algunos supervivientes del Prometheus se las ingenian para lograr escapar del planeta… En su camino, un dios alienígena superviviente en una nave muy familiar con una última misión: llevar la furia de los dioses hasta la Tierra…
«Prometheus» es, de facto, una precuela de «Alien: El octavo pasajero», está protagonizada por Michael Fassbender, Charlize Theron, Noomi Rapace, Idris Elba, Logan Marshall-Green, Guy Pearce, Patrick Wilson, Rafe Spall, Sean Harris, Emun Elliott, Kate Dickie y Benedict Wong, entre otros, y su estreno está previsto para el verano, el 10 de Agosto. ¡Dos meses más tarde que en los EE.UU! Que lejos aún… (www.prometheuslapelicula.es)

¿Quién no conoce todavía la asombrosa historia de Peter Parker, un joven estudiante algo tímido y asocial que se convierte en un superhéroe enmascarado tras ser picado por una araña radioactiva? En «El Asombroso Spider-Man» («The Amazing Spider-Man») el director Mark Webb («(500) días juntos») regresa al mismo hilo argumental por todos conocido, trasladada recientemente a la gran pantalla por Sam Raimi con Tobey Maguire como protagonista, aunque en esta película se intenta desmarcar ligeramente de la historia oficial al estilo de una versión «Ultimate» cinematográfica. En este caso Peter Parker es un estudiante de secundaria que fue abandonado por sus padres cuando era niño, dejándolo a cargo de su tío Ben y su tía May. Como la mayoría de los adolescentes de su edad, Peter trata de averiguar quién es y qué quiere llegar a ser. Peter también está encontrando su camino con su primer amor de secundaria, Gwen Stacy, y juntos luchan por su amor con compromiso. Cuando Peter descubre un misterioso maletín que perteneció a su padre, comienza la búsqueda para entender la desaparición de sus padres, una búsqueda que le lleva directamente a Oscorp, el laboratorio del doctor Curt Connors, ex-compañero de trabajo de su padre. Mientras Spider-Man se encuentra en plena colisión con el alter-ego de Connors, el Lagarto, el generoso y sensato aunque tímido y retraído muchacho hará elecciones que alterarán sus opciones para usar sus poderes y darán forma a un destino que le convertirá en un héroe.
Como se puede ver, en esta nueva versión cinematográfica (llámese reinvención, reinicio o reboot) del personaje icónico de los cómics de Marvel creado por el guionista Stan Lee y el dibujante Steve Ditko no hay Mary Jane Watson sino Gwen Stacy, no hay ni Duende Verde ni Doctor Octopus sino el Lagarto, y los padres no fallecieron sino que abandonaron a nuestro desgraciado adolescente,… pero hay tía May, hay un tío Ben con destino funesto, hay Oscorp, hay araña radioactiva que pica a Peter Parker durante una visita a un laboratorio científico,… Más de lo mismo y pocas sorpresas inesperadas nos esperan detrás de este título, de manera que será difícil convencer a los espectadores que paguen una entrada por volver a escuchar la misma historia una vez más.
La película, que se estrena a principios de Julio en los EE.UU. y poco más tarde en nuestro país, está protagonizada por Andrew Garfield («La red social», «Nunca me abandones»,…), Emma Stone («Rumores y mentiras», «Criadas y señoras», «Bienvenidos a Zombieland»,…), Denis Leary, Campbell Scott, Irrfan Khan, Martin Sheen («Apocalypse Now», «La zona muerta», «Malas tierras»,…), Sally Field («Forrest Gump», «Norma Rae», «No sin mi hija», «Mrs. Doubtfire», «Magnolias de Acero»,…) y Rhys Ifans («Anonymous», «Notting Hill», «Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Parte 1»,…), como el doctor Connors y también el Lagarto, el villano de la función. (www.theamazingspiderman.es)

{gallery}cine/ensalada413{/gallery}