Nueve carteles de películas de próximo estreno, o de reciente estreno, donde conviven humildes sleepers y ambiciosos blockbusters que se preparan para el invierno y el nuevo año, donde comparten espacio los ganadores del favor de la crítica y el público y los grandes derrotados de la taquilla, los premios y los festivales: Anna Karenina, El chico del periódico y Spring Breakers.

Dirigida por un habitual del género como el inglés Joe Wright («Hanna», «El solista», «Expiación», «Orgullo y prejuicio»), a partir del guión de Tom Stoppard («El imperio del sol», «Shakespeare in love»), esta nueva versión de la trágica novela de León Tolstoi «Anna Karenina» ha pasado de puntillas por los cines de los EE.UU., aunque su propuesta formal ha sido muy diferente a todos los precedentes, más rigurosos, por no decir rompedora, con una equilibrada mezcla de teatro, ópera y danza, una original puesta en escena, una simplificación del texto, y además puede presumir de cuatro nominaciones al Óscar (fotografía, vestuario, diseño de producción y banda sonora original) y una estatuilla para Jacqueline Durran por el diseño de vestuario.
La protagonista que da nombre a la obra es una aristócrata rusa del siglo XIX, casada con el viejo estadista Alexei Karenin, mucho mayor que ella. Oblonsky, el hermano de Anna, le pide que le ayude a hacer las paces con su esposa Dolly, quien ha descubierto que le ha sido infiel. Durante el viaje de Anna para hablar con sus familiares, se encuentra con el conde Wronsky, que acaba convirtiéndose en su amante.
Protagonizada por Keira Knightley, en un papel de época para sendas adaptaciones literarias como «Orgullo y prejuicio» o «Expiación», con el mismo director, el reparto de «Anna Karenina» también cuenta con Jude Law, Aaron Johnson, Kelly MacDonald, Matthew Macfadyen, Olivia Williams, y Emily Watson, entre otros. (www.annakareninathemovie.com)

«El chico del periódico» («The Paperboy») del productor y director de Philadelphia Lee Daniels («Precious») adapta a la gran pantalla la novela homónima de Peter Dexter que cuenta como, en los años sesenta, el periodista Ward Jansen regresa a su pueblo natal en Florida para investigar el caso de un hombre, el cazador de cocodrilos Hillary Van Wetter, condenado por asesinar al sheriff del lugar. Para su investigación cuenta con la ayuda de su compañero Yardley Acheman, del  hermano del condenado Jack Jansen y de una atractiva y enigmática mujer, Charlotte Bless, que se ha enamorado platónicamente del asesino a través de los medios de comunicación, sin haberlo visto.
La película, que estuvo presente en la sección oficial del último Festival de Cannes, cuenta con Zac Efron, Matthew McConaughey, Nicole Kidman y John Cusack como protagonistas, acompañados por David Oyelowo, Scott Glenn, Ned Bellamy, Nealla Gordon y Macy Gray, entre otros. Por lo que se puede observar, un reparto extraño y ecléctivo que incluye a una estrella adolescente de Disney Channel (Efron) que intenta dar un paso adelante en su carrera hacia objetivos más ambiciosos, una actriz en decadencia (Kidman) cuyos trabajos más recientes («La Brújula Dorada», «Diario de una Obsesión», «Australia», «Bajo Amenaza», «Nine»,…) solamente pueden clasificarse como fracasos, y un actor que nunca ha conseguido demostrar todo aquello que se esperaba de él y se ha quedado a medio camino (McConaughey), entre el actor y el galán, entre el proyecto y la realidad.

Es cierto que en «Spring Breakers» de Harmony Korine abundan las escenas de violencia, de sexo y de todo tipo de adicciones y armas de fuego, no aptas para menores, pero justamente es eso lo que quiere vendernos la película: las jovenes actrices de Disney Channel, de «High School Musical» y de «Los Magos de Waverly Place», se han hecho mayores y ya no son niñas. Y con ellas también han crecido los niños que las seguían en televisión y ahora son adolescentes cargados de hormonas con ganas de fiesta, caos, desorden, rebeldía y sexo. Pero debajo de eso, más allá de un argumento sin moralismos ni mensajes de «Spring Breakers», las críticas de los EE.UU. nos cuentan que hay una película divertida, un «Desmadre a la americana» o un «Porky’s» del siglo XXI.
En «Spring Breakers», Brit, Candy, Cotty, y Faith son amigas desde la escuela primaria. Viven juntas en un aburrido apartamento en la Universidad y están hambrientas de aventura. Todo lo que tienen que hacer es recaudar el dinero suficiente para poderse pagar las vacaciones de primavera y desmelenarse durante algunos días.
Un encuentro casual con el rapero Alien promete dar a las chicas toda la emoción y diversión que desean. Con la ilusión de su nuevo amigo pronto queda claro lo que las chicas están dispuestas a hacer para vivir unas vacaciones primaverales que jamás olvidarán: un atraco, un arresto con cargos por posesión de drogas, ante el juez con resaca y vestidas solamente con sus bikinis,
«Spring Breakers» la nueva película del polémico director Harmony Korine («Gummo», «Trash Humpers», «Mr. Lonely», guionista de los «Kids» y «Ken Park» de Larry Clark,…), está protagonizada por Ashley Benson, Vanessa Hudgens y Selena Gomez, empeñadas en dejar atrás su pasado Disney y afrontar proyectos más adultos, junto a James Franco, Heather Morris, Ashley Lendzion, Ashley Benson, Emma Holzer, Josh Randall, Gucci Mane y Rachel Korine, entre otros, y tiene previsto su estreno en nuestro país el 1 de Marzo. Pero, seamos sinceros, ¿cual es su principal reclamo y la base en la que «Spring Breakers» sostiene toda su promoción? Las ex-princesas Disney luciendo curvas en bañador. (www.springbreakersmovie.com)

{gallery}cine/ensalada505{/gallery}