Nueva sesión de nueve carteles de películas de próximo estreno (o recién estrenadas), donde intentamos incluir cualquier película que haya acaparado los elogios de la crítica, las nominaciones a los premios más importantes y grandes recaudaciones en la taquilla… aunque no nos olvidamos de las que se han ganado, de forma justa y merecida, todo lo contrario: 3 días para matar, Malditos Vecinos y Snowpiercer.

El antaño rey de Hollywood, un Kevin Costner ganador de un Óscar como director por «Bailando con lobos», galán de blockbusters románticos como «El guardaespaldas» y de aventuras como «Robin Hood», intenta recuperar el lugar que le corresponde en Hollywood, y su nombre aparece hoy en una numerosa lista de recientes y próximos estrenos incluyendo «El hombre de acero», «Jack Ryan» o «Draft Day», aunque nadie sabe todavía si conseguirá recuperar todo el caché perdido.
Aunque, con sinceridad, pensamos que las posibilidades de redención de Costner se reducen drásticamente si el director de su última película es McG («Esto es la guerra», «Los Ángeles de Charlie», «Terminator Salvation») y el guión es obra del sobrevalorado director, guionista y productor parisino francés Luc Besson, junto a Adi Hasak («Desde París con amor»).
«3 días para matar» («3 days to kill») es un thriller de acción donde Costner es Ethan Runner, un agente del servicio secreto que padece una enfermedad terminal y, al borde de la muerte, recibe la oferta de probar una droga experimental que podría salvar su vida, pero antes tendrá que realizar una última misión para el gobierno y enfrentarse a un peligroso terrorista. Para acabar de complicar las cosas, Runner deberá compaginar su misión con una hija adolescente a la que apenas conoce y una ex-mujer.
Junto a Costner, el reparto de la película cuenta también con Amber Heard, Hailee Steinfeld, Connie Nielsen, Richard Sammel, Eriq Ebouaney, Tómas Lemarquis, Big John, Rupert Wynne-James, Peter J. Chaffey, Philippe Reyno y Eric Supply.

Los vecinos en las películas americanas distan mucho de ser Ned Flanders. Casi siempre aparecen como asesinos psicópatas debajo de la fachada del vecino perfecto de sonrisa afable, asesinos a sueldo de incógnito, delatores de mafiosos escondidos por el plan de protección de testigos, una secta satánica con intenciones malévolas,… o una fraternidad universitaria dispuesta a agotar las existencias de cerveza de la ciudad como en «Malditos Vecinos» («Neighbors»), una comedia alocada dirigida por Nicholas Stoller («Todo sobre mi desmadre», «Eternamente comprometidos», «Paso de tí»), con guión de los debutantes Andrew Cohen y Brendan O’Brien, y protagonizada por Seth Rogen, Zac Efron, Rose Byrne, Christopher Mintz-Plasse, Dave Franco y Lisa Kudrow, entre otros.
«Malditos Vecinos», que se estrenó ayer viernes en nuestro país, nos contará el enfrentamiento nada pacífico entre una joven pareja con un bebé recién nacido y una fraternidad universitaria que se muda a la casa vecina, en un pacífico barrio residencial. Y, como es evidente, los estudiantes universitarios no dedicarán su tiempo a estudiar sino a celebrar fiestas, practicar el sexo en cualquier rincón y beber tanta cerveza como su cuerpo pueda ingerir.

El director coreano Bong Joon-ho, que se dió a conocer en el año 2006 con la fantástica «The Host» así como los emblemáticos títulos orientales «Memories of Murder» y «Mother», desembarca en el cine norteamericano con su tren post-apocalíptico de «Snowpiercer«, adaptación cinematográfica de la novela gráfica «Le Trasperceneige» («El rompehielos») de los franceses Jean-Marc Rochette y Jacques Loeb (reeditada como «Rompenieves» en España por Bang!), con un guión del director junto a Kelly Masterson («Antes que el diablo sepa que has muerto»). 
Producida por el propio Joon-ho Bong y Chan-wook Park, con un reparto encbezado por Chris Evans, Song Kangho, Tilda Swinton, Jamie Bell, Octavia Spencer, Ewen Bremner, Alison Pill, John Hurt y Ed Harris, «Snowpiercer» nos llevará al viaje eterno y sin rumbo, siempre en círculos a través de la nieve y el hielo, de un gigantesco tren que se mueve en círculos por el mundo, con un motor en perpetuo movimiento a través de un desierto de hielo y nieve, y que acoge en sus tripas a los últimos supervivientes de la raza humana. Un fallido experimento para solucionar el calentamiento global acabó con la mayoría de vida existente en el planeta.
Estos hombres y mujeres viven separados en compartimentos segregados, con las clases altas ocupando los primeros vagones con todo tipo de privilegios y excesos y las clases más bajas amontonadas en los vagones de cola sufriendo hambre y frío, pero uno de los viajeros decide acabar con esta situación y organizar una revolución que descubrirá los secretos que esconde el misterioso tren. 
Esta película de ciencia-ficción parecía que tenía su destino señalado al mercado doméstico, pero en un inesperado y sorprendente giro de los acontecimientos, ya la tenemos en la cartelera. Y se puede ver en su versión extendida, sin cortes ni censuras.

{gallery}cine/ensalada679{/gallery}