***

Aunque esta temporada de siete episodios no alcanza el nivel de las dos primeras de “The Mandalorian” a las que continúa es evidente que Disney + ha logrado dar con la clave para resucitar el universo de Star Wars con historias atractivas para el público y, desde luego, con una producción de auténtico lujo. Tenían pendiente contarnos cómo sobrevivió Boba Fett al Sarlacc y con esta serie nos cuentan su historia en una primera tanda de capítulos que arranca fuerte, pero que luego, cuando se centra en lo que ocurre en el palacio de Jabba y el hampa de Tattoine pierde algo de fuerza. Sin embargo la trama tiene un as en la manga y la usan en los últimos capítulos para que el arco argumental remonte justo al final. Particularmente creo que el interés sube y baja y esta entrega resulta un poco irregular. Disfruto viéndola, pero a veces me pierde un poco como en el capítulo final un desenlace que  percibo como una concesión a la galería, con mucho efecto visual y demasiado exceso. Confío en que los personajes y sus conflictos sigan siendo lo importante y no tanto la acción, porque con ella no siempre aciertan. En cualquier caso seguimos en una buena línea y parece que tras los fiascos en el cine, las series de televisiones van por buen camino.