Con Círculo vicioso se inaugura el Increíble Hulk de Peter David que, en este volumen, contará con la ayuda de Todd McFarlane a los lápices, aunque antes presenciaremos cómo Al Milgrom intenta cerrar la etapa anterior.

Hulk de Peter DavidEl increíble Hulk de Peter David #1 Círculo vicioso
Col. Marvel Héroes 106
Edición original: The Incredible Hulk 320-346 y Annual 15 USA
Fecha de edición: noviembre de 2021
Guión: Peter David, Danny Fingeroth, Al Milgrom
Dibujo: Todd McFarlane, Steve Geiger, Sal Buscema, John Ridgway, Dwayne Turner, Danny
Fingeroth, Al Milgrom, Erik Larsen
Formato: Cartoné, 712 páginas. Color.
48,95€

El primero de los volúmenes dedicados a recopilar la legendaria etapa de Peter David en Hulk. Inmediatamente después de los sucesos de la etapa de John Byrne, llega Al Milgrom como autor completo, para acometer una época de transición en la que Bruce Banner se reunirá con el Goliat Esmeralda. Acto seguido, la irrupción del equipo formado por Peter David (El Asombroso Spiderman) y la entonces joven promesa Todd McFarlane revolucionará por completo el mundo de Hulk. Este monumental tomo cubre por completo esa primera fase del proyecto e incluye, entre otras legendarias historias, el choque contra Lobezno, con la mítica portada de Hulk reflejado en las garras, o la espectacular saga que reformuló al peor enemigo del Monstruo Gamma: El Líder.

Tras la marcha, precipitada, de John Byrne de la serie regular de Hulk le tocó el turno a Al Milgrom cubrir el hueco que dejaba el canadiense y aunque lo estuvo haciendo durante unos pocos números (que podemos disfrutar aquí) era el momento de dejar paso a un guionista interesado en hacerse con la serie. Nadie la quería, nadie sabía qué hacer con ella. Así que Bob Harras se la ofreció a Peter David, un guionista salido de la dirección del departamento de ventas de Marvel que había ofrecido un gran trabajo en Spiderman y que parecía el único dispuesto a hacerse con Hulk a pesar de que el personaje no se ajustase a su estilo, PAD prefería, y prefiere, personajes con vocabulario e inteligencia, pero aprovechando lo que estaba narrando Milgrom (un Hulk verde en Rick Jones y un Hulk gris en Banner) iniciaría la que, sin duda, es la mejor y más extensa etapa del coloso esmeralda.

Bruce Banner está metido en un lío, aunque se casó hace pocos números con Betty y por fin están juntos, su trabajo como líder de los CazaHulks no le deja un respiro, lo que le causará muchos problemas con su esposa, pero el saber que ahora Hulk es Rick Jones no le facilitará precisamente las cosas por loque optará por forzar su conversión a Hulk de nuevo para ayudar a Rick. Pero este Hulk gris no quiere tener nada que ver con Banner u otros Hulks, así que pactará con el Líder para arrebatarle a Jones sus nuevos poderes y quedar así él como único Hulk, pero Peter David tenía planes que, por mucho que  él mismo expresase que tan sólo tenía planes para 6 números, se alargarían más en el tiempo y aquí veremos no sólo el amargo coste que tendrá la decisión de Hulk de permitir el regreso del Líder, sino hasta dónde llegarán las consecuencias.

Si bien es cierto que al comienzo del volumen lo que nos encontramos con los tomos que continúan el Increíble Hulk de John Byrne, que éste tuvo a bien dejar inconcluso tras una etapa prometedora que después fue Milgrom el que tuvo que “apañar” en la medida de lo posible y que a la postre posibilitaría que Peter David se interesase por la serie y nos regalase años y años de calidad.

Gráficamente el Hulk de Peter David contó con grandes autores, pero en sus inicios no fue otro sino Todd McFarlane el que se encargaba de los guiones de PAD, un McFarlane que venía llamar la atención con sus Infinity INC (¿para cuándo una edición de esto, ECC?) y que aquí venía a aprender de narrativa (de la que iba, va e irá, bastante mal) y a curtirse un poco. No sé qué problemas pudo haber pero hacia el final de este volumen ya tenemos por aquí a Erik Larsen (al que en la Casa de las Ideas parece que gustaba poner a sustituir a McFarlane). Aún con todo es en McFarlane en quien nos toca fijarnos porque aquí daría esos primeros pasos hacia la “espectacularidad” que le caracteriza y que consistía en composiciones de página que le permitían ahorrarse dibujar cosas intrascendentes como fondos u otras viñetas. Pero eso sería más adelante en su carrera, aquí, de momento, aún se defendía, sus dibujos apoyaban la historia y la beneficiaban, en ocasiones, gracias a sus espectaculares composiciones que ayudarían a catapultar la popularidad del Hulk de Peter David.

En cuanto a la edición de Panini sinceramente: impecable, no sólo porque continúa donde lo dejó el anterior volumen de Marvel Héroes de Hulk sino porque rescata los números entre medias y nos permite echar un buen vistazo al trabajo del infravaloradísimo Al Milgrom que, seguramente, se hubiese merecido un mayor respeto y reconocimiento. Es una edición que no deja nada atrás y que llevaba años esperando.

En definitiva, aunque este primer volumen ya llama la atención por su calidad lo mejor aún está por llegar y poca gente quedará decepcionada por el Hulk de Peter David, la mejor etapa de todos los tiempos del coloso esmeralda.