La vida es una película que termina, siempre, con la muerte del protagonista. Y “Destino Final” es una serie de películas que terminan, casi siempre, con la Muerte cobrándose las presas que las caprichosas coincidencias le habían arrebatado. Divertidas, truculentas, sangrientas, desacomplejadas, con “Destino Final 5” podemos seguir disfrutando de esta saga.

El próximo viernes llegará a las salas de cine de nuestro país “Destino final 5” (“Final Destination 5”), la quinta entrega de la conocida saga de terror y humor truculento que se inició en el año 2000 con una ingeniosa idea del director y guionista James Wong, que escribió muchos capítulos de “Expediente X” y sacó la premisa argumental de uno de sus episodios. Los números lo dicen todo: con un presupuesto de 23 millones de dólares, recaudó casi cinco veces más, 112 millones de dólares. Y con este único dato en las manos de los productores, el incio de la franquicia estaba garantizado.
Este quinto film, dirigido por Steven Quale (un habitual colaborador de James Cameron y que ha sido su director de segunda unidad en “Titanic” y “Avatar”), cuenta en su reparto con los nombres de Emma Bell (“The Walking Dead”), Nicholas D’Agosto (“Héroes”), Miles Fisher (“Superhero Movie”), Arlen Escarpeta (“Viernes 13”), Jacqueline MacInnes-Wood (“Belleza y poder”), P.J. Byrne (“La cena de los idiotas”) y Ellen Wroe (“Huge”). En él, y como en las cuatro entregas precedentes, un grupo de afortunados jóvenes sobreviven a un acciedente mortal de forma causal, pero la Muerte no perdona a quienes están destinados a fallecer y se encarga de que vayan falleciendo uno a uno en extrañas circunstancias.
Con guión de Eric Heisserer (“Pesadilla en Elm Street”) y Gary Dauberma, en “Destino Final 5” la Muerte está tan omnipresente como siempre, y se desata cuando la premonición de un hombre salva a un grupo de trabajadores del hundimiento de un puente colgante. Pero no estaba previsto que ninguno de ellos sobreviviera y, en una terrible carrera contra el tiempo, el desdichado grupo se lanza frenéticamente a la búsqueda de una forma de escapar a su siniestro destino. (www.destinofinal5-es.com)

{youtube}GTOSqCRemeE{/youtube}