Planeta DeAgostini ha publicado, por fin, el cuarto y último volumen de la serie de “El asombroso Hombre-Lobo“, en el que se cierran todos y cada uno de los cabos sueltos que Kirkman ha ido dejando a lo largo de estos veinticinco números. No os engañéis, Kirkman y Howard cierran la serie en el mejor momento.

"El asombroso Hombre-Lobo num.4" (Robert Kirkman y Jason Howard, Planeta DeAgostini)El asombroso Hombre-Lobo num.4
Edición original: The Astounding Wolfman nums.19 a 25 (USA)
Guión: Robert Kirkman
Dibujo: Jason Howard
Tinta: Cliff Rathburn
Color: Jason Howard, FCO Plascencia
Formato: Libro rústica, 160 págs. color.
Precio: 13,95 euros

Después de redefinir el mundo de las películas de zombies con Los muertos vivientes, Robert Kirkman llega dispuesto a reescribir los mitos de los hombres lobo con esta nueva serie, en la que la aventura, la acción y la violencia están servidas.

Si hay que definir de alguna manera este último volumen de la serie del Asombroso Hombre-Lobo ese sería, sin duda, “espectacular” o “bélico” o “apasionante” o… bueno, vale Robertk Kirkman se las apaña para poner toda la carne en el asador, para que todos los cabos sueltos confluyan en un final impactante en el que Gary Hampton se enfrentará a los dos seres que han destrozado su vida en los 3 volúmenes anteriores. Ha habido varias bajas a lo largo de estos 25 números y, siendo el guionista como sabemos que es, ¿apuestas a que habrá una más? Una desafortunada baja más que sumarse a, por ejemplo, la pérdida de la esposa de Gary en el primer volumen. Eso sí, aunque la serie cierra su andadura Kirkman nos regala un epílogo en el que podemos echar un vistazo a lo que va a ser el futuro de Gary, y pinta muy bien, tan bien como para que le veamos hacer una aparición estelar en la miniserie Guardians of the Globe (que en España publicará próximamente Aleta Editorial). Una pista, la acción continúa exactamente donde la deja este último número de la serie. Un buen detalle del guionista de moda para los fans de el Asombroso Hombre-Lobo.

Han sido 25 números en los que Kirkman y Jason Howard han ido, poco a poco, dotando de un gran poso e interés a las aventuras de Gary, en las que se las han hecho pasar canutas (por no decir otra palabra) y en las que éste ha afrontado con valor todo lo malo que se le venía encima. Este último volumen sirve para demostrar dos cosas; la primera es que había que haber apostado más por esta serie ya que poco a poco ha ido cogiendo fuerza y estos últimos números son de esos que te obligan a no soltar el tomo, y la segunda, que deriva de la primera, es que fue una maldita mala idea el cancelar la serie. Porque promete, y mucho, hay un par de ideas por ahí que se quedan, de momento, en el tintero y que podrían haber dado mucho de sí. Sinceramente espero que Robert Kirkman consiga hacer un hueco en su apretadísima agenda para poder retomar al personaje y las tramas que aquí deja.

Por otra parte habría que hablar del trabajo de un Jason Howard que es sensacional a la hora de dibujar hombres lobos, maquinaria, etc, pero que se queda un poco atrás a la hora de dibujar a personas reales. Aún así, y al igual que la serie, ha ido ganando en confianza y su estilo ha ganado enteros en madurez y personalidad. Me encantará ver su trabajo en Sea Bear & Grizzly Shark: “The Origin of the Bear, and the Origin of the Shark” y en Super Dinosaur para ver si la progresión continua.

Finalmente habría que hablar sobre la edición de Planeta DeAgostini que nos “obligó” a esperar desde comienzos de 2009 hasta septiembre de 2012 para ver publicados los cuatro volúmenes. ¿Qué queréis que os diga? La espera ha merecido la pena.

Así que, para ir acabando, os diré que por supuesto que os recomiendo la lectura de esta serie, en parte porque en tan sólo 4 volúmenes tenemos los 25 números, en parte porque creo que merece muchísimo la pena y también porque el universo de Kirkman se enriquece con la lectura de sus otros títulos. Es una gozada ver cómo interactuan personajes, situaciones, etc, y el estar más “culturizado” sobre estas series sólo hará que disfrutéis mucho más cuando leáis Guardians of the Globe, Brit, Superpatriot o Invencible. Es un plus.