El crossover de todos los crossovers es el episodio número 55 de la mítica serie de animación japonesa «Dragon Ball«, estrenada en Japón en marzo de 1987, cuando el pequeño Son Goku llega hasta la isla de Penguin Village persiguiendo al malvado general Blue y coincide a la adorable Arale Norimaki de la serie hermana «Dr. Slump«, también creada por Akira Toriyama. Una maravilla.