La película de Rob Reiner y el libro de William Goldman ya habían pasado con anterioridad por esta sección, pero ahora le toca al turno a la banda sonora de la película, compuesta y grabada por Willy DeVille y el incomparable escocés Mark Knopfler, alma mater de «Dire Straits» y que hasta en nueve ocasiones ha puesto su talento al servicio del cine (aunque desde el año 2000, con «Camino hacia la gloria», no ha compuesto ninguna banda sonora).