Gracias a Yermo Ediciones los fans de John Byrne estamos pudiendo disfrutar de nuevo con su trabajo. Primero nos llegó “Trío“, una reinvención de los 4F, y ahora es Doomsday.1” el cómic post-apocalíptico de Byrne en el que nos demuestra lo gran dibujante y narrador que es y siempre ha sido.

 

Doomsday.1
Guión: John Byrne
Dibujo: John Byrne
Entintado: John Byrne
Color: Leonard O’Grady
Edición original: Doomsday.1 #1-4
Formato: Cartoné, 96 páginas a color
Precio: 16,00 €

En la Estación Espacial Internacional, en órbita alrededor de la Tierra, siete aventureros contemplan como una monstruosa ráfaga solar prácticamente aniquila la vida en la Tierra. Su única oportunidad es volver a casa y enfrentarse a lo que les espere allí.

John Byrne (Trio, Los 4 Fantásticos) nos trae un aterrador futuro postapocalíptico, la construcción de una nueva sociedad, de un nuevo orden mundial en el que la crueldad, la violencia y la necesidad son las principales monedas de cambio. 

¡Una historia realizada íntegramente por el legendario John Byrne!

Siempre se ha dicho que quien tuvo retuvo, y la verdad es que John Byrne no ha dejado de ser el que fue, es, desde mi punto de vista, que los lectores nos hemos ido alejando de las propuestas narrativas clásicas de este, lo que le llevó a deambular por las Dos Grandes en unos aciagos años hasta que en IDW Publishing encontró un hogar en el que volverse a sentir como un autor de cómics completo de nuevo. Hace poco reseñamos su reinvención de Los 4F: Trío un cómic que nos recordaba sus trabajos iniciales en la Marvel de los años 80 con la Primera Familia y que nos dejó un muy buen sabor de boca.

Ahora nos toca hablar sobre Doomsday.1, un trabajo diferente al que está acostumbrando a mostrarnos Byrne, pero que está muy en la onda de lo que se lleva ahora mismo: aventuras postapocalípticas. Sí amigos, eso es lo que está de moda en los USA a día de hoy, y aunque aquí tan sólo podamos citar como referencia en España Los Muertos Vivientes, habría que decir que títulos como The Massive (Brian Wood), Apocalypse Al (JMS) o Sheltered, por citar sólo unos pocos, son buena prueba de ello, pero si no me creéis echar un vistazo a las distopías más de moda… o al regreso de Mad Max. Destruir la civilización y construir a partir de sus cenizas es la nueva moda (y sino que se lo digan a nuestro Presidente del Gobierno, que tan buen trabajo está haciendo en el apartado de las cenizas…).

El caso es que Byrne tiene muy claro lo que nos quiere contar. Y no es el fin del mundo, eso se lo ventila en apenas 10 páginas. Sí, amigos, Byrne destruye la Tierra muy rápidamente, de hecho le bastan con 2 páginas para narrar su destrucción, matar al 99% de la población humana y mientras aún estamos recuperando el aliento se lanza a contarnos cómo el equipo de astronautas de la estación espacial internacional desciende a la Tierra para encontrarse con las consecuencias que la llamarada solar ha provocado a nuestro hermoso planeta. Introducción, nudo y desenlace. Así va a ser cada número USA, así que no os extrañe demasiado el que no se detenga apenas nada en las interacciones entre personajes ¡¡es que no le da tiempo!! Y aunque estoy a favor de que los cómics no sufran ese alargamiento tonto de las historias que está tan de moda me parece que Byrne corre un poco… quizás demasiado.

De hecho ese es el problema que tengo con Doomsday.1, y es que Byrne corre tanto que no nos deja empatizar demasiado con los personajes. Una histérica astronauta pasa, en dos números, a convertirse en una asesina letal… y en dos episodios más en una devota religiosa. Por necesidades de la historia, algo normal cuando te vas cargando a tus protagonistas (sobre todo cuando empiezas con siete y te los cepillas al ritmo de uno cada capítulo y medio. Lo que importa es la acción y que los lectores veamos cómo ha quedado el mundo tras la llamarada solar. Bueno, eso y hacer que sus menguantes protagonistas las pasen canutas a cada paso que dan.

Byrne nos está ofreciendo una historia ligera, con grandes dosis de acción, repleto de acción, y sin necesidad de recurrir a splash pages o efectos digitales para demostrarnos que sigue siendo un gran narrador y que no necesita ocupar dos páginas para mostrar escenas espectaculares. Puede que la historia tenga algunos peros, puede que los saltos temporales entre capítulo y capítulo (porque está orientado como si fuese una serie de televisión) nos priven de conocer más detalles. Pero lo cierto es que Doomsday.1 se disfruta durante su lectura, el trabajo gráfico vuelve a estar al nivel que se espera de un señor John Byrne y es, quizás, la relación entre personajes su talón de Aquiles. No obstante a ver qué autor es capaz de, en tan sólo 4 números, ofrecer todo lo que nos ofrece Byrne aquí, aunque para ello deje de lado a los personajes tanto.

Por cierto, la excelente edición de Yermo se queda coja en algo: la falta de artículos. Y qué queréis que os diga, puede que sí, que podamos encontrar en Internet toda la información necesaria sobre John Byrne o sobre Doomsday.1, pero tebeos así, en cartoné, con una edición tan cuidada, se merecen estar acompañados de algún artículo que nos glose las virtudes del autor, del tebeo o del género post-apocalíptico en sí. Por lo demás lo cierto es que la edición es muy bonita, aunque el precio tal vez sea un poco elevado, pero imagino que es lo que hay si queremos seguir disfrutando con este tipo de material que no es un superventas y necesita asegurar su pervivencia en las librerías.

En definitiva, si os apetece una historia de corte post-apolcalíptico en la que la acción transcurra a raudales, haya auténtico peligro para los protagonistas y las sorpresas estén a la vuelta de la esquina Doomsday.1 es vuestra historia.