Los Grandes Tesoros Marvel son, sin duda, piezas muy especiales que destacan por su arte por lo que, conociendo el talento de Tradd Moore, era obvio que este Doctor Extraño: Amanecer de otoño se publicaría en este merecido formato.

Doctor Extraño: Amanecer de otoñoDoctor Extraño: Amanecer de otoño (Grandes Tesoros Marvel)
Edición original: Doctor Strange: Fall Sunrise 1-4 USA
Fecha de edición: marzo de 2024
Guión: Tradd Moore
Dibujo: Tradd Moore
Color: Heather Moore
Formato: 136 páginas. A color. Cartoné.
25€

¡De la alucinante mente de Tradd Moore, llega una nueva obra maestra como sólo el creador de Estela Plateada: Negro podría producir! El Doctor Extraño se encuentra atrapado en un mundo distante. Rodeado de peligro, el Hechicero Supremo debe explorar esta tierra de espadas y misterio para desentrañar secretos arcanos y escapar de los terrores que lo acechan.

Amanecer de otoño comienza in media res, a mitad de la historia, algo ha sucedido y ahora el Doctor Extraño está perdido en otra dimensión, indefenso e incapaz de recordar por qué estaba allí, cómo salir o qué debía hacer allí lo que le llevará a involucrarse en una maniquea lucha entre el bien y el mal, con un contundente sesgo fantástico, hasta poder recordar la respuesta a estas, y otras preguntas, y salir con vida y la cordura intacta.

Doctor Extraño: Amanecer de otoño es mi segundo cómic en el enorme, colosal, inmenso formato Gran Tesoro Marvel, anteriormente había babeado cada página del dedicado al Daredevil: Born Again de Frank Miller y David Mazzucchelli así que mis exigencias estaban un poco por las nubes, especialmente teniendo en cuenta que Born Again es una reconocida obra maestra del género y Tradd Moore se animaba a escribir en solitario por primera vez después de regalarnos su maravilloso talento creativo en obras como El extraño talento de Luther Strode, una joya que Panini publicó años atrás y que aún se puede encontrar en algunas librerías online, años después nos entregaría las dos secuelas: La leyenda de Luther Strode y El Legado de Luther Strade. Tan sólo he leído la primera y es aseguro que me voló la cabeza el gore de esa obra y las soluciones creativas de Moore.
Después de unos cuantos números sueltos, y muchas portadas, para DC y Marvel dibujó la mini Estela Plateado: Negro, una miniserie que pronto gozó de recopilación en tomo. Toda esta explicación viene por el hecho de que quien conozca un poco el arte de Moore sabrá que lo onírico y lo imposible tienen mucho que ver, amén del gore, por lo que sus historias iban a ser tan alocadas y oníricas como este Amanecer de Otoño donde llevará al límite a Stephen Strange.

Pues bien, Tradd Moore nos demuestra que no sólo su arte es alocado y desafía lo convencional, sino también lo hacen sus guiones, despertamos como en mitad de un sueño, y como en un sueño no recordamos lo que tenemos que hacer, todo parece pacífico y tranquilo hasta que las preguntas nos asaltan y poco a poco nos adentramos en la pesadilla. Es complicado escribir un guión que se asemeje tanto a un sueño como logra Amanecer de otoño así que habrá que estar atentos a lo que haga Moore en el futuro.

Artísticamente, porque sí, Amanecer de otoño es una pieza de arte, no queda sino quitarse el sombrero y disfrutar de las magníficas e imposibles escenas que Tradd y Heather Moore nos regalan en cada página, en cada viñeta. Hay que aplaudir la decisión de Panini de publicarlo en formato Grandes Tesoros Marvel porque no sólo somos capaces de apreciar mejor el trazo, el color y los detalles del talentoso Tradd Moore sino que al ser una rustica con cierta rigidez es mucho más cómodo de manejar que, por ejemplo, el Born Again (aunque a esa obra se le exige lo mejor en el mejor formato).

En definitiva, los Grandes Tesoros Marvel son joyas que Panini recopila en un formato absurdamente grande que, sin embargo, le encajan como un guante de seda a las obras seleccionadas para este formato y desde luego que Doctor Extraño: Amanecer de otoño se merece ser una de estas obras aunque sólo fuese por la calidad del dibujo, que no es su único motivo para estar aquí.