Devir Iberia ha hecho un pequeño lavado de cara a su página web. No se puede considerar una mejora sustancial, el resultado es poco vistoso, y no incorpora los solicitados puntos de encuentro entre la editorial y el aficionado que se le viene reclamando desde hace años, pero ordena una web muy grande en la que hay cientos y cientos de productos y, quizás, es el primer paso hacia la necesaria renovación de su deteriorada imagen.