En Febrero las cucarachas, las hormigas, los escarabajos y los ciempiés se han adueñado de Devir Iberia. Ha sido una invasión en toda regla, que se ha concretado en el desembarco de tres juegos de la nueva línea “Bichos“, una colección de juegos familiares del sello alemán Drei Magier: “Sopa de bichos“, “Póquer de bichos real” y “Polilla tramposa“.

 

image1

Sopa de bichos.
En “Sopa de bichos”, los jugadores colaboran para hacer una sopa de vegetales, pero a veces no estarán seguros de qué ingredientedeben echar al puchero. Cada vez que les toque jugar, los jugadores deben descartarse de una carta (gana el primer jugador en quedarse sin cartas) y decir el nombre del vegetal de la carta, aunque el juego está lleno de excepciones. Por ejemplo, si la carta es igual que la anterior, el jugador debe nombrar otro vegetal, si la verdura que toca decir es la que ha dicho el jugador anterior (porque estaba obligado a cambiar su palabra), también se debe cambiar esta vez, y si hay un bicho en la carta, el jugador debe sorber en vez decir una carta, a menos, claro, que el anterior jugador….. Como podéis ver, se trata de un divertidísimo juego trabalenguas en el que hay que estar muy atento!
El juego incluye ciento doce cartas de verdura, dieciseis cartas de sorbo de cucaracha y el reglamento.

Póquer de Bichos Real.
“Póquer de Bichos Real” no tiene nada que ver con el póquer tradicional, excepto que para ganar necesitas ser el mejor faroleando y no dejándote engañar por los demás. En cada turno, un jugador intenta “pasar” una carta boca abajo a otro jugador diciéndole de qué tipo de carta se trata. Este jugador puede creer o no la propuesta. Si acierta en creer o no la afirmación de su rival, este se queda la carta, si falla, se la queda él. El juego termina cuando un jugador se queda sin cartas (y es el ganador) o cuando un jugador tiene cuatro cartas iguales frente a él. En este caso, este jugador pierde y los demás ganan.
El juego incluye cincuenta y seis cartas de bicho, siete cartas reales, dos cartas especiales y el reglamento.

Polilla Tramposa.
Ganador del prestigioso Deutscher Spiele preis Best Children’s Game, en este original juego, las trampas no solo no están prohibidas, sino que probablemente estarás obligado a hacerlas para ganar. 
Cada jugador recibe una mano de ocho cartas y gana el primero que consigue deshacerse de ellas. Por desgracia, algunas de ellas no pueden descartarse de forma normal y los jugadores deben buscar sistemas “alternativos” para librarse de ellas.
El juego incluye veinte cartas de acción, cuarenta y tres de números, ocho de polillas tramposa, un chinche guardián y el reglamento.

Más información en www.devir.es