Quizás la parte más divertida del juego «La noche de los magos» de Kirsten Becker y Jens-Peter Schliemann, que publica en castellano Devir Iberia, es el primer paso: cierra la luz. Sí, este juego se juega a oscuras porque algunas de sus piezas son fosforescente y brillan en la oscuridad.

image1En las noches más oscuras, los magos se reúnen para poner a prueba sus poderes mágicos. En la cima de una colina, alrededor de una hoguera que lo ilumina todo, colocan doce calderos rojos.
Este lugar mágico está rodeado de árboles y rocas. Por turnos, los magos intentan empujar con cuidado los calderos hacia el centro y, por arte de magia, todo se mueve. Pero, de repente… ¡algo cae rodando por la ladera de la colina!

«La Noche de los Magos» es un juego creado por Kirsten Becker y Jens-Peter Schliemann, con ilustraciones de Rolf Vogt, que se juega a oscuras porque algunas piezas son fosforescentes, es decir ¡brillan en la oscuridad!
En este juego los jugadores, de dos a cuatro, encarnan a magos en un tablero donde todas las piezas se pueden mover, y deben empujar sus propios calderos dentro del anillo de luz que, al principio de la partida, está oculto debajo del fuego.
«La Noche de los Magos» incluye, por un precio de 30 euros, un tablero tridimensional, un anillo de luz fosforescente, cuatro magos de madera con sombreros fosforescentes (con los símbolos sol, luna, rayo y estrella), calderos (doce calderos de madera y doce discos fosforescentes con los símbolos sol, luna, rayo y estrella), fuego (un  disco de cartón y disco negro de madera con dos ranuras en forma de cruz), dos siluetas de fuego fosforescentes, doce árboles de madera, doce discos grandes de madera, 24 discos pequeños de madera, quince adhesivos y el reglamento.
«La Noche de los Magos» se juega en la oscuridad, aunque también se puede jugar en penumbra, o incluso con la luz encendida.

Más información en www.devir.es