Reseñamos la segunda entrega del integral de Chick Bill que Dolmen Editorial ha recopilado y que cuenta con guiones y dibujos de Greg (Michel Regnier), donde Tibet también se encarga del dubujo.

"Chick Bill 1963-1964" (Greg y Tibet, Dolmen Editorial)Chick Bill Integral 02 (1963 – 1964)
Edición original: Chick Bill BEL
Fecha de edición: junio de 2017
Guión: Greg (Michel Regnier)
Dibujo: Tibet, Greg (Michel Regnier)
Color: A color
Formato: Libro cartoné, 160 págs. a color.
Precio: 29,95 €

Chick Bill se vuelve forajido, a Kid Ordinn se le acaba el contrato de ayudante del sheriff y decide hacerse ganadero, y Pequeño Caniche hereda un terreno muy codiciado, en las tres historias que componen este integral. Risas y entretenimiento a raudales, con los habituales extras y la recuperación para estos integrales de las primeras catorce páginas de El sexto forajido, inéditas en libro desde su primera publicación en 1963. El salvaje oeste desde otra perspectiva, la del humor, de la mano de dos grandes clásicos del cómic franco-belga, Tibet y Greg. Las aventuras de Chick Bill, el joven indio Pequeño Caniche, el siempre malhumorado sheriff Dog Bull y su ayudante Kid Ordinn en una edición de integrales cronológicos repletos de extras.

Tibet creó a Chick Bill en 1953 para la revista junior, publicada por Editions du Lumbard. Es indudable la influencia de Tintín en el arte de Tibet, algo que se consolidó cuando la cabecera dio el salto a Journal de Tintín, pues antes, lejos de las imposiciones de la nueva editorial, Chick Bill aparecía representado como un león, el sheriff Dog Bull como un perro, su ayudante Kid Ordinn un puerco y el niño indio Pequeño Caniche… ¿Hace falta que lo diga? Con todo, Tibet consiguió ofrecer un estilo diferenciador del maestro, aunque la diagramación de la página, bocadillos, y otros elementos fuesen muy similares. Había que diferenciarse de la competencia, la genial Spirou.

Tibet se encargó en solitario de los primeros diez álbumes y tras una solitaria ayuda de René Goscinny, Greg apareció para firmar unos pocos álbumes, dejando paso en los guiones a Tibet y Duchateau en muchas ocasiones.

Greg es el autor de Aquiles Talón, un personaje tremendamente divertido y con muchas páginas a sus espaldas. Eso resalta en los álbumes de Chick Bill en los que colabora, que están muy cercanos en humor y ocurrencias al estilo Goscinny. Al igual que Lucky Luke, el personaje más famoso del oeste franco-belga, Chick Bill es un simple maniquí poco sustancioso, y son los secundarios los que llevan el peso de la obra, con especial relevancia para Kid Ordinn, que no se conforma con robarle el protagonismo al personaje principal, incluso la portada del recopilatorio es suya.

Este integral, el 11, comprende los años 1963-1964, y es el segundo que publica la editorial (la política de empezar con los más comerciales funciona muy bien). El tomo incluye tres historias, más unos escuetos extras: El sexto forajido, Pánico en K.O. Corral y Territorio 22. La primera incluye el escaneo de 14 páginas inéditas en álbum y si en la revista original. En los extras se explica la causa de esto, pero no deja de resultar chocante que la historieta se entienda e incluso genere más intriga sin esas páginas. La segunda historia, es la más corta de las tres, y relata una desventura del pobre Kid Ordinn, una vaca y unos ladrones. El tercer álbum incluido, sin duda el más divertido de todos, acompaña a Ordinn Y Caniche a unas tierras en el norte heredadas por este último. He notado en este último álbum algún error en el coloreado (por ejemplo página 140 y152). Ignoro si se debe a algún problema con los materiales originales. Y espero que sea anecdótico, y no se repita en futuros recopilatorios.

Este integral es una auténtica sorpresa, muy divertido gracias a los buenos gags elaborados por Greg. Impecable asimismo es la parte gráfica, que sin alardes, supera con sobresaliente la narración en viñetas. Son aventuras que se leen con agrado, de la primera a la última página sin crear cansancio, pues el humor y los diálogos están muy bien dosificados.

Sólo queda desear que Dolmen edite todos los integrales, que en Francia son 20, y que siga con la buena racha de traernos lo mejor del cómic franco-belga a la línea Fueraborda.