Cazador de RatasCuando comenzó la crisis del covid muchos entramos en pánico por lo que esta crisis iba a provocar en las editoriales de libros de género y cómics, enseguida empezamos a pensar que muchas cerrarían y que esto iba a ser un golpe mortal para muchas de ellas. Sorprendentemente las editoriales, especialmente las más pequeñas y las que más tenían que perder, optaron por ceder gratuitamente sus productos, libros, cómics, juegos de rol…, para que nos confinásemos en casa. Ese momento fue espectacular porque vimos cómo todo el mundo se volcaba,, por una vez, en buscar la satisfacción del ciudadano. Íbamos a salir de esta mejores, las cosas iban a cambiar… Pero, poco a poco, nos hemos ido encontrando con cierres aquí y allá de varias editoriales a las que, seamos justos, los ciudadanos que tan prontamente aceptamos sus cómics, libros y juegos gratuitamente luego hemos abandonado. La cultura es cara, a decir de muchos, pero más cara es su ausencia y ahora nos toca lamentar el anuncio de la marcha de una editorial más: Cazador de Ratas.

Aunque he buscado por nuestra web no he podido encontrar una reseña, publicada, de cualquier libro de Cazador de Ratas, algo que lamento profundamente, especialmente cuando sí he comprado en un par de ocasiones libros a la editorial (y releído su maravilloso y superrecomendable Tormenta de corazones en llamas en la noche salvaje de tu amor indómito, como también lo es El libro de las sombras apenas iluminadas por una velita blanca de un exmonje benedictino, ambos libros de Silvia Barbeito), pero es lo que tiene tener una web y las ansías de hablar de todo… que es imposible abarcarlo todo. Así que, vamos a comenzar a despedirnos de Cazador de Ratas, y si hay algún autor o libro que os interese de esta editorial, seguramente deberéis apresuraros porque el 31 de diciembre dejarán de estar disponibles.

A continuación os dejamos el comunicado que la editorial ha compartido a través de sus redes sociales.

Y comieron perdices

Hay días que parece que nunca llegarán, ¿verdad? Pues llegan. No son días tristes ni felices, son días diferentes, en los que sabes que es lo que hay que hacer por muchas razones, por todas las razones y, total, como dice el grandísimo Serrat: «Nunca es triste la verdad/lo que no tiene es remedio».

Comenzó como un sueño auspiciado por Marina Ivánovna Tsvetáyeva, se llama Cazador de ratas en homenaje a un poemario suyo. Ella creía en la cultura como un bien superior, como una apuesta social que convertiría a la gente en personas menos manipulables. Es lo mismo que perseguimos en todo este camino y por eso apostamos por autoras y autores en los que los grandes grupos no creían en principio (luego algunas nos han dado la razón), por géneros que no llegaban a las grandes masas, ni llegarán nunca de manera general, porque sí lo hacen en ejemplos muy concretos con nombres y apellidos.

Como editorial hemos sufrido lo mismo que ha sufrido la sociedad y eso nos ha hecho más rebeldes y humildes. Aprendimos a callar cuando había que hacerlo (en Twitter siempre), y a no pasar por el aro.

Han sido ocho años interesantes en los que hemos tenido a nuestro lado a los y las mejores, tanto a quienes escriben como a quienes leen.

Queremos agradecer esta andadura a quienes han pasado por aquí en algún momento de nuestra historia, pero especialmente:

ELIA BARCELÓ, María Zaragoza, Mauricio José Schwarz, Pilar Pedraza, Juanma Santiago, Virginia P. De la Puente, Silvia Barbeito, Felicidad Martínez, Lola Robles, Rudy Martínez, C.J. Nieto, Joe Álamo, Darío Vilas, Javier Trescuadras, Alberto Caliani, Maribel Medina, Miguel Aguerralde, Sergio Colomino, Manuel Amaro, Pepa Mayo, Maielis González, Pepe Maestro, Juan González Mesa, LM Mateo, el señor Salart, Beatriz Aragón, M.A. Argüez, Blanca Flores, Paco de Paula, David Jasso, Antonio Sach, Pedro Moscatel, Jesús Relinque, Juan Guinot, Juan Simeran, Sandra Becerril, Juan José Téllez, Aída Rodríguez Agraso, José Manuel Jaén Bernuz, Edu Cruz, Mariano Villarreal, Ángel Vela, Rocío Tizón, Óscar navas, Juana Rodríguez, Javier Miró y tantos y tantas que habéis sido y que ahora no recuerdo, pero sois piedra angular.

Permitidme que recuerde especialmente a Steve Redwood, del que solo publicamos un bolsilibro por algo que él y yo sabemos. Del que no pudimos despedirnos y nos sigue doliendo y haciendo reír cada vez que lo releemos.

Y quienes nos habéis apoyado siempre, creyendo en cada locura, en cada salto al vacío, en cada error que hemos cometido. No habría sido posible sin vuestros hombros.

A los amigos: Israel Alonso, Zeta, Marta Menéndez, la Lucas, Ángel de la Calle, Cristina Fallarás, Cristina Macía, Klaus, Maribel Abad, Hugo, Virginia Fernández, Jaime (Extravertida) José Antonio (Readuck), Pablo (Triskel), Rosi (la chunga), Paloma, Mariló…

A mi hermano Lolo, mi cuñada Mar y, sobre todo, a mi mujer por aguantar tanto, tanto, tanto.

A quienes se han matado para que todo cuadrara: Paco Mármol (porque contigo comenzó todo), Imanol, Carlos, Joaquín, Ali, Meli, Francisco, Sole…

Cazador de ratas entra en cese de actividad. El 31 de diciembre ya no existirá la editorial, ni podrán encontrarse nuestros libros.

La historia ha sido increíble y nunca se sabe dónde acabaremos.

De momento, nos vemos en la Feria del Libro de Cádiz y en Celsius. Después… siempre nos quedarán los bares.