**** 

A pesar de que parte del mismo argumento que “El salario del miedo” (Henry-Georges Clouzot, 1953) está considerado uno de los mejores remakes de la historia del cine porque lo que ofrece es una experiencia completamente distinta. A diferencia de aquella está rodada en color, en escenarios naturales de sudamérica y con una atmósfera sofocante que contribuye mucho a crear una irresistible tensión. Juega mucho con esa fisicidad y con un suspense creciente que surge tanto de la propia acción del relato como de unos personajes de los que se da las pinceladas justas para saber de dónde vienen y qué se juegan. Para mi gusto la intriga interna de la narración es su gran baza, lo que te hace pegarte al visionado con muchísimo interés de principio a fin. Y para los espectadores españoles un plus muy importante es ver a un Paco Rabal magnífico en su papel. La considero una película inmerecidamente olvidada y poco conocida, pero que merece mucho la pena sobretodo como entretenimiento (sólo las escenas con los camiones por los puentes ya merecen su visionado). Fue nominada en los Óscars al mejor guión.