Doomsday es la última producción, hasta la fecha, de Neil Marshall un director de culto que ha enamorado a ciertos sectores de la crítica, y a los fans del terror y del gore, con sus anteriores trabajos.

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/doomsday.jpg” porque contiene errores.DOOMSDAY
Director: Neil Marshall
Guionista: Neil Marshall
Cast: Caryn Peterson, Adeola Ariyo, Emma Cleasby, Christine Tomlinson, Vernon Willemse, Paul Hyett, Daniel Read, Karl Thaning, Stephen Hughes, Jason Cope, Ryan Kruger, Nathan Wheatley, Cecil Carter, Jeremy Crutchley, Rhona Mitra
Género: ci-fi post-apocalíptica
No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/puntuaciones/3_5.gif” porque contiene errores.

La verdad es que cuando leí las primeras reseñas de DOOMSDAY, la relacioné con algún videojuego de éxito (se nota que no soy aficionado a los mismos) tipo DOOM, que quería explotar el filón en su adaptación cinematográfica.

Pero como soy un cineadicto (Zangol puede dar fe de ello) e igual me trago “EXPIACIÓN” que “PARKING2” y disfruto con ambas, la puse en mi lista de “ir a verla al cine”.

Ayer fui con mi hijo, y disfruté como en las mejores épocas de películas como “THE WARRIORS” o “1997: RESCATE EN NUEVA YORK”; y no lo digo por buscar ejemplos de divertimento similar y cine palomitero, sino porque las dos películas son muestras “injustamente” no reconocidas de un cine de diversión que se realizaba en unos años en los que los efectos especiales no podían asumir el papel principal, y había que jugar con otras emociones del espectador.

Y las pongo como ejemplo también, porque DOOMSDAY bebe de ambas, como bebe de otras referencias de géneros diversos como “MAD MAX” (especialmente en su 3ª parte), “WATERWORLD” (pero en tierra seca), “28 DÍAS DESPUÉS”, “EL SEÑOR DE LOS ANILLOS” (vale, de ésta no tanto, pero algunas localizaciones y personajes – ya lo veréis – recuerdan mucho a la Tierra Media y a algunos de los habitantes y guerreros que la pueblan) y otras tantas.

Y ahí radica precisamente su peor defecto, que mezcla tantos géneros y tan diferentes p.e. SPOILER SELECCIONA PARA LEER
ver como los buenos escapan de un castillo medieval a 200 Kms por hora en un deportivo último modelo, chirría un poco
FIN SPOILER que no acaba de dar una sensación de coherencia y unidad narrativa, y en algunos momentos parece una deslabazada sucesión de ideas, como si el guionista hubiera puesto una detrás de otra, situaciones sacadas de las películas que forman su DVDteca personal.

A pesar de esto, la película funciona al nivel y para el público a que va destinada, a saber, diversión sin excesivas pretensiones para una tarde de verano.

De cualquier manera, el Director – Neil Marshall – ya había dado muestras del tipo de cine que le gusta con producciones como “THE DESCENT” o “DOG SOLDIERS”, por lo que nadie debería sorprenderse por lo que va a ver.

El guión es sencillo, un virus asola el Reino Unido en la época actual y su foco (Escocia) no tiene más remedio que cerrarse aislando a la población (ahí hay reminiscencias que van desde el “TIERRA DE NADIE” de la colección de BATMAN hasta las recientes “28 DÍAS DESPUÉS” y su secuela). Una niña es salvada en última instancia (Rhona Mitra, la protagonista, vista en “SHOOTER: EL TIRADOR” y que próximamente veremos en la tercera parte de “UNDERWORLD”).

25 años después, el virus aparece de nuevo en Londres, mientras satélites espías han descubierto que en Escocia hay supervivientes, cuando todos deberían estar muertos, por lo que el gobierno inglés (o mejor dicho, los que mueven los hilos) envía a un grupo al cargo de Mitra a intentar hacerse con un posible antídoto al interior del territorio que aislaron años atrás (ahí esta el “1997” de Carpenter).

A partir de la entrada del grupo en Escocia, la acción se sucede sin parar, con una espectacular ambientación de culturas “tribales” que han aparecido dentro del mundo, todas violentas y feroces (y ahí aparece claramente la saga de “MAD MAX”, que alcanza su máxima similitud en la persecución automovilística final, con esos coches “calcados” de “MAD MAX 3” y de los vehículos acuáticos de “WATERWORLD”).

Los personajes son bastante típicos, destacando por encima de todos, a la protagonista, una digna heredera, que bebe de las fuentes de la Ripley de “ALIEN” o de las protagonistas de “RESIDENT EVIL” o “UNDERWORLD” (no por nada, ha sustituido a la buenorra de la Beckinsale) y, especialmente, al malo más malo que se ha visto últimamente en una producción de este tipo, un SOL (ese es su nombre, aunque aquí sirva para un juego de palabras puesto “a huevo”) muy carismático (ojo a este actor fetiche de Marshall que ya intervino en sus producciones anteriores – Craig Conway, que borda su papel haciéndolo totalmente creíble en su locura excéntrica y desenfrenada) que llena la pantalla en cuanto aparece SPOILER SELECCIONA PARA LEER atención a su salida al ruedo a ritmo de canciones archiconocidas de la cultura musical inglesa, que no tiene desperdicio FIN SPOILER y al que es una pena que no volvamos a ver, y es que la película deja un final abierto a posibles continuaciones (como casi todas las producciones actuales de este tipo) que, en caso de haberlas, no podrán contar con el malo.

Además, cuenta con el aliciente de ver a dos pesos pesados como Bob Hoskins y Malcom McDowell, que aún venidos a menos, siempre satisfacen en sus intervenciones (especialmente el primero), y a un Adrian Lester (uno de los protagonistas de la nueva serie de la BBC – “BONEKICKERS”, otra recomendación) que se destapa como secundario de películas de acción.

Hay que reconocerle al director el poco uso de los efectos especiales de los que cualquiera puede echar mano hoy en día (algo que tampoco es nuevo en él, puesto que ya lo hizo en sus dos producciones anteriores) queriendo darle más importancia a la acción pura y dura que a los fuegos de artificio.

Sin quererla comparar a obras del género de Carpenter o Miller o Hill, puede acabar quedando en el imaginario colectivo como una obra de referencia menor, pero de culto para un determinado espectador, como en su día lo fue (o al menos, yo la recuerdo como tal y con mucho cariño) “THE WARRIORS”, excepcional film de bandas callejeras de finales de los años 70 que filmó un espléndido Walter Hill y que recomiendo también recuperar a todos aquellos que no la han visto.

Finalmente, advertir que la película contiene escenas violentas que incluyen decapitaciones, cremaciones y otros varios, aunque en vista de lo que nos espera con “PUNISHER”, seguro que no le llega ni a la altura de los talones.

RECOMENDABLE para obsesos de futuros apocalípticos (MAD MAX, WATERWORLD)
PARA LOS QUE BUSCAN ALGO EN UN GUIÓN DE CINE, ABSTENERSE