La editorial La Factoría de Ideas ha tenido que salir al paso de un rumor que circulaba con fuerza entre los mentideros de la red, donde se anunciaba el inminente cierre del negocio.

lfdi2Los aficionados a los juegos de rol hace tiempo que andan con la mosca detrás de la oreja con la política editorial de La Factoría de Ideas, que ha dejado progresivamente de lado la explotación de las lineas de juegos de rol de las que aún mantiene las licencias y se ha centrado, casi exclusivamente, en su linea de literatura. Y el enfado no es tanto por el hecho de haber elegido un producto más rentable como los libros, que están editando muy bien, con formatos muy dignos, con precios ajustados y fechas de publicación coherentes, sino porqué las licencias de los juegos de rol siguen en sus manos y, pese a no publicar nada de nada, no permiten que otras editoriales puedan hacerse con esos derechos y publicar el material que los aficionados desean ver en las tiendas. Retienen la licencia, vamos.
Sea como sea, el rumor que empezó a correr no parecía muy lógico: es público y notorio que La Factoría está eligiendo bien los libros que edita y que estos se están vendiendo bien. Los bulos hay que cortarlos de raíz, y así lo hicieron los responsables de La Factoría de Ideas en los foros de Sedice:

Nada más lejos de la realidad que La Factoría de Ideas vaya a cerrar. En estos momentos se encuentra en uno de los momentos, económicamente hablando, más boyantes de su historia.

No en la de la publicación de juegos de rol que, de manera lamentable, se ha venido abajo. No solo la nuestra, sino la industria al completo.

Afortunadamente, y con visión de futuro, en 1999 comenzamos la diversificación hacia la narrativa. En ese año empezamos nuestras colecciones de ciencia ficción, fantasía y terror, para después ir añadiendo novela histórica y novela negra, hasta el presente, en que ya editamos bestsellers y hasta literatura general y romántica.

Hemos colocado varios libros entre los más vendidos en las listas de ámbito nacional (con más de 100.000 ejemplares de alguno de ellos) y en estos momentos tenemos una producción de unos 80 libros al año, frente a la programación de 10 de rol en el mismo periodo de tiempo. Justo al contrario que cuando comenzamos.

Puzzle cerró como contenedor de los proyectos de bolsillo de varios editores debido a que cada uno preferimos seguir por nuestro lado la aventura de ese formato. Ahora mismo de nuestra colección de bolsillo llevamos 8 libros publicados y alguno de ellos ha entrado entre los 10 más vendidos en España, con más de 30.000 ejemplares facturados.

Agradezco al co-administrador del foro que nos avisó que estaba circulando este bulo por aquí. Es la típica cosa que comienza como anécdota y termina apareciendo en todas partes.

Gracias también a los que, a pesar de todo, siguen confiando en nosotros.

¡¡Por cierto!!…  La argentina Matilde Horne, la traductora al castellano de El Señor de los Anillos (además de obras de Ray Bradbury, Ursula K. LeGuin, Stanislav Lem, Brian Aldiss, Christopher Priest, Doris Lessing,…) falleció recientemente en Ibiza a los 94 años de edad.

 


Juan Carlos Poujade: 

En primer lugar mi agradecimiento a Vic, que me ha avisado que se estaba debatiendo este tema aquí. 😉

Me encantaría responderos de manera pormenorizada a todos y cada uno de vuestros argumentos, aunque ya Vic ha dado en clavo con bastantes de las razones reales por las que el mercado está así.

Podría deciros que las editoriales que se están montando nuevas son de aficionados (sin ánimo de ganarse la vida con el rol); que cada vez se publica menos (solo tenéis que mirarnos a nosotros, a Devir o a Edge, por no hablar de las editoriales que han cerrado); que hemos intentado miles de fórmulas para sacar adelante las líneas (desde precios más baratos, recopilaciones, reimpresiones, tiradas pequeñas, enanas y miserables) y nada de eso ha funcionado; que qué más nos gustaría a nosotros que el rol siguiera funcionando como antes (¿pensáis de verdad que si fuera rentable no seguiríamos sacando 120 libros al año como en los buenos tiempos?); incluso podría comentaros que no estamos reteniendo ninguna licencia por "fastidiar" (ahí tenéis los ejemplos de Leyenda de los cinco anillos, Warhammer, Ánima —que nos ofrecieron primero a nosotros—, etc. etc. Simplemente son derechos caros a los que seguimos sacando un rendimiento económico.

Claro que nada es como antes… Preguntad cuántos libros de rol se publican de las series abiertas de Edge, de lo que no es D&D de Devir… Y veréis la realidad del mercado.

Podría deciros todo eso y no solucionaríamos nada. Porque todo eso ya es pasado y el futuro se presenta negro. Mirad a vuestro alrededor.

¿Y sabéis qué es lo más lamentable? Que nos lo hemos cargado nosotros solitos (me incluyo, como aficionado que soy al rol). ¿Cómo? Sencillo. Acudid a una tienda de rol de las de siempre, o a una tienda de discos… Antes de cada libro vendíamos 400, 500 ejemplares mínimo, con picos de 1.500. Cuando comenzó la "fiesta" del emule, y mucha gente por putear, ir contra "el poder establecido", porque era gratis, porque sí, o porque le hacía gracia, se dedicó a escanear las ampliaciones, e incluso los básicos, porque no veía justos los precios, los formatos, las ediciones, o simplemente porque era gratis… comenzó a cavar la tumba de una afición ya muy tocada por el asunto del famoso "asesinato del rol".

Y hasta aquí hemos llegado. De las últimas ampliaciones hemos vendido 100, 200 ejemplares, perdemos dinero editando, pero seguimos haciéndolo por amor y respeto a todo lo que nos dió el rol, profesionalmente hablando.

¿Que habría soluciones? Es probable, aunque lo dudo. En cualquier caso, si alguien tiene alguna a mano, que sea realista, que me la comunique, por favor, porque soy el primer interesado en publicar cuantos más juegos de rol, mejor.

Gracias por llegar hasta aquí La Factoría de Ideas no cierra. La Factoría de Ideas no cierra