Planeta DeAgostini publicó el mes pasado el sexto volumen de la excelente Los Muertos Vivientes, serie en la que vemos cómo un pequeño grupo de humanos intentan sobrevivir en un mundo poblado por zombies… sin perder su humanidad.

 

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/comic/muertosvivientes06.jpg” porque contiene errores.Los muertos vivientes Nº 06: Esta triste vida     
Guión: Robert Kirkman
Dibujo: Charlie Adlard
Tinta: Charlie Adlard, Cliff Rathburn
Color: Blanco y negro
Formato: Libro rústica, 136 págs.
Precio: 7,5 €

 

Imagen activa

 

En anteriores números vimos cómo Rick despertaba de un coma para descubrir que toda la sociedad civilizada se ha venido abajo al ser atacada por un ¿virus? Que ha convertido a la práctica totalidad de la población de los Estados Unidos en zombies. Rick, a pesar de todo, no se desanima y consigue encontrar a su familia y a algunos supervivientes con los que vagabundea en la búsqueda de un nuevo hogar. Hogar que encuentran en un centro penitenciario donde comenzarán a vivir de nuevo.

En el anterior volumen vimos como Rick, Michone y Glen partían hacia un puesto de la guardia nacional que se encuentra en las postrimerías de la cárcel en la que residen con la esperanza de encontrar ayuda y supervivientes, pero al llegar allí son hechos prisiones y Rick es mutilado por el dirigente de esta nueva comunidad quien también viola y maltrata a Michone.

En este sexto volumen, “Esta triste vida”, vemos como volverán a reunirse, e intentarán escapar de sus captores sin perder demasiados trocitos de su alma.

Los Muertos Vivientes es uno de los, dos, mejores trabajos de Robert Kirkman. Para mi esta serie es totalmente rompedora e innovadora, el trabajo de reconstrucción de personalidad que realiza con cada uno de los personajes que pueblan la serie es sencillamente brillante. Espacio aparte merece Rick, el protagonista de la serie, puesto que Kirkman le hace cargar con tantos golpes que… es intrigante saber cómo reaccionará ante su mutilación y los temores de que el hijo que espera su esposa no sea suyo…

Y para colmo los cadáveres de los zombies son más pesados… ¿qué nueva tortura estará tramando Robert Kirkman? Tendremos que esperar, con impaciencia, al próximo volumen. Seguro que merece la pena.

Pero Los Muertos Vivientes no son sólo su guionista, la serie no hubiese funcionado tan bien si a los lápices no estuviese un artista como Charlie Adlard que dota con su estilo realista y con la expresividad que sabe imprimir a los personajes.

Finalmente hay que darle un tironcillo de orejas a Planeta de Agostini por haber tardado tanto tiempo en publicar, muy bien, eso sí, este, hasta la fecha, último volumen de Los Muertos Vivientes. ¡No se nos puede hacer esperar tanto! Está serie es demasiado buena como para esperar al próximo volumen.

Absoluta e indiscutible lectura.