Hace un tiempo nos enteramos de que Glénat había licenciado el manga Kimagure Orange Road (Johnny y sus amigos) y que, por lo tanto, iban a publicarlo en España. Gran noticia.

Tengo que reconocer que, desgraciadamente, nunca pude seguir Johnny y sus amigos en su emisión de Tele5 y que tampoco conseguí echarle el guante encima al manga que publicó Norma. Pero había oído maravillas de un manga que, tras mis incursiones con Video Girl Ai, Love Hina o Bateadores, estaba deseando poder leer.  Estaba entusiasmado ante la posibilidad de, por fin, poder leer este manga.

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/comic/glenat/small_kimagure_orange_road.jpg” porque contiene errores.

Pero ayer, vía Tirafrutas, nos despertamos con la noticia de que, “por el momento”, tan sólo se iba a publicar en catalán. Y, pues mira, como que jode “un poco”.

Quiero decir, puedo entender que cuando Glénat anunció que iba a publicar Muscleman optasen por hacerlo en catalán dado que, prácticamente, tan sólo se vió en ese idioma. Era lógico pues ir primero a por el público catalanoparlante. ¿Jorobaba no tenerlo “aún” en español? Pues no especialmente, al menos no demasiado, confiaba en que, con el tiempo, saldría en español. Bueno, eso era hace 1 año y 9 meses, ahora, la verdad, es que no tengo esperanza alguna de verlo publicado en español, total, como la propia Glénat dijo “el catalán no es difícil de entender, por lo que ello no es ninguna traba para que todos nuestros amigos/as puedan unirse a la musculmanía

Sí, igualito de fácil que el italiano, el gallego, el portugués o el francés. Todos tienen una cosa en común y es que, de diez palabras, con suerte, entiendes cuatro. ¡Y eso que son lenguas “hermanas”, con un pasado común y con cercanía geográfica! Que sino…
NOTA: quizás exagero un poco en mi comparativa, pero exactamente igual que exagera Glénat en su declaración de que el "catalán no es difícil de entender"… pues, chico, ¡yo que creía que era otro idioma!

En fin, que, bueno, entiendo que Muscleman saliese, primero, en catalán para, después, salir en castellano… pero aún estamos esperando…

Por eso, leer que Kimagure Orange Road (Johnny y sus amigos) se va a publicar primero en catalán y “en un futuro próximo” en castellano me toca muchísimo la moral. No porque desconfíe de la palabra de Glénat, ¡qué va!, (1 año y 9 meses y Muscleman sigue, únicamente, en catalán). Sino porque entiendo que una editorial debe buscar que un producto sea rentable y, para eso, debe dirigirse al público mayoritario potencial.

En el caso de Muscleman eso se traducía en los catalanoparlantes, eso es cierto, pero en el caso de Kimagure Orange Road (Johnny y sus amigos) eso NO es así. El público potencial mayoritario es el castellanoparlante. Y es el público que se va a marginar.

No quiero entrar en temas de política ni en por qué es más barato el manga en catalán que en castellano cuando, a priori, la tirada mayor sería en castellano. Eso me da igual y no viene al caso.

Podría decir que todo catalanoparlante es también castellanoparlante y que, por lo tanto, lo más lógico es publicar primero es castellano o, en su defecto, simultanear ambas ediciones.  Pero me conformaré con decir que, dios no lo quiera, si las ventas en catalán de Kimagure Orange Road (Johnny y sus amigos) fracasan en su minoritaria apuesta por el catalán, Glénat habrá castigado por igual a los lectores catalanoparlantes y a los castellanoparlantes, pero sin que estos últimos hayamos podido siquiera leer una viñeta de Johnny y sus amigos, algo que sí podrían hacer los catalanoparlantes en cualquiera de las otras hipotesis editoriales (simultanear o comenzar la edición en castellano, cualquiera me parece más válida que la que han tomado, aunque la mejor es simultanear, qué duda cabe)

Así que muchas gracias señores de Glénat, sigan así, erosionando poco a poco la buena imagen que tenían. Gracias por discriminarme por no saber catalán, ya me preocuparé de discriminarles yo a ustedes a la hora de comprar mi próximo comic o manga.

Y ahora le cedo el turno a Noren, catalanoparlante, para que me "ponga en mi sitio" Guiño