El conseller de Cultura de la Generalitat de Catalunya, Ferran Mascarell, ha anunciado que, a causa de la crisis económica y de los recortes de presupuesto de su departamento, el futuro Museo del Cómic que se iba a ubicar en Badalona queda congelado y sujeto a reestudio.