De vez en cuando no viene mal desintoxicarse de tanta lectura sobre cifi, fantasía o terror, así que, aconsejado por una buena amiga, me leí "Wilt", un libro de Thomas Sharpe. Un clásico de la comedia británica que nos muestra hasta dónde puede llegar el absurdo de una vida sin otro propósito que el vivirla.

 

https://www.via-news.es/images/stories/libros/anagrama/wilt.gifWilt
Sharpe, Tom
252 páginas
Colección Contraseñas
Traducción J.M. Álvarez Flórez
8.00 €
https://www.via-news.es/images/stories/puntuaciones/4_5.gif
{xtypo_quote} Henry Wilt lleva trabajando diez años como profesor secundario en el Departamento de Humanidades, y todos estos años le llevan rechazando el ascenso. Otros doce lleva casado con Eva Wilt. Ambos, ya están hartos el uno del otro. A Wilt le han entrado muchas veces ganas de matarla, se divierte en diferentes hipótesis para efectuarlo cuando va a pasear al perro.+{/xtypo_quote}
Henry Wilt ha pasado toda su vida sin más pena que gloria, y, desde hace ya varios años la pasa junto a su esposa, Eva Wilt, una mujer entusiasta… de 40 ó 50 actividades distintas. Alguien capaz de entusiasmarse con actividades durante breves periodos de tiempo, arremeter contra la última moda con fervor fanático tan sólo para abandonarla, cansada de ella, a los pocos días… Un matrimonio infeliz del que Wilt no obtiene mayor placer que el planear cómo asesinar a su esposa en los largos paseos con su perro.

Tampoco es que en el trabajo Wilt encuentre algo de placer, trabaja en una escuela donde se intenta conjugar la literatura y oficios nobles como la construcción, lo que, obviamente, nos ofrece una serie de divertidas, para el lector, clases donde los “yeseros”, “impresores”, “carniceros”, etc del futuro consiguen volver locos a sus profesores. Wilt es un experto en manejarse en las clases más difíciles, aunque, paradójicamente, esto, junto a su falta de valor a la hora de plantar cara a sus superiores, hace que no haya obtenido su merecido ascenso en años.

https://www.via-news.es/images/stories/libros/anagrama/wiltmovie.jpgEn cuanto a sus amigos, la cosa no anda mucho mejor, ya que la mayoría se pregunta únicamente “¿cómo es capaz de soportar Wilt a su mujer? Esa fuerza de la naturaleza… del caos”… Naturalmente la respuesta viene aparecerá al final del libro, cuando conozcamos más a fondo el carácter de Wilt y el de Eva. Así que poca gente se extraña cuando Eva desaparece y la policía comienza a sospechar que Wilt la ha asesinado y arrojado a uno de los pilares del nuevo edificio que se está construyendo en su escuela.

La verdad es que Wilt se emborrachó, vistió a una muñeca hinchable con la ropa de su mujer y la arrojó a ese pilar que acaba de ser rellenado con 20 toneladas de hormigón. Pero la policía está segura, es cuestión de esperar a que Wilt confiese, ¿cuánto puede costar que un maestro de segunda confiese? ¿Qué alguien que durante años ha soportado a sus alumnos ceda ante las depuradas técnicas policiales?… pues, sinceramente, no hay muchas posibilidades, la verdad, Wilt se descubre como un auténtico hueso difícil de roer.

Me ha sorprendido muy gratamente el humor que destila Wilt, humor hacia el propio Wilt, hacia su esposa, hacia la sociedad, el sistema educativo británico, los alumnos de Wilt, sus compañeros profesores (que, sinceramente, darían para una novela), la policia y su obstinación por descubrir “mentes criminales”… innumerables situaciones a las que Sharpe les saca partido con maestría. Da gusto ver cómo utiliza el sentido del humor británico para arremeter contra sí mismos, ironía y sátira a partes iguales para regalarnos una maravilla de comedia que logrará arrancarnos varias carcajadas.

Naturalmente Sharpe se vale del absurdo de la propia sociedad británica de la época, finales de los años 70, para retratarla y parodiarla, para darle una vuelta de tuerca, bueno, un par de vueltas de tuerca, y para divertirnos con las ridículas ocurrencias de Wilt, de su mujer, de los profesores y de los policías. Una situación que sobrepasa el ridículo más espantoso es llevada con un pulso firme hasta su inevitable conclusión. Con muchísimas carcajadas por el camino.

Por cierto, no puedo dejar de comentar que existe una película (http://en.wikipedia.org/wiki/Wilt_(film)), británica, que adapta la novela y que debí ver en algún momento, hace años, ya que muchas de las situaciones vividas por Wilt me sonaban familiares, y como no tengo esposa alguna a la que fantasee con asesinar… Naturalmente, cómo no, el libro le da cien vueltas a la película.

Así que, si en algún momento queréis saber de dónde sacó Terry Pratchett su inspiración para Mundodisco, si queréis leer algo un poco más “cultureta” o socialmente aceptado que la fantasía más interesante… podéis probar suerte con Wilt, os reiréis, y además tendréis que explicar que no, que aunque la portada sea rosa y aparezca una muñeca hinchable en ella… bueno, la verdad es que el libro da para mucho.