Scott Snyder estaba calentando motores antes de aterrizar en la cabecera de Batman con el Nuevo Universo DC. De hecho antes trabajó en Detective Comics, en una más que interesante etapa de once números que ECC Ediciones ha recopilado en dos tomos: «Batman Espejo Oscuro» y éste, un trabajo excelente en compañía de Francesco Francavilla.

 

Batman: la llave maestra
Edición original: Detective Comics núms. 876 a 881 USA
Guión: Scott Snyder
Dibujo: Jock, Francesco Francavilla
Color: David Baron, Francesco Francavilla
Formato: Libro cartoné, 168 págs. color.
17,5€

A raíz de un extraño delito cometido en las oficinas de la entidad financiera más poderosa de Gotham City, Batman inicia una investigación tendente a desenmasacarar a los responsables del macabro y pintoresco suceso. Como consecuencia de sus pesquisas, Dick Grayson se topa con una nueva generación de criminales relacionados con el lavado de dinero procedente del contrabando. A su vez, James Gordon continúa preocupado por el regreso de su hijo, cuya presencia evoca oscuros episodios del pasado. Numerosas preocupaciones a las que añadir… ¿la reaparición del Joker?

El guionista Scott Snyder, creador de la colección American Vampire, afronta las entregas de la cabecera Detective Comics previas al inminente relanzamiento del Universo DC. Para ello, cuenta con la inestimable colaboración de dos extraordinarios dibujantes: Jock –Los Perdedores– y Francesco Francavilla –Scalped–; un equipo creativo de garantías que finaliza su brillante estancia en la colección con los arcos argumentales recopilados en el presente tomo.

Antes del Nuevo Universo DC y de qué Scott Snyder deslumbrase a propios y extraños con su trabajo en Batman (ayudado en parte por la gran labor realizada a los lápices de Greg Capullo) ya había trabajado con el el alter ego de Bruce Wayne en la serie Detective Comics a lo largo de la etapa previa al cambio de universo. ECC Ediciones ha recuperado esa etapa en dos volúmenes, el ya reseñado Batman: Espejo Oscuro y este Batman: La llave maestra, continuación directa de los sucesos narrados en el primer volumen en el que se responderá a la pregunta de quién está detrás de los sucesos acaecidos en los últimos 11 números de la serie Detective Comics, y la verdad es que,  aunque no resulte una sorpresa, es muy interesante ver cómo Snyder va desarrollando la trama a lo largo de estos números, incrementando las dudas que existen sobre el hijo del comisario Gordon a la par que van apareciendo personajes como Sonia Zucco, hija de Tony Zucco (el asesino de los padres de Dick Grayson, Batman en activo en estos dos volúmenes), el Tratante (en el volumen anterior) o el Joker. Por cierto, y como curiosidad, os diré que como nueva demostración del lío que es el Nuevo Universo DC vemos como la continuidad de la familia Batman sí se mantiene (y es que James Gordon Jr aparece como personaje recurrente en el volumen Disciplina y Castigo de la serie del Escuadron Suicida), al contrario de lo que sucedía en el resto del UDC.

Pero volviendo a la historia, y a pesar de que se veía venir quién es la mente maestra tras estos ataques, debo confesaros que el tomo está tan bien escrito que entretiene y te hace estar pendiente de saber si realmente James Jr es el monstruo que su padre teme o se ha reformado y dejado atrás una etapa oscura de su vida en la que tenía aterrorizada a su familia. Sea como sea hay que reconocerle a Snyder lo bien que lo lleva y cómo es capaz de hacernos dudar.

Por otra parte, y es una lástima, me gusta la idea del legado de DC Comics, aunque no lo estén explotando como se debería en los últimos tiempos, pero me gusta ver a Dick tomar el manto de Batman y demostrar que no sólo lo haría bien, sino que sería un tipo de Batman distinto.

Sobre el dibujo, bueno, aunque Jock (Los Perdedores) sólo dibuje 4 números aún podemos seguir disfrutando de su trabajo y de su dibujo, espectacular e impactante, con unos planos   espectaculares. En contraposición de estilo tenemos a un refrescante Francesco Francavilla (Zorro y Black Panther), perfecto para las distancias cortas con una narración muy expresiva que nos transmite toda la tensión que Snyder quería ver reflejada. Una combinación de autores y estilos que funciona a la perfección con la historia.

En cuando a la edición de ECC, dejando aparte la elección del cartoné para estos dos tomos (que es algo que va por gustos, a mi me gusta) hay que reconocer que me encanta que añadan una galería de bocetos y dibujos de ambos autores comentada (al estilo de lo que sucede en los tomos de Invencible), me gusta que se procure incluir siempre algún artículo y que, en esta ocasión, nos incluyan unas pocas páginas del guión, 

Así que, sí, Batman: Espejo Oscuro y Batman: La llave maestra son dos volúmenes que merecen la pena, y mucho, cuentan con una muy buena edición y con una historia y dibujo de calidad.