El 3 de febrero de 2023 se estrenó en nuestro país la última adaptación a la gran pantalla de los eternos personajes galos Astérix y Obélix. Casi al mismo tiempo Salvat nos ofrece su versión en formato cómic, titulada “Astérix: El reino milenario“.

Una princesa china llega a la aldea de los irreductibles en busca de ayuda, de manera que a Astérix y Obélix no les queda más remedio que viajar a un país muy lejano para ayudarla a ella y a su pueblo.

1967 fue el año de la primera aparición de los personajes creados por René Goscinny y Albert Uderzo. Las salas de cine estrenaron “Astérix el Galo“, una adaptación de su primer álbum que no contaba con el consentimiento de los creadores, realizada a iniciativa de Georges Dargaud. Un año después “Astérix y Cleopatra” sí tuvo el beneplácito de Goscinny y Uderzo y fue un éxito sonado en los cines de Europa. Desde entonces, los revoltosos galos visitarían la gran pantalla hasta contar con un total de catorce películas en su haber. Ahora nos llega la decimoquinta, dirigida por Guillaume Canet y titulada “Astérix y Obélix y el reino medio“.

Ya hace días que este tipo de producciones pasan desapercibidas en las salas de cine, siendo la pequeña pantalla las que las populariza en mayor o menor grado. “Astérix y Obélix y el reino medio” es una producción modesta que cuenta con un buen reparto y argumentalmente, remite a la comedia clásica francesa. Curiosamente, su adaptación al cómic cambia ligeramente la traducción del título. Ahora es “Astérix: El reino milenario” que resulta más exótico de todas todas. Hay cambios y recortes, como no podía ser de otra manera. Los dibujos de Fabrice Tarrin están en la línea de Albert Uderzo y son realmente vistosos.

En este traslado han optado por seguir la tendencia de otros álbumes ilustrados con texto de apoyo, como “Astérix: El menhir de oro” o “Astérix: El secreto de la poción mágica“, este último también de Olivier Gay y Fabrice Tarrin, basado en la película de animación por ordenador del mismo nombre. Así, los coleccionistas de Astérix están acostumbrados a recibir este tipo de productos, ya sea una revisión de un libro-disco o adaptación de una película. El hecho de no contar con viñetas y un formato tradicional avisa de la posible premura con la que cuentan los autores a la hora de afrontar estos encargos.

El argumento nos cuenta que estamos en el año el año 50 A. C.Una aldea por todos conocidos resiste al invasor romano. Su arma secreta es una poción mágica creada por el druida Panorámix que otorga a los habitantes fuerza sobrehumana. Obéliz no necesita beberla, pues de pequeño cayó en la marmita. En cambia, Astérix, que necesita hacer uso de ella, se lo está replanteando ya que de repente le ha dado la neura por llevar una dieta equilibrada a base de verduras y que no incluya la poción, que a saber cómo de perjudicial puede resultar para el organismo. Desde ese momento, los dos amigos estarán  a la greña por este dietético asunto.

Mientras, la Emperatriz de China acaba de ser encarcelada tras un golpe de Estado incitado por Dang Sin Kuing, un príncipe traidor. Ayudada por Granodemaíz, el comerciante fenicio, y su fiel guardaespaldas Wang Tah, la única hija de la Emperatriz, la Princesa Fo Yong, huye a la Galia para pedir ayuda. Nuestros dos inseparables galos aceptan ayudar a la Princesa a salvar a su madre y liberar a su país. Y así comienza un gran viaje y aventura rumbo a China. Pero César y su poderoso ejército, sedientos de una nueva conquista, también se dirigen hacia el Reino Medio…

La comedia que caracteriza a esta obra se ofrece en dos escenarios, siendo la más afilada la que compete a César y a Cleopatra, que siguen con su atribulado idilio mientras Biopix redacta en un pergamino la vida y obras del emperador. En el lado de los galos, es Granodemaíz el más cómico de los personajes. Es el sobrino del mercader fenicio Espigademaíz, que se ha teñido de rubio para parecerse a sus admirados galos y así ganarse el amor de la Princesa. En este sentido, será Astérix quién se sienta atraído por ella, dejando a la guardaespaldas para Obélix, que de quien poco a poco crece su admiración por ella. Sobre todo cuando la mujeres usa sus técnicas de Kung Fu para mamporrear a los enemigos, que no son otros que los romanos y sus malvados aliados chinos, comandados por Dang Sin Quin.

En definitiva, “Astérix: El reino milenario“, que editorial Bruño-Salvat nos ofrece en formato álbum de tapa dura, es una historia ligera pero con toques muy divertidos y espléndidas ilustraciones. La princesa magnánima condena a los traidores a limpiar la Gran Muralla, en una imagen que recupera un chiste muy usado por Francisco Ibáñez en su Mortadelo. ¡Pura comedia!

Astérix: El reino milenario
Guión: Olivier Gay
Dibujo: Fabrice Tarrin
Fecha de publicación: Febrero de 2023
Formato: Cartoné. Color.
Páginas: 48
Precio: 12,95 euros