*****

Monumental sorpresa la que me llevé con esta serie de animación franco-estadounidense que me vi dos veces seguidas. Dividida en tres actos de tres episodios cada uno se sitúa en un ¿futuro? en el que asistimos al conflicto durante varios años de los habitantes de dos ciudades: Piltover y Zaun, una en las alturas con todo tipo de lujos, donde viven los gobernantes y otra en el subsuelo, sin recursos y con la ambición mantenida de rebelarse ante la opresión. Pero es mucho más que eso pues incorpora temáticas fantásticas y de ciencia-ficción y, dirigida a un público no infantil, plantea temas profundos con tono político-social como la desigualdad o la corrupción y otros que derivan de los conflictos de los personajes y tienen que ver con la ambición, el desafecto o incluso la génesis de la demencia. Con un diseño de caracteres y una animación sobresalientes e impactantes que le otorgan un enorme poderío en lo visual, esta serie es además un collage de propuestas argumentales a cual más atractiva, con mucha garra, con una profunda intensidad dramática y gran capacidad para sorprender. No se puede pedir más. Fantástica.