Han pasado demasiados años desde la primera vez que oí hablar de la historia de Alan Moore¿Qué sucedió con el Hombre del Mañana?“, por fin he podido leerla y comprobar que todo lo bueno que había leído y oído era totalmente cierto.

 

https://www.via-news.es/images/stories/comic/ecccedicones/GAS_alan_moore.jpgAlan Moore: ¿Qué sucedió con el Hombre del Mañana? Y otras historias
Guión: Alan Moore
Dibujo: Curt Swan, Dave Gibbons, Rick Veitch
Edición original: Superman núm. 423 USA, Action Comics núm. 583, Superman Annual núm. 11 y DC Comics Presents núm. 85 USA
Formato: Cartoné, 128 págs. A color.
14,95 €

A mediados de los ochenta, el joven Alan Moore recibió el encargo de escribir la última historia del Hombre de Acero, pero lo aceptó a su manera: amenazando al venerable editor Julius Schwartz con matarle si no se lo asignaba. Era el epílogo a la versión clásica del personaje, ¿Qué fue del Hombre del Mañana?, y se publicó en los núms. 423 de Superman y 583 de Action Comics. No es lo único que recopila este volumen: también contiene el Annual 11 de Superman (Para el hombre que lo tiene todo…) y la aventura con la Cosa del Pantano del núm. 85 de DC Comics Presents (Los confines de la jungla). Una trilogía imprescindible para todo seguidor de Superman, de Moore o de ambos iconos del cómic.

Para un joven lector de cómics como yo, en los años 90, oir hablar de la historia “¿Qué sucedió con el Hombre del Mañana?” de Alan Moore tenía cierto aire de leyenda, era imposible de encontrar y mi querido amigo Gustavo no dejaba de decirme que era una maravilla de historia, que Moore había sentado cátedra en esos cómics y bla bla bla. Curiosamente no me los quería dejar “no se fuesen a estropear”, motivo por el que he tardado tantos años en leer las últimas historias pre-Crisis de Superman, lo que se ha dado en llamar “¿Qué sucedió con el Hombre del Mañana? Y otras historias”… y no ha habido mejor manera de descubrir que hay mucha calidad en algunas de las historias pre-Crisis de DC, de hecho, y ateniéndonos a este volumen se podría decir que hay muchísima. Naturalmente no es algo que deba sorprender a nadie, sobre todo porque hemos visto ediciones de material pre-DC de gran calidad en manos de otras editoriales. Pero que estos cómics de Alan Moore tengan tanta calidad como para ensombrecer, completamente para mi gusto, la versión actual del personaje con un derroche de imaginación y originalidad al alcance de muy pocos escritores. Moore, cuando escribe “para todos los públicos”, es el mejor guionista de todos los tiempos, y si está motivado, como era el caso, es imbatible.

Según cuenta la leyenda Alan Moore llegó a amenazar de muerte a su editor si no le daban a él la oportunidad de guionizar estos cómics, los destinados a contar las últimas historias del Superman previo a las Crisis en Tierras Infinitas. Un encargo que, para algunos autores, hubiese supuesto un trabajo sin más y que Moore elevó a la categoría de arte, narrando los distintos finales que Superman viviría, ya sea por culpa de un intento de venganza de Mongul a través de una exótica flor llamada Piedad Negra, un reencuentro con  o a través de un maquiavélico plan de Brainiac y Luthor. Lo de menos es cómo “muere” Superman, sino cómo Moore se las apaña para homenajear tan noble y sentidamente al exponente máximo de un género con el que no acaba de estar contento, a pesar de ser el guionista que nos ha ofrecido las mejores historias del cómic de superhéroes… y, posiblemente, de Superman, ya sea las contenidas en este volumen o en otras editoriales (MiracleMan, Supreme, Tom Strong…). Demostrando su creatividad y lo capaz que es de explorar el género más allá de lo demostrado por otros autores, de su época o posteriores.

Y el apartado gráfico no es menos suculento, autores como Curt Swan, Dave Gibbons, George Pérez y Rick Veitch nos demuestran que en DC se tomaron esto muy en serio, aunque es Curt Swan el autor que más destaca en este volumen, y es que estos números también sirvieron de homenaje a un artista responsable de crear a Supergirl y que desarrolló gran parte de su trabajo en las series de Superman y de la Legión de Superhéroes. El resto de autores, como veis, son de lo mejorcito que podía ofrecer DC en la época y que no estuviese ocupado en otras series (excepto George Perez, inmerso en Los Nuevos Jóvenes Titanes, que entintó uno de los números dibujados por Swan), además de un par de colegas de Alan Moore.

En cuanto a la edición de ECC, es un libro de auténtico lujo, por su contenido y por la calidad de  la edición. Estuve a punto de hacerme, años atrás, con el volumen que editó Planeta (que, por cierto, era un euro más caro que este) pero mi ruinosa economía no me lo permitió, cosa de lo que me alegro ahora.

En definitiva, un cómic imprescindible para los amantes del cómic de superhéroes de calidad, incluso aquellos que no toleran a Superman disfrutarán de lo lindo con este tomo que, por cierto, tuvo su contrapartida años después de la mano de Neil Gaiman y de Batman en la historia: Batman: ¿Qué le sucedió al Cruzado Enmascarado?. No lo dudéis, el tomo de Moore es mejor.