Gracias al próximo estreno de la película de Aquaman por fin estamos pudiendo disfrutar con las ediciones de material clásico de los años ochenta y noventa, pues ECC está recuperando las épocas y los títulos más destacados del rey de Atlantis.

Aquaman ya no es el Rey de Atlantis. Tildado de traidor por su propio pueblo, emprende un periplo durante el cual vivirá numerosas aventuras que culminarán con su papel en una de las peores catástrofes que haya vivido la costa de California.

En esta ocasión le llega el turno a la etapa de un sorprendente Rick Veitch, al que el fandom conocía principalmente por su trabajo como dibujante en “La Cosa del Pantano” de Alan Moore, y que se atrevió a tomar el mando de la serie de Aquaman tras la caótica etapa que siguió a su falsa muerte y la posterior Era de Obsidiana, que es cuando en la JLA optaron por darle un aire de misticismo a la propia Atlantis y que llevó a que el propio Aquaman y su ciudad viajasen al pasado y una serie de caóticos eventos que, en definitiva, culminan con el golpe de estado dado por la propia Mera con el cual exilia a Arthur de Atlantis por ser el principal responsable de el hundimiento de la misma en las aguas oceánicas. La ingenua Mera no parecía saber que había una conspiración más oscura dirigida por hechiceros atlantes que se harían con el poder poco después y sembrarían las semillas para que Atlantis se viese corrompida por su magia oscura.
Mientras tanto Arthur, exiliado y dado por muerto al ser encadenado en un arrecife, tiene una visión con la Dama del Lago, sí, la misma de Excalibur, que no sólo le otorga su libertad, sino que además le concede el poder de utilizar el agua a través de una mano de agua de vida que permite a Aquaman sanar a los heridos e incluso a su propio enemigo, Manta Raya.
Pero, ya se sabe, hay que tener mucho cuidado con los regalos de amigos y enemigos, porque el mal uso de esta mano es el que permitirá que un terrible mal se desencadene sobre la Tierra. Un mal místico que, francamente, no le acaba de sentar del todo mal a Aquaman, pero que se alarga un poco excesivamente conforme Arthur fracasa en sus intento de detener a La Sed.
Finalmente llega el momento que todo lector de este volumen está esperando, el inicio de la trama de Sub Diego que es el verdadero motivo por el que se recuerda la etapa de Rick Veitch en “Aquaman: Sub Diego” es parte de la ciudad de San Diego que, por motivos geológicos, se hunde en el océano, con la sorpresa de que miles de sus habitaciones pueden respirar agua. Aquaman pronto se hará responsable de ellos y asumirá el mando de unos confundidos humanos que no pueden abandonar el agua so pena de morir ahogados por el aire.
Lo cierto es que en este volumen vemos cómo Rick Veitch demostraba lo capaz que era de guionizar una serie y sorprender al público con una mezcla entre misticismo y género superheroico, muy bien ilustrada por Yvel Guichet, pero es con Sub Diego cuando realmente nos sorprende a todos, con Patrick Gleason al dibujo, y con una idea que mezcla el temor a los terremotos, el aumento de los océanos y el miedo a, bueno, todo lo que le estamos haciendo al planeta desde hace siglos.
Sub Diego es original porque sorprende al situar a Aquaman, no olvidemos que seguirá siendo el rey exiliado de Atlantis, al frente de una nueva nación. Una nación cuyo nacimiento ha sido sacudido por el terror y la muerte de tal manera que muchos aún no han comenzado siquiera a comprender el potencial que les da el respirar agua. Habrá que ver cómo se desarrolla la acción en el segundo volumen, pero desde luego merece la pena.
En el apartado gráfico destaca un Patrick Gleason que ya comenzaba a demostrar el gran dibujante que sería en el futuro, pero que aquí sabe adaptar su estilo para sobrecogernos con las consecuencias de Sub Diego y con el aspecto que tendría la humanidad viviendo “a pelo” bajo el agua. También es justo reconocer el gran trabajo de Yvel Guichet que no sólo cierra la etapa de la Edad de la Obsidiana, sino que carga con toda la etapa del enfrentamiento con La Sed.
En cuanto a la edición de ECC he de decir que sorprende y agrada que se decidan a apoyar los estrenos de películas del DC Universe y si eso nos permite disfrutar, por fin, de etapas tan interesantes como la de Veitch o la de Peter David… no puedo sino aplaudir.
En definitiva, “Aquaman: Sub Diego” posiblemente sea uno de los cómics más interesantes que podéis esperar encontrar para calmar vuestra ansía hasta la llegada de la película de Aquaman. Eso sí, aún tendréis que esperar un poco para disfrutar con la segunda, y última, parte.

Aquaman: Sub Diego.
Guión: Will Pfeifer y Rick Veitch
Dibujo: Patrick Gleason, Doug Mahnke y Rick Veitch
Entintado: Christian Alamy
Color: Nathan Eyring
Edición original: “JLA” núm. 75, “Aquaman” núms. 1 a 20 y “Aquaman Secret Files”
Fecha de publicación: Agosto de 2018
Formato: Cartoné (Integral omnibus). Color
Páginas: 568
Precio: 46,50 euros