Recientemente he revisitado «Porky’s«, una película de los 80’s de las que podríamos llamar «gamberras» como también lo fueron «Despedida de soltero», «Desmadre a la americana» o lo han sido más recientemente «American Pie» o la muy recomendable «Resacón en las Vegas». Vamos, un género altamente recomendable para adolescentes con ganas de farra y las hormonas revueltas.

***

Título original: Porky´s
País: Estados Unidos de América
Género: Comedia juveil
Duración: 94
Guión: Bob Clark
Fotografía: Paul Zaza e Carl Zittrer
Música: Reginald H. Morris
Producción: Don Carmody, Bob Clark
Distribuidora: Twentieth Century Fox
Reparto: Dan Monahan (Pee Wee), Mark Herrier (Billy), Wyatt Knight (Tommy), Roger Wilson (Mickey), Cyril O’Reilly (Tim), Tony Ganios (Meat), Kaki Hunter (Wendy), Kim Cattrall (Honeywell), Nancy Parsons (Balbricker), Scott Colomby (Brian Schwartz), Boyd Gaines (Coach Brakett), Doug McGrath (Coach Warren), Susan Clark (Cherry Forever), Art Hindle (Ted Jarvis), Wayne Maunder (Cavanaugh).

Recientemente he revisitado “Porky’s”, una película de los 80’s de las que podríamos llamar “gamberras” como también lo fueron “Despedida de soltero”, “Desmadre a la americana” o lo han sido más recientemente “American party” o la muy recomendable “Resacón en las Vegas”, vamos un género, altamente recomendable para adolescentes con ganas de farra y las hormonas revueltas.

Trata sobre un grupo de amigos “en celo” en un colegio mayor en Florida en los años 50 aunque el protagonista es Pee Wee (Dan Monahan), un chaval obsesionado con perder la virginidad. Los ingredientes os los podéis imaginar: humor grueso, el sexo como leit motiv, reparto coral con un grupo de chavales un tanto “desmandados” y todo el rosario de tópicos que enseguida se nos pueden ocurrir: los chulitos del colegio, el salido que no se come una rosca, el guaperas sobradamente dotado, las estrechas…..es decir, si nos ponemos serios y exigentes nada para tomarse muy en serio por más que sea como “Rebelde sin causa”, “American graffiti” o “Grease” pero en plan gamberrada.

Pero hete aquí que la recuperación de estos títulos tiene a veces un cierto encanto. Desde luego un encanto primario, básico, basado más en la nostalgia y el recuerdo que otros de tiempos ya lejanos. Admitámoslo, todos hemos pasado por la etapa de las hormonas revueltas con mayor o menor impacto personal, todos hemos sido en mayor o menor grado como los protagonistas y todos llevamos un gamberro latente dentro que controlamos con más o menos acierto y no digo nada, si estamos precisamente en ese momento. Películas como “Porky’s” no las tomamos en serio, pero tienen algo de liberación, son gamberradas para descargar tensiones. Y bueno, no estamos ante una comedia “calentona” cualquiera, hay que reconocer que tanto la factura como el guión son aceptables y que este título es en cierto modo uno de los pioneros del género.

En un país autorreprimido como era España antes de la democracia os podéis imaginar lo que era una película como “Porky’s” en su día, allá por 1982, el no va más. Hoy ya no es tan transgresora ni tan “gamberra”, ha sido superada por otras películas, aunque sigue funcionando como comedia y tiene varias escenas realmente divertidas (la de los mirones en las duchas de las chicas es ya mítica, pero tiene más) aunque utilice un tipo de humor que está en las antípodas de los elegantes Ernest Lutbisch, Billy Wilder o Woody Allen. Considero que hay un tipo de cine para cada momento y para cada persona y el humor sea grueso o elegante funciona o no lo hace y en “Porky’s” creo que lo consigue. También se puede destacar de la película que se muestra a favor del compañerismo; que pone en entredicho una educación estirada poco comprensiva con los problemas de una edad difícil y que ridiculiza el racismo, los prejuicios y un modo de vida machista y autoritario.

No estamos ante una gran película, ni mucho menos, pero con el paso del tiempo ha entrado a formar parte en lugar privilegiado de la minúscula videoteca de comedias gamberras adolescentes que de vez en cuando nos gusta recordar. No sé si podríamos definirla entonces como una película de culto, pero en cierto modo sí lo es.

Como curiosidades decir que está considerada una película canadiense porque la productora era de Canadá y según esos términos ha sido durante mucho tiempo la película más taquillera de este país y también que aparece la hoy conocida por «Sexo en Nueva York», Kim Cattral, haciendo de profesora de gimnasia y que es protagonista de una de las escenas más recordadas de la película.