Sin el tirón de otros títulos de Tim Burton, «Sombras tenebrosas» es una entretenida comedia con vampiros, brujas y fantamas con la habitual e imponente factura visual del director, pero que no llega a cuajar del todo.
 
**
Título original: Dark shadows.
País: EEUU.
Género: Comedia, fantástico.
Reparto: Johnny Depp (Barnabas Collins), Michelle Pfeiffer (Elizabeth Collins Stoddard), Helena Bonham Carter (Dra. Julia Hoffman), Eva Green (Angelique Bouchard), Chloë Grace Moretz (Carolyn Stoddard), Jackie Earle Haley (Willie Loomis), Jonny Lee Miller (Roger Collins), Gulliver McGrath (David Collins), Bella Heathcote (Victoria Winters), Ray Shirley (Sra. Johnson), Christopher Lee (Clarney). Guión: Seth Grahame-Smith; a partir de un argumento de John August y Seth Grahame-Smith; basado a su vez en la serie de televisión creada por Dan Curtis.
Producción: Christi Dembrowski, Johnny Depp, David Kennedy, Graham King y Richard D. Zanuck.
Música: Danny Elfman.
Fotografía: Bruno Delbonnel.
Montaje: Chris Lebenzon.
Diseño de producción: Rick Heinrichs.
Vestuario: Colleen Atwood.
Distribuidora: Warner Bros. Pictures International España.
Estreno en USA: 11 Mayo 2012.
Estreno en España: 11 Mayo 2012.
Calificación por edades: No recomendada para menores de 7 años.

 

Salvo quizás “Eduardo manostijeras”(1990), “Sleepy hollow” (1999), “Big fish” (2003) y sobretodo “Ed wood” (1994), todas las demás películas de Tim Burton parecen eso que denominamos “filmes menores”, como de segunda fila, eso sí, todos ellos filmados con indiscutible pericia tras la cámara. Sin embargo te pones a repasar detenidamente su filmografía y la verdad es que pocas hay tan interesantes y tan consecuentes en eso tan difícil que consiste en entretener al público sin perder las señas propias de estilo.
Burton siempre ha sido un “autor” en el sentido que la crítica francesa dio a este término allá por mediados del siglo pasado y ha llevado a la pantalla sólo historias atípicas que le atraían personalmente, de tipos siempre arrinconados por la sociedad y que podríamos definir como “raros” o “peculiares”. Incluso un cuento tradicional como “Alicia en el país de las maravillas” o un remake de un clásico como era “El planeta de los simios” se transformaron en sus manos en rarezas con un peculiar sentido del humor y un estilo visual propio.
“Sombras tenebrosas”, su penúltimo trabajo mientras esperamos “Frankenweenie”, es una curiosa mezcla de comedia, cuento gótico y terror aunque hay que avisar que más que nada es un entretenimiento en el que tienen más cabida las sonrisas que el miedo (es más comedia que otra cosa). Vamos, que los que sois más asustadizos no debéis huir de la película, porque lo que pretende Burton es que paséis un buen rato y os echéis alguna que otra risa (lástima que algunas de ellas ya nos las chafe el trailer). Viéndola, me recordó en más de un momento a “La muerte os sienta tan bien” (Robert Zemeckis, 1992) a la que hace un guiño bastante evidente en la conclusión.
Quizás en lo que cojea sea que el asunto principal del argumento resulta bastante simple y con poca enjundia: la bruja Angelique, despechada por el poco caso que le hace Barnabás Collins decide vengarse de él conduciendo a su amada hasta un acantilado por el que se despeña y convirtiéndolo a él en un vampiro para que pene durante toda la eternidad. Doscientos años después, tras liberarse del encierro en un ataúd, al que Angelique le somete, Barnabás regresa a su pueblo natal y deba enfrentarse no sólo a su enemiga, sino también al paso del tiempo.
El guión está basado en una serie de televisión y aprovecha los anacronismos para montar varios chistes en los que hay que reconocer que Johnny Deep (con nariz retocada) está gracioso (no siempre al mismo nivel), pero en general lo que se cuenta deja un poco indiferente y carece de dimensión dramática por lo que una vez vista la película te quedas con la sensación de que sólo ha sido un pasatiempo y eso que lo mejor es sin duda cada vez que Eva Green aparece en su papel de Angelique dando caña a Barnabás porque el interés de la película crece exponencialmente.
En lo que Burton es impecable es en la planificación de la película, en cómo trabaja la puesta en escena, en lo bien acompañado que está por diseñadores, decoradores y responsables de dirección artística y efectos especiales. Ocurre algo parecido a lo que pasaba con “Alicia en el país de las maravillas” y es que la película “entra por los ojos” literalmente. Puede entretener más o menos y se puede disfrutar más o menos, pero lo indudable es que estamos ante un director que no es un cualquiera y que sabe muy bien qué se lleva entre manos y lo que pretende conseguir con cada toma y con cada imagen.
Y a modo anecdótico destacar lo bien escogidos que están los temas de la banda sonora no original (el “Nights in white satin” de los Moody blues siempre suena bien) y ese reparto en el que el plato fuerte es el enfrentamiento entre Johnny Deep y Eva Green pero en el que también hay que hablar positivamente de una Michelle Pfeiffer con no mucho protagonismo, de Helena Bonham Carter (genial en un par de escenas), del cameo de Christopher Lee y de una Chloë Grace Moretz que ya vimos en “La invención de Hugo” y que resulta algo así como una mezcla entre Natalie Portman y Scarlett Johansson.
En definitiva, quizás os deje algo indiferentes una vez vista, pero está entretenida y como película de Tim Burton hay que verla. Eso sí, seguramente sin querer, Burton mejora “Crepúsculo” con un final que ya habrían querido poder hacer los de la saga de los vampiros y los hombres-lobo.