Pocas veces un trailer ha sido más nocivo para una película porque contiene más información de la que convendría saber… Ésta es una película de serie B filmada a lo grande. No os engañéis por el trailer y la presencia de Tom Cruise, es mejor verla teniendo eso en cuenta.

***

Película: Oblivion. AKA: Horizons.
País: EEUU.
Duración: 125 min.
Género: Ciencia-ficción, acción.
Reparto: Tom Cruise (Jack), Olga Kurylenko (Julia), Andrea Riseborough (Victoria), Morgan Freeman (Beech), Nikolaj Coster-Waldau (Sykes), Melissa Leo (Sally), Zoe Bell (Kara).
Guión: Karl Gajdusek y Michael DeBruyn; basado en una novela gráfica de Joseph Kosinski.
Producción: Peter Chernin, Dylan Clark, Barry Levine, Duncan Henderson y Joseph Kosinski.
Música: Anthony Gonzalez y M83.
Fotografía: Claudio Miranda.
Montaje: Richard Francis-Bruce.
Diseño de producción: Darren Gilford.
Vestuario: Marlene Stewart.
Distribuidora: Universal Pictures International Spain.
Estreno en España: 12 Abril 2013.
Calificación por edades: No recomendada para menores de 7 años.


Recomendada para amantes de la ciencia-ficción que aún esperan que el género evolucione hacia nuevos rumbos y propuestas.

“Oblivion” es el típico título que divide a los espectadores irremediablemente a causa de dos defectos obvios que para unos son un lastre insalvable y para otros un mal menor.
Yo me uniría al segundo grupo porque aunque es cierto que la cámara a veces se detiene demasiado para recrearse en ciertas escenas provocando una duración final que resulta excesiva y aunque, y a pesar de los giros, el argumento suena a ya visto, tiene esta película una fuerza visual innegable y se intuye que tras ella hay un tipo que quiere abrir nuevos caminos en la ciencia-ficción, lo cual es una más que buena noticia.

Realmente y aunque lo parezca, esta película no es una gran superproducción al servicio de Cruise como muchas otras que ha hecho recientemente y que en mayor o menor medida le han salido rana y han situado su carrera en un peligroso estancamiento. Es en realidad una película “de autor” en el sentido que convierte en imágenes un argumento que su director había ideado como su ópera prima y había plasmado inicialmente en un cómic. No lo fue porque los de la Dinsey le encargaron hacer primero “Tron legacy”.

Evidentemente ni “Tron legacy” ni ahora “Oblivion”, que está un escalón por encima, son grandes películas, pero su visionado sumerge en mundos virtuales de poderoso efecto en tus sentidos y se nota que tras la cámara hay un director que sabe cómo filmar para impactarte y para redimensionar de forma épica un argumento.

El diseño de producción, los efectos especiales (algunos de ellos novedosos y muy logrados), la ambientación (potenciada por esos escenarios islandeses y atípica al desarrollarse a menudo en un futuro soleado y luminoso) y el efecto que todo ello consigue junto al soundtrack y la banda sonora consiguen que en varios momentos percibas las escenas con una intensidad especial, sobredimensionando incluso el propio argumento. El trabajo del grupo francés M83 me parece en ese sentido francamente bueno.

La historia es relativamente sencilla y en el fondo suena a ya vista: la Tierra fue invadida por alienígenas y la humanidad consiguió repelerles pero el planeta quedó tan dañado que se optó por emigrar a Titán. Para ello se diseñaron unas grandes naves succionadoras del agua marina que son vigiladas por drones y un equipo de dos personas (Jack y Veka) tratan de evitar que los extraterrestres que sobrevivieron las dañen…..Hasta ahí lo que se puede contar, el resto nos reserva alguna sorpresa y un final, es cierto, algo previsible; pero lo importante no es tanto el qué sino el cómo se cuenta.

Particularmente no la veo una película redonda por lo ya indicado, pero me parece que ha sido un apuesta ganadora de Cruise, optando por una propuesta relativamente ambiciosa que lo mantiene en el status de estrella del cine de acción en el que tan bien encaja. Porque Cruise si en algo es bueno es en eso de empatizar con el espectador y en implicarse por completo en sus personajes y eso se transmite en pantalla y se sigue siempre con interés las andanzas de sus personajes, eso aún cuando no te llegues a creer la parte romántica en esta película (lo siento, me parece que la química con Olga Kurylenko en este caso es muy inferior a la que existe con Andrea Riseborough).

En cuanto a la presencia de esos secundarios de lujo que tiene la película (Morgan Freeman, Nikolaj Coster-Waldau y Melissa Leo) sólo decir que su presencia resulta simplemente testimonial y quizás hubiera sido mejor que el guión se hubiera fijado más en sus personajes eliminando esa parte romántica que cojea; pero ya digo que el peso específico de esta película no reside en su guión sino en lo que sus imágenes, ambientación y banda sonora logran transmitirnos y en el entretenimiento en sí.