Juan Díaz Canales y David Ajá, premiados recientemente con cuatro premios Eisner, considerados como los Óscars de los cómics, renegaron publicamente de la Marca España, que se quiso apropiar de su éxito. Como los autores recordaron, no trabajan para la industria española y lo que les provoca España, “un país que consiente y ampara estafas a gran escala” es, sobre todo, “vergüenza“.