Una ilustración preciosa, con un estilo trabajado y cargado de detalles, pero el cartel de Emma Ríos para Comic Barcelona 42, la edición del año 2024 del Salón del Cómic de la Ciudad Condal, es extraño. Por ponerle algun adjetivo.

El cartel del Saló del Còmic de Barcelona, renombrado hace ya algunos años como Comic Barcelona (sin acento en la letra o), es la carta de presentación del certamen. En general suelen ser obras de autores consagrados, que dan lo mejor de su talento para un cartel que tendrá una grandísima visibilidad en muchísimos medios diferentes, y en los últimos años se ha apostado de forma muy clara por autoras: Belén Ortega, Carla Berrocal, Teresa Valero, y ahora Emma Ríos.

Al respecto de la elección de la autora del cartel, una felicitación y una queja. La felicitación, por apostar un año más por las artistas de género femenino, que a lo largo de la historia del cómic han tenido un papel secundario y han sido infravaloradas. Y la queja, al respecto de la apuesta por autoras que no son catalanas. Si este certamen se celebra en Barcelona, no entiendo ni comparto que en los últimos años las elegidas sean artistas de Granada, Madrid o Galícia. Hay muchísimo talento autóctono para salir a buscarlo fuera.

Pero debo reconocer que la gallega ha realizado un trabajo precioso, pero extraño. En su propuesta hay elementos vegetales y mecánicos, un aroma a olvido y muerte, que casan poco con el certamen sobre cómic más importante de la Península Ibérica. Es un dibujo precioso, pero me falta contexto e información para entenderlo. Hasta entonces, me reservo la opinión.