A Todo Vapor” es la penúltima novela de Terry Pratchett ambientada en el MundoDisco, una loa al ferrocarril y a su implantación en Ankh-Morpork gracias a la reticente colaboración de Húmedo Von Mustachen.

A Todo Vapor / Mundodisco 40
Terry Pratchett
ISBN: 9788466341653
432 páginas
Tapa blanda
9.95 €

El progreso ha llegado a Mundodisco a lomos de una locomotora de vapor. Sus habitantes acuden en masa a admirar el revolucionario prodigio de la técnica, obra de un joven inventor autodidacta llamado Dick Simnel. Inmediatamente Lord Vetinari decide apropiarse de la máquina, y nombra a Húmedo von Mustachen, su hombre para todo, responsable de la operación. Entretanto estalla una revuelta política entre los enanos, que planean atentar contra su rey y sabotear el ferrocarril. Von Mustachen tendrá que esquivar muchos escollos para evitar que todo descarrile.

Terry Pratchett nos dejó recientemente, después de regalarnos más de medio centenar de libros, de los cuales unas cuarenta novelas corresponden a MundoDisco, Pratchett nos dejó y ahora nos queda el ir leyendo alguno de los libros que escribió en vida y que aún no había leído. En concreto hablo de A todo vapor, uno más de los libros en los que Pratchett hacía avanzar el proceso de industrialización de MundoDisco, y es que en esta novela es el ferrocarril el que se une al imparable proceso que encabeza, obligado, Húmedo Von Mustachen, último gran personaje de MundoDisco.

A todo vapor, la penúltima novela de la serie y cuadragésimo libro, se dedica a narrarnos cómo Lord Vetinari obliga/motiva/chantajea/amenaza/sugiere a Von Mustachen que se involucre en la implantación del ferrocarril en Ankh-Morpork porque le “conviene” (aquí habría que sumar el número de amenazas a la vida de Mustachen sutilmente esbozadas por el patricio) y de paso a hablarnos de diversidad y aceptación, de abrazar el futuro y los cambios que éste trae aparejados.

Aunque soy un gran fan de MundoDisco, no alcanzo a tener los 41 libros, pero sí tengo un par de decenas, creo que A todo vapor está un paso por detrás respecto a otros libros de la saga, y es que vemos a un Pratchett con algo menos de mordiente en su afilado humor. Sí, seguimos teniendo momentos y frases magistrales, pero no vemos que A todo vapor rebose de ese sarcasmo, cinismo y humor que suelen rebosar el resto de libros.

Aún así estamos ante una novela realmente recomendable, muy amena de leer y totalmente disfrutable que nadie debería dejar pasar, sobre todo cuando su autor se merece el homenaje de que releamos su obra y le recordemos como uno de los mejores escritores de fantasía de todos los tiempos.